ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
* Se prohibe la ceación de personajes con razas, son suficientes por ahora (no vampiros, veelas, licántropos, etc.)
*Las aptitudes académicas deben sumar un total de 98 puntos.

Comparte | 
 

 La venganza del mal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
TonsLinz

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: La venganza del mal   Dom Mayo 24, 2009 5:45 pm

bueno chicos, abro el post de la LVDM ajaja
y aki mi actu!!!


-------------------------------------------

El mundo mágico esta en paz después de la caída de Lord Voldemort, 19 años después cuando Harry Potter va a despedir a sus hijos a la estación de trenes de Kings Cross siente nuevamente el ardor de su cicatriz después de muchos años de haber permanecido sin dolor...

Albus Potter va a su primer año en el colegio Hogwarts, conoce a un grupo de chicos y pronto serán buenos amigos, pero un nuevo mal anda detrás en busca de venganza contra quienes ayudaron a la caída de el señor tenebroso y el punto más débil serán sus hijos...


1
El comienzo del fin



El tren empezó a moverse, y Harry caminó junto a Albus, observando la delgada cara de su hijo, ya sonrojada por la excitación. Harry siguió sonriendo y saludando, incluso aunque era un poco embarazoso, observando como su hijo se alejaba de el...

El último rastro de humo se de vapor en el aire otoñal. El tren haba doblado una esquina. La mano de Harry estaba inmóvil, alzada en un adiós.

—Estar bien, -murmuró Ginny

Cuando Harry mir hacia ella, bajó la mano ausentemente y se tocó la cicatriz en forma de relámpago de la frente.

—Lo se.

La cicatriz no le haba dolido a Harry en diecinueve años. Todo iba bien, de pronto, Harry se volvió hacia su esposa y la abrazo, pero algo hizo que se llevara las manos a la cabeza: había sentido un pinchazo en su cicatriz, no lo entendía, no podía ser cierto, tal vez era su imaginación porque justo en ese momento había estado pensando que ya hacia mucho que no le dolía, pero la imaginación no duele, se dijo a si mismo preocupado. Ron, Hermione y Ginny lo miraron.

— ¿Que pasa? —Pregunto Hermione— ¿te ha dolido la cicatriz verdad?

—S...si... eso creo-dijo Harry recobrando la cordura y fingiendo que no había sido nada

—No... Pensarás...digo... que... quien tu sabes... ha vuelto... lo mataste... nosotros lo vimos...-balbuceo Ron nervioso mirando para todas partes

Harry volvió la vista hacia donde había dado la vuelta el tren y se volvió hacia sus amigos y esposa.

—No lo creo—dijo Harry—el murió

Ginny se veía afligida y preocupada, tomo a su hija pequeña de la mano, Lily y Hugo no sabían de qué hablaban sus padres, se miraron confundidos...

***

En un compartimento del tren Albus miraba por la ventanilla, iba solo en un compartimento, se moría de nervios y de emoción por llegar a Hogwarts, entonces la puerta se abrió y una larga melena de cabello rojo fuego se asomo, era una chica parecía de su misma edad, tenia unos asombrosos ojos azules y también un poco nerviosa, ella le sonrió y Albus le devolvió la sonrisa.

—Hola—dijo la chica con una voz tierna—no preguntábamos si...auch...bien...me preguntaba si podríamos sentarnos aquí, es que no hay lugar en los otros compartimentos y pues... no nos gustaría quedarnos en el pasillo hasta llegar a Hogwarts...

La niña rió nerviosamente y miro a Albus.

—Si, claro—respondió el chico de inmediato—por mi no hay problema, pasen

La chica paso y luego tomo a otra de la manga de su blusa para que la siguiera, Albus creyó que estaba viendo doble, era otra chica idéntica, pero se veía un poco mas seria y nerviosa.

—Me llamo Naomi Lane-dijo cuando se sentaron—y ella es mi hermana Kelly.

—Yo soy Albus, Albus Potter—dijo el mirando a las dos niñas, Kelly por fin pareció haberse dado cuenta de que había alguien allí, fijo su vista en Albus quien se sonrojo.

—Eres hijo de Harry Potter-preguntó Kelly

—Si—respondió el un poco abochornado

Naomi parecía interesada en todo lo que veía desde el tapiz de su asiento hasta el paisaje fuera de la ventana, sus ojos parecían más grandes que los de su hermana.

Fueron en silencio durante un rato, ninguno hablaba, pero Naomi iba tarareando una canción mientras trenzaba mechones de su cabello.

La puerta del compartimento se abrió y entraron dos chicas y un chico, parecían un poco ofendidos una de las chicas hablo, tenia el cabello castaño oscuro y ojos café oscuro y era morena.

—Podemos compartir el compartimento con ustedes esque unos chicos de séptimo de Slytherin nos echaron del nuestro, Mi nombre es Iromi, el es Tonas y ella Iaanita.

—Aun hay lugar pasen—dijo Naomi con interés—ellos son Albus, mi hermana Kelly y yo soy Naomi ¿van a primero?

—Si—respondió Iromi, habría preferido ignorarla pero no quiso ser grosera

—Que bien—dijo Naomi—podríamos ser buenos amigos, a que casa les gustaría ir.

—Gryffindor—se apresuro a decir Albus

—Yo también—dijo Kelly—aunque Ravenclow no estaría mal

—Bueno, me gustaría estar en Gryffindor—dijo Iromi

—Yo también-coincidió Tonas

—A mi me da igual—dijo Iaanita—aun no se

—Cualquiera es buena—dijo Naomi optimista—pero quisiera ser Gryffindor

—Cualquiera es buena menos Slytherin—dijo Tonas—la mayoría de los magos tenebrosos del pasado salieron de allí

—pero ahora todo cambio—dijo Albus recordando lo que le había dicho su padre

—No lo se, pienso que Slytherin no me gustaría

—tienes algo en contra de los Slytherins? —pregunto voz desde la puerta

Era un chico rubio de facciones angulosas, era Scorpius Malfoy, muy parecido a su padre Draco pero él no tenia la expresión arrogante y no arrastraba las palabras.

—Pues no lo se, tal vez-dijo Tonas

—No peleen—dijo Naomi—no importa la casa donde estemos, lo que importa es lo que hay dentro de ti, podríamos ser buenos amigos

—La pelirroja tiene razón—dijo Scorpius—puedo quedarme, esque cuando regrese del baño habían ocupado mi compartimento unos de quinto, me llamo Scorpius

Naomi rió y Scorpius se sentó frente a ella arqueando una ceja.

—Te parece gracioso mi nombre—dijo a la defensiva

—No, me parece lindo—dijo Naomi sonriendo

Scorpius se sonrojo. Los demás miraron estupefactos a Naomi, esa si que era una chica rara, el resto del camino fueron bromeando, todos eran muy serios y tímidos pero fueron tomando confianza conforme el tren avanzaba...

Durante el resto del trayecto, todos fueron charlando, riendo a grandes carcajadas, todos menos Iromi, que parecía la mas tímida. Media hora mas tarde, se levantó y dijo:

—Me voy a dar una vuelta.

Y dicho esto, salió del compartimento ante las miradas atónitas de los demás. No era que no le cayeran bien, es que le daba mucha vergüenza hablar con ellos, siempre había sido así.

Iromi fue hacia el ultimo vagón, donde normalmente estaba el vagón de las chuches, donde la señora descansaba. Iromi se acerco a una especia de soña que había allí y se fue a sentar, pero observo que ya había alguien allí.

Esa chica era de mediana estatura, pelo castaño y un poco por debajo de los hombros, ojos marrones oscuros, morena de piel. Estaba sentada, mirando al vacío. Con mucho valor, Iromi se acerco y se sentó a su lado, haciendo que se sobresaltara.

—Hola... -susurro la chica.

— ¿Que haces aquí sola? —curiosamente, Iromi se sentía muy bien con aquella chica, y eso que la acababa de conocer. Miró hacia abajo y vio que tenía su baúl con su lechuza ahí debajo. — ¿No tienes compartimento?

—No. —dijo bajando la cabeza. —Están todos ocupados, y no me atrevo a pedirles a ninguno un sitio. —dijo triste.

Iromi la observó unos breves instantes y luego le dijo:

—Pues ven al nuestro. Hay mucha gente, somos... —empezó a contar con los dedos. —Unos seis, y si vienes siete. —dijo sonriéndole.

— ¿No les importara? —dijo la chica asustada, al ver que iromi tomaba su baúl.

—No. —dijo esta. —Por cierto, ¿como te llamas? —pregunto mirándola, a la vez que echaban a andar por los pasillos.

—Yuna. Yuna Gómez. ¿Y tú? -preguntó yuna a su vez.

—Iromi Waith. —dijo sonriendo. Al ver su compartimento, Iromi paró enfrente de el, y dijo: —Es aquí. Vamos.

Iromi abrió la puerta, y todos la miraron al verla aparecer con otra chica que no conocían.

—Esta es Yuna. —dijo Iromi cerrando la puerta tras de si...


Aunque ella conversaba animadamente con sus nuevos amigos, se sentía extraña dentro de este mundo de magos, no quería decir que simplemente no los conocía era falta de costumbre, sus padres como buenos sangre limpia le habían educado desacuerdo a sus ideas, pero también permitido las suyas, durante los primeros años de su vida había estudiado con preceptores, y la amistad con gente de su edad no solo había sido difícil sino también prohibida

Y ahora aquí estaba ella charlando con ellos, aunque aparentemente no lo notaran se sentía fuera de lugar,

Aunque ya había indicado que no le importaba ir a ninguna de las casas, prefería estar en Slytherin no tanto por elección sino porque evitaría problemas para ella, y eso pensaba hacer pedirle al sombrero que la enviara a Slytherin

Por fin, el tren empezó a disminuir su velocidad y por las ventanas ya se podían ver las iluminadas torres del castillo, estaba oscureciendo y el cielo se volvió de un color púrpura estrellado.

Una voz se escucho en todo el tren.

—Llegaremos a Hogwarts dentro de cinco minutos. Por favor, dejen su equipaje en el tren, se lo llevaran por separado al colegio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La venganza del mal   Jue Mayo 28, 2009 1:37 pm

2
La nueva generación


El tren se detuvo y todos empezaron a salir empujándose unos a otros, los chicos bajaron apretujados entre la multitud de alumnos mayores y el aire nocturno les revolvía el cabello y les ondeaba sus túnicas nuevas. Vieron una lámpara moverse entre las cabezas de los alumnos y una voz resonó por la estación.

— ¡Primer año! Los de primer año por aquí!

— ¡Es Hagrid! —dijo Albus entusiasmado y corrió hacia donde se encontraba el semigigante con unos cuantos alumnos a su alrededor

—Hola, Albus—dijo Hagrid muy alegre-por fin has venido, como esta Harry, oh gran hombre ese Harry

—Hola, Hagrid, mi padre esta bien te manda recuerdos

Hagrid les sonrió a los demás y volvió a gritar.

— ¡Los de primero por aquí! Vengan síganme, ¿Hay alguien mas de primero?

Todos los alumnos nuevos siguieron a Hagrid por lo que parecía un estrecho sendero. Estaba oscuro había árboles muy tupidos a ambos lados. Nadie hablaba mucho. Todos iban muy nerviosos.

—En unos segundos vera a Hogwarts por primera vez—dijo Hagrid sobre su hombro

Doblaron una curva y se escucho un Ohhhhh!

Ahí estaba Hogwarts, un enorme castillo con sus torres iluminadas bajo el cielo estrellado de aquella noche, reconstruido y como nuevo.

Llegaron a la orilla de un gran lago negro donde había un grupo de botes alineados en el agua.

— ¡No mas de 4 en el bote, vamos! —los apresuro Hagrid

Todos empezaron a subir a los botes, Albus, Scorpius, Naomi y Kelly fueron en uno, Iromi, Tonas, Iaanita y Yuna en otro.

— ¡ADELANTE! —grito Hagrid con entusiasmo

La pequeña flota de botes se empezó a deslizar por el lago y todos en silencio contenido admiraban en gran castillo que se erguía sobre el gran risco a donde se dirigían.

Navegaron por el lago hasta que llegaron a un oscuro túnel por debajo del castillo hasta llegar a un muelle de donde empezaron a trepar por las rocas. Luego fueron entre las rocas hasta que llegaron a los calidos terrenos del castillo.

Hagrid llamo a la puerta tres veces y salio un hombre pequeño de inmediato.

—Los de primer año, profesor Flitwick

—Gracias. Hagrid—dijo Flitwick con su acostumbrada voz chillona....



Los alumnos de primer año llegaron al Gran Comedor encabezados por el profesor Flitwick y se colocaron enfrente de un taburete en el que había un ajado sombrero. La profesora Mcgonagall se puso frente a ellos y desenrollo un largo pergamino que debía contener los nombres de los alumnos. La Ceremonia de Selección dio comienzo.

— Adams, Nicholas. -dijo la voz de la profesora Mcgonagall.

Un chico bajito y regordete salio de entre el grupo de alumnos y se sentó en el taburete, la profesora le puso el sombrero y esperó a que diera su veredicto.

— HUFFELPUFF— gritó el sombrero.

El chico fue corriendo al la mesa de Huffelpuff donde lo recibieron con aplausos y vítores. La Ceremonia de Selección continuó, las letras fueron pasando hasta llegar a la G.

— Gómez, Yuna. — dijo McGonagall.

La chica se sentó tímidamente en el taburete, apenas hubo tocado su cabeza el sombrero grito:

— GRYFFINDOR.

Yuna fue a la mesa de Gryffindor y se sentó a esperar que la ceremonia terminara. La ceremonia continuó y la siguiente fue:

— Kolia Iaanita.

La chica se sentó y comenzó a pensar: A Slytherin, por favor, a Slytherin.

— Si eso es lo que quieres— Dijo el sombrero— SLYTHERIN.

La chica fue corriendo a sentarse junto las demás serpientes. La ceremonia siguió su curso.

Luego siguieron los demás.

—Lane, Kelly

Kelly fue y se sentó al taburete y se puso el sombrero seleccionador que le tapo hasta los ojos.

Luego en un instante el sobrero grito:

—GRYFFINDOR

Kelly se fue a la mesa de gryffindor donde se sentó a lado de Yuna e Iromi.

—Lane, Naomi

Naomi también se dirigió al taburete y se puso el sombrero, fue la que se tardo mas hasta que el sombrero grito.

—SLYTHERIN

Naomi se quitó el sombrero y un poco sorprendida por la elección se dirigió hacia donde estaba Iaanita y luego dirigió una mirada a la mesa de gryffindor, todos la veían sorprendidos, su hermana agacho la mirada y negó con la cabeza.

Luego siguió Tonas y quedo en Gryffindor, Scorpius Malfoy en Slytherin, Albus Potter en Gryffindor y por ultimo siguió Iromi.

— Waith Iromi.- dijo la profesora.

Iromi que se había quedado para la última en la ceremonia se sentó en el taburete.

— GRYFFINDOR.- gritó el sombrero.

La chica se levanto rápidamente y fue a sentarse junto a Yuna, Tons que aplaudían al igual que los demás Gryffindors.

Luego la profesora McGonagall retiro el taburete y se dirigió a la silla del director.

Después con un tronar de sus dedos aparecieron sobre los platos de oro macizo todo tipo de comidas para todos los gustos...

Los chicos miraron la suculenta comida hambrientos, y comenzaron a comer todo lo que se les ponía por delante. Parecía que no habían comido en años.

—Estoy deseando que empiecen las clases. –dijo un chico impaciente que se llamaba Robert.

—Vaya... tenemos a un empollón entre nosotros... -dijo tonas riéndose a carcajadas.

—No, yo también lo estoy deseando. —dijo Iromi. —Quiero ver que se estudia, tengo intriga. -dijo sonriendo.

Cuando terminaron decengullir todo lo que pudieron, los platos desaparecieron, dando lugar a un sin fin de postres suculentos. Desde tartas de melaza, de manzana y calabaza, hasta heladazos de todos y cada uno de los sabores. Kelly puso los ojos en blanco y se froto las manos.

—Me parece que las comidas será mi parte del día favorito. —dijo sonriendo.

Acto seguido, empezaron a comer los postres. Cuando terminaron, volvieron a desaparecer, dejando los platos tan limpios como si no hubiese habido comida sobre ellos en toda la noche. Iromi quedo fascinada. Cuando creían que por fin se irían a la cama, la directora, la profesora McGonagall se levanto y carraspeo para que todos la miraran.

—Tengo que hacer anuncios de principio de curso. Ante todo bienvenidos. Todos deberían saber que el bosque prohibido, el del limite de Hogwarts, esta prohibido para todos los alumnos. El señor Filch me ha pedido que miréis la lista de las prohibiciones, que están en su despacho. A parte, tengo que dar la bienvenida a dos nuevos profesores a este curso. El primero. Este curso, se encargara de transformaciones el profesor Ted Lupin.

Todos empezaron a aplaudirle con fuerzas cuando Teddy se levanto para saludar. La profesora McGonagall continúo:

—El nuevo profesor de vuelo, será el profesor Wood que accedió gustoso a las clases.

El gran comedor volvió a aplaudir.

—Y de Defensa contra las artes oscuras, Ben Taylor.

Volvieron a aplaudir mientras el profesor saludaba.

—Bueno, creo que ya he dicho todo. Ahora, será mejor que vayáis a dormir, deberéis estar descansados por la mañana, para las clases. A la cama! -dijo sonriente.

Enseguida, los prefectos de cada casa, se levantaron, y comenzaron a llamar a los de primero de su grupo. Iromi, Yuna, Kelly, y Robert, Tonas y Albus, se despidieron con la mano de Iaanita, de Naomi y de Scorpius, y siguieron a la prefecta de Gryffindor.

Salieron por el vestíbulo, y la prefecto, según había escuchado Kelly se llamaba Charlote, los dirigió hacia las escaleras, justamente hasta el séptimo piso. Allí, se dirigió hasta el fondo del pasillo de la izquierda, y se paro frente a un retrato de una señora gorda, vestida de un traje de seda fina rosada. Esta les miro, y les pregunto:

— ¿Contraseña?

—Grajea sabor vómito. —dijo Charlote.

La señora gorda se hizo a un lado, abriendo su retrato. Instantáneamente, el cuadro se abrió, dejando ver la sala común de Gryffindor. Era completamente roja, con una chimenea a la izquierda y sillones enfrente de el, y una gran mesa en el centro, rodeada de sillas. A ambos lados de la sala, había dos largas escaleras.

—La de la izquierda —dijo Charlote señalando una de las escaleras. -es el dormitorio de las niñas. El de la derecha, el de los niños. Vuestras pertenencias ya están colocadas. Que paséis buenas noches.

Iromi, kelly y yuna, se voltearon hacia Albus, Tonas y Robert, y tras mirarse unos instantes, se dijeron.

—Buenas noches. Mañana nos veremos. —dijeron las chicas sonriendo.

—Buenas noches. -respondió Tonas.

Las chicas se dirigieron hacia sus escaleras y las subieron. Una puerta de madera se abría ante ellas y al entrar tras ella, vieron una habitación redonda con cinco camas adoseladas cubiertas con cortinas oscuras. Al parecer, estaban en una de las torres. Yuna miro hacia fuera, por la ventana. Había un gran lago, al lado de una cabaña de madera, y el bosque prohibido. Era un bonito paisaje.

—Bonito dormitorio. —observó Kelly.

—Si. -coincidió iromi. —Serán como unas largas vacaciones...

—Aun faltan dos. —dijo Yuna. —Somos tres, y hay cinco camas. —dijo curiosa. — ¿Quienes serán?

Ante su respuesta, la puerta se abrió, y entro una chica rubia, se ojos marrones claros y piel morenilla, seguida de otra chica mas baja que ella, de pelo marrón oscuro y ojos azulados, de color blanquita. La chica, de estatura media, se quedo mirándolas y encogiéndose de hombros, voltearon hacia las camas libres.

— ¿Como os llamáis? —pregunto Kelly.

—Este... Sarah. —dijo esta la rubita. —Me... voy a la cama. —dijo echándose sobre ella y cerrando las cortinas.

— ¿Y tu? —pregunto Iromi a la morena.

—Yo Laura. —contesto. —Yo también me voy a la cama. —dijo sonriendo,

Las tres amigas se miraron, y decidieron acostaron también, esperando que pronto, se hiciera de día, para empezar las clases...



Los de primero de Slytherin fueron guiados hacia las mazmorras. Los laberínticos corredores estaban desiertos. Fueron bajando más y más pisos, todos ya parecían Somnolientos. Después de un cuarto de hora, cuando ya estaban empezando a desesperarse cuando el prefecto se detuvo frente a un muro de piedra y dijo:

—"Frió invierno"

En el basto muro de piedra apareció una puerta disimulada en la pared, El prefecto cruzo y los de primero lo siguieron.

La sala común de Slytherin era una sala larga, semi subterránea, con los muros y el techo de piedra basta. Varias lámparas de color verdoso colgaban del techo mediante cadenas. Enfrente de ellos, debajo de la repisa labrada de la chimenea, crepitaba la hoguera, había sillones muy elegantes.

—Ok—dijo la prefecta— Las niñas duermen aya, cruzando aquel túnel y los niños del otro lado.

Naomi, se sentía como un pequeño ratón en una jaula de serpientes, se sentía fuera de lugar y mas de recordar la forma en que la había mirado su hermana, siguió a las otras niñas de Slytherin y se despidió con una ligera sonrisa de Scorpius; entraron en un oscuro túnel iluminado por antorchas de llama verde, entraron en una puerta negra y fueron al dormitorio que decía primer año.

Las habitaciones era cómodas y había cinco camas, amplias, adoseladas con fina seda color verde y con cobijas que tenían el escudo de Slytherin, en el centro había una alfombra grande también con el escudo, sus uniformes y sus baúles ya estaban allí.

Naomi se dirigió al bao y se puso el pijama, luego saco un reproductor de mp3 (recuerden que estamos en el año dos mil no se que y esas cosas ya existen y funcionan en Hogwarts), cerro el dosel de su cama y se puso los audífonos.

Las demás la miraron con recelo pero las ignoro...



Se sentía bien estar allí, por fin en slytherin, no es que le gustara pero terminar en esa casa le traería menos problemas de los que esperaba, siempre pensaba que su casa o lo que pensara de ella (de la casa) no seria un problema para ella.

Allí tenia a Naomi, la había estado observando durante la selección, y fue muy obvia su consternación al ser elegida para una casa que al parecer no le gustaba para nada
Y descontar lo que su hermana le había hecho, hacerle un vacío así a su hermana eso no se hacia

La había hecho sentir mal, pero eso tenia remedio al menos eso esperaba la ayudaría a superar esta prueba

Como toda buena slytherin espero, a que todas las compañeras de su recamara se durmieran.

Casi un cuarto de hora después

—Naomi? — llamo— Naomi- dijo un poco mas fuerte, como no la escucho le quito uno de los audífonos

— Aquí tierra llamando a Naomy, cambio- dijo con guasa

Como esperaba estaba despierta, se quito el MP3

— ¿si que quieres? disculpa la grosería y es un poco tarde para conversar— dijo con voz entrecortada

Iaanita la miro sus ojos estaban rojos y llorosos, supo porque no quería conversar y se lo decía así de una forma tan cortes, pero no pensaba para nada dejarlo así.

—Naomi se que no querías estar en Slytherin pero no te sientas mal, no quiero decirte que el sombrero ese no cometió un error, pero a veces esos errores sirven para algo

—Um que quieres decir con eso

— Pues, que el hecho que estés aquí no será tan malo como crees— luego de mirarla y su expresión de duda— bueno tal vez si. Pero tómalo de otra forma ahora eres Slytherin y que?, acaso ese nombre es tu mano, tu pierna, su cerebro......verdad que no?, entonces no tienes porque mortificarte, es solo un nombre y no tienes porque seguir la corriente de como es Slytherin sino sigue a tu propio corazón, uno elige ser lo que quiera ser, sin tener que seguir y el estigma de tu casa, o su nombre

—Si, tal vez tengas razón-dijo Naomi limpiándose las lagrimas y sonriendo tímidamente— bueno... mira... lo mejor es que nos acostemos a dormir, porque mañana nos espera un largo día

— ok vale. Algo mas no te preocupes por lo que hizo tu hermana....... fue... el shock del momento dale un poco de tiempo y se acostumbrara
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La venganza del mal   Jue Mayo 28, 2009 1:45 pm

3
Primer día, primeros encuentros.


Luego de una apacible noche sin problemas a no ser que se considere normal que un fantasma muy pequeño y con calva te este soplando en los oídos y tapándote los orificios nasales se despertaron con mucho sueño

Los de primero para variar por ser su primer día de clase se levantaron temprano, se prepararon y salieron de la pieza, pero maldición estaban en slytherin y era el momento de la novatada.

En fin, basta decir que luego de un desagradable inicio, de tres baños consecutivos para quitarse el olor y la mugre ya llegaban tarde.

Odio a los de quinto, odio a los de quinto* pensaba Iaanita y por las caras de sus amigos Naomi y Scorpius pensaban lo mismo

Me vengaré de ellos y creo que tendré ayuda, pero faltan ideas.

—Esto es un laberinto— comentó el rubio amigo

Tenía toda la razón, tres vueltas, esquinas cortadas, 15 puertas que no llevaban a ninguna parte, y aun no encontraban el comedor y como era lógico no había nadie en el lugar para indicarles el camino correcto

— ¿Ideas? — preguntó Iaanita, si seguían así se perderían el primer día

—um..........

— ¿Preguntemos a los cuadros? — Sugirió Naomi

—Eres un genio— dijeron al mismo tiempo-

— ¿a cual? —dijo el rubio

—Al primero que tengamos a mano— dijo Iaanita acercándose al primero del lado derecho que resultó ser un mago con algunos trols que bailaban ballet— este....disculpe....nos podría indicar el camino al comedor por favor

Menos mal por la ayuda, los llevó allí pero maldición, *que no tenían piedad de ellos* ya habían repartido los horarios, primera clase con Gryffindor (buena noticia) verían a sus amigos y si era posible tendría unas palabritas con su amiga hermana de su compañera Naomi, pero no había tiempo ya todos salían.

Iaanita sacó la varita, nunca lo había hecho pero había visto muchas veces hacerlo con un movimiento apareció un vaso de plástico, lo lleno con café, tomó una servilleta y la llenó con algunos panecillos y tostadas.

Sus amigos le siguieron la corriente, y luego de verlos muchos hicieron lo mismo, acababan de inventar el café para llevar en Hogwarts.

—Vamos a clase

La primera clase que tenían era la de Defensa Contra las Artes Oscuras, se dirigieron a un aula del segundo piso allí ya había unos cuantos Gryffindors fuera, esperando impacientes al profesor Taylor.

Iaanita, Naomi y Scorpius se encontraron con los demás, como no llegaba el profesor, Iaanita saco su servilleta con panecillos y tostadas y se los ofrecían a los demás.

Naomi, Iaanita y Scorpius eran los únicos que estaban comiendo, Naomi se sentó en el suelo arriba de su mochila y miró de reojo a Kelly que no le quitaba la vista de encima.

Entonces llego el profesor.

—Buenos días—dijo con voz misteriosa—disfrutas tu comida, Lane

—A que onda—respondió Naomi que no se había dado cuenta con quien estaba hablando—si, esta deliciosa...

—diez puntos menos para Slytherin, entren ahora.

Naomi se levanto de inmediato y en lugar de preocuparse porque ya se había ganado la simpatía del nuevo profesor rió junto con sus amigos Gryffindors y Slytherin mientras entraban en el aula.

A Naomi le toco sentarse con Scorpius, mientras que Iaanita se sentó con Iromi.

—En esta clase, experimentarán sus miedos pero yo, les enseñare a combatirlos—dijo escogiendo muy bien sus palabras—Abran su libro en la pagina 5...

La clase no tardó en obedecer, pues el profesor parecía muy estricto, y parecía estar deseando que alguien hiciese algo para castigarle. La clase se quedó sorprendida y contenta al ver el titulo que rezaba en el encabezado de la página, en letras grandes: "Vampiros".

—Alguien puede decirme algo sobre los vampiros

Instantáneamente, se alzaron en el aire las manos de Robert, Yuna y Tonas. El profesor los evaluó, y luego, mirando a Tonas, asintió para que respondiera.

—Es un chupasangres humano. —dijo riéndose.

—Perfecto. Se le restara diez puntos a Gryffindor por tu chiste innecesario. —dijo borrándole la sonrisa de su cara.

El profesor paseo entre las mesas.

—Los vampiros son unas criaturas que se alimentan de sangre de seres vivos para mantenerse activo. La palabra vampiro significa a la vez "ser volador", "beber o chupar" y "lobo", además de hacer referencia a cierto tipo de murciélago.

Tan rápido como había parecido interesante todo aquello se desvaneció, era la clase mas aburrida que habían visto jamás.

>> Los vampiros fueron humanos mortales, pero ahora están en un estado no exactamente vivo pero tampoco muerto, de ahí que se les llame no-muertos. Normalmente, suelen ser de aspecto delgado y lánguido, con largas uñas y piel mortecina, o casi siempre al menos. Los verdaderos Nosferatus, pueden soportar la luz del sol, aunque la odian. Los demás vampiros no soportan la luz del sol, que puede destruirlos o herirlos gravemente. Si les da la luz del sol a los vampiros de baja categoría pueden morir pero si llegan a tiempo a la sombra, pueden curar sus quemaduras pues tiene gran capacidad de regeneración. —concluyo. —Quiero una redacción para el próximo día de cincuenta centímetros sobre los vampiros. Poneos ahora mientras el timbre no suena.

Los alumnos, somnolientos, bajaron sobre sus mochilas, y sacaron el pergamino, las plumas y la tinta, y comenzaron a escribir.

Casi ninguno de los alumnos recordaba lo que el profesor había explicado sobre los vampiros, así que no tuvieron más remedio que leerlos en el libro para poder hacer la redacción.

Media hora mas tarde, cuando el timbre sonó, guardaron sus cosas contentos de poder irse de allí, pues estaban hartos de tanto leer, para poder haber escrito diez centímetros escasos.

Contentos, salieron de la clase echándose la mochila al hombro, charlando entre ellos. Pero nada mas salir, algo hizo que Yuna cayera al suelo de espaldas.

Mientras iromi le ayudaba a levantarse. Kelly giró al ver que los que la habían echo caer, se desternillaban de risa. No eran otros que alumnos de Ravenclow y Huffelpuff de quinto.

—Creen que tienen derecho porque seamos de primero—les enfrentó Naomi.

—Pues... la verdad si. —dijo uno de ellos, sonriendo macabramente.

Entonces, antes de que se fueran corriendo de allí, mientras la multitud aglomerada se reía, tiro a Naomi contra el suelo. Entonces, salieron corriendo.

Mientras Kelly le ayudaba a levantarse, Tonas les llamó a todos y les dijo muy bajo, para que solo ellos pudiesen oírle.

—Esto no quedara así. –dijo furioso. -Tenemos que demostrarles que no somos unos niños.

— ¿Que propones? —preguntó Albus.

—Una cruel y humillante venganza... —dijo Iaanita frotándose las manos contenta...

—Si, Venganza—dijo Naomi entusiasmada y a la vez maliciosamente—No saben lo que les espera.

—Vaya—dijo Kelly del otro lado—veo que ya piensas como una Slytherin

—No me provoques, Kelly—dijo su hermana entre dientes

Los demás las miraron entre asustados y preocupados de que se enfrentaran a duelo en ese mismo pasillo, Iaanita logró controlar a Naomi y Tons a Kelly.

—Bueno, que podemos hacer contra esos—pregunto Albus de inmediato

—Primero, una lista de quienes son—dijo Naomi—después robaremos a los profesores algunas de sus tareas ya entregadas, tal vez a Binns, es un poco distraído...

—Eso de que nos serviría—pregunto Iromi aburrida como si eso no le bastara

—Eso es para copiar las letras de unos y de otros, yo puedo hacerlo, es sencillo, así los haremos quedar el viernes por la noche para hacer una travesura a los "pequeños de primero", pero bueno, el viernes será el peor día de su vida.

—Primero nos vengaremos de los Slytherins—dijo Scorpius—por lo de esta mañana

—Si, pero eso es asunto de nosotros tres-termino Iaanita

—Bueno, ya, continúen—dijo Kelly desesperada—Algo para que empiecen la mañana

—Como no podemos entrar a sus salas comunes, tendrá que ser en el gran comedor—dijo Tonas maliciosamente—un buen desayuno, delicioso...

—Ok, pero tendremos que asegurarnos de no perdernos y llegar temprano ese día.

—Tendremos que vigilarlos lo que resta de la semana, saber sus horarios, en que lugar se sientan a la hora de desayunar, sus rutinas, casi todo, esto tiene que estar bien planeado... —decía Naomi como si ya lo hubiera tenido planeado desde semanas

—Ok, tendremos que comunicarnos de alguna manera, ya que estamos en diferente casa y clases—dijo Albus misteriosamente

—Que sugieres—preguntó Iromi

—Esto—Albus sacó una bolsa de su mochila y de ella sacó varios galeones—se los robé a mi tía Hermione, tienen un encantamiento... pro- no se que

— ¡Proteico! —Gritó Naomi entusiasmada—esto es genial, así será mas fácil—unos la miraron confusos—Ok, ven esas cosas en los bordes allí podremos escribir lo que queramos comunicarles a los otros solo hay que escribir lo que queramos comunicar y ya, cuando cambien solo… creo que se pondrán calientes y así sabremos...

—Genial—dijo Tonas— ¿Tienes suficientes?

—Si—respondió Albus y les entrego el saco

Cada uno tomó un galeón y lo examinó con entusiasmo

—Bueno y... que hay de las clases—dijo Iaanita—creo que se nos hace tarde

Cada uno se fue a sus clases, los de Slytherin a Encantamientos con Ravenclow y los de Gryffindor a Herbología con Huffelpuff, los chicos quedaron de verse en el recreo para seguir planeando su descabellada venganza...

Tons, Iromi, Kelly, Yuna, Robert y Albus llegaron tarde a sus clases de Herbología, ya que se habían entretenido mucho al empezar a planear su venganza sobre los de quinto... y también porque aun no se conocían el castillo y se habían perdido varias veces, los seis Gryffindor entraron en el invernadero numero 3 que ya estaba lleno.

—Llegan tarde señores, la próxima vez que ocurra eso se les descontaran cinco puntos a sus casas a cada uno— dijo el profesor Neville cuando entraron por la puerta— ocupen los sitios vacíos.

Los seis amigos se colocaron juntos delante de una mesa llena de macetas enormes con unas hojas.

—Bien podría decirme alguien que son estas plantas— pregunto el profesor Neville mientras tomaba todas las hojas con su puño cubierto por el guante de piel de dragón. Robert levantó la mano rápidamente junto con Yuna.

—A ver dígame usted señor — dijo el profesor Neville haciéndole un gesto con la cabeza.

—si no me equivoco esto son mandrágoras ¿verdad? — dijo Robert tímidamente.

—cierto, no se equivoca señor Mathews, cinco puntos para Gryffindor.

El profesor Neville arranco la mandrágora del macetero y empezó a chillar, todos los alumnos del invernadero se taparon los oídos rápidamente lo mas fuerte que podían y rápidamente le comenzaron a doler las cabezas, por suerte el profesor Neville guardó rápidamente la mandrágora antes de empezar a marearse el mismo.

—Alguien me puede decir para que sirve la mandrágora— preguntó el profesor mientras se sentaba en su silla.

—Para dar dolor de cabeza—saltó Tons en voz alta para que pudiese oírsele en todo el invernadero, la clase entera saltó en una carcajada monumental.

—Señor Linz, le perdono por que es el primer día de clase... pero a la próxima vez, le descontaré cinco puntos a su casa— dijo el profesor Neville muy duramente— ahora quiero que por parejas transplanten esas mandrágoras que tienen delante en los cesto que tienen detrás.

Los alumnos obedecieron, por parejas empezaron a coger los tiestos mas grandes que tenían detrás y empezaron a llenarlos de tierra especial para las mandrágoras.
Pasaron el resto de la clase transplantando las mandrágoras y aguantando sus chillidos, pero al fin sonó el timbre y salieron rápidamente del invernadero hacia el castillo, pues ahora les tocaba clases de transformaciones que les tocaba con los de Huffelpuff.



Naomi, Iaanita y Scorpius salieron de su clase de Historia de la Magia, la clase mas aburrida que habían presenciado jamás a parte de su primera clase de DCAO, Scorpius se había quedado dormido los últimos 45 minutos pero el profesor Binns ni siquiera se había dado cuenta.

Lo tres se dirigieron al patio donde se encontrarían con el resto de sus amigos, fueron hacia a un haya que estaba cerca del lago negro y se sentaron allí a esperar a los otros, después de 5 minutos llegaron los de Gryffindor.

—Bueno, es hora de seguir—dijo Tonas en cuanto llegó y se sentó sobre el césped.

Todos miraron a Naomi.

—Ya, Ok—dijo poniéndose igual de roja que su cabello—pero no me miren así. Kelly Iromi y Yuna robaran al profesor los trabajos de ellos...

—Aquí esta la lista—dijo Albus sacando un pedazo de pergamino y se lo pasó a Kelly—solo le dije a mi hermano que me diera sus nombres y listo

—Muy bien, cuando consigan los trabajos le sacan una copia y los regresan a su lugar para no levantar sospechas. Iaanita y yo haremos las cartas y las enviaremos el viernes por la tarde, después de clases.

>>Ok, el viernes por la mañana cambiaremos su jugo de calabaza por jugo fétido...

—Y sus tostadas por galletas canario de Sortilegios Weasley—dijo Albus-mi tío George me regaló una caja antes de venir a Hogwarts

—Genial, después en los pasillos cuando se dirijan a clase de Transformaciones que comparten juntos nos esconderemos detrás de las armaduras del ala este y quemaremos sus túnicas.

—Eso es muy poco—dijo Tonas—tiene que ser mas cruel

—Eso es solo el principio—dijo Naomi—En el receso haremos levitar unos botes de tinta negra de la que es muy difícil de quitar y si se puede también de color rosa, para que sea vergonzoso. Albus y Tonas, irán a casa de Hagrid y le pedirán alguno de sus animales prestado, luego por la tarde nosotros no tenemos clases así que encerraremos a nuestra mascota en un armario de escobas o una aula vacía.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La venganza del mal   Jue Mayo 28, 2009 1:46 pm

>>Después de la comida cuando se dirijan a sus salas comunes, Iaanita, Scorpius y yo iremos a la lechucería a enviar la cartas y luego iremos a decirle a Filch que han quedado de verse en la noche para hacer travesuras, le diremos que los escuchamos hablar cuando nos dirigíamos al gran comedor y le daremos la hora y lugar exactos.

En la noche tendremos que salir para asegurarnos de que entren a donde estará nuestro tierno y feroz amiguito y dejarlos encerrados un rato para que entiendan que nadie se mete con los de primero, luego los dejamos salir y ¡Filch los pescara para darles un buen castigo! ¿Voluntarios para salir en la noche?

Ninguno dijo nada luego Albus dijo con voz queda

—YO iré, tengo una capa de invisibilidad pero solo hay lugar para tres más

—Bueno, así será más fácil, yo también voy—dijo Naomi

—Y yo—dijo Iaanita después

—Bueno... será divertido—dijo Tonas

—Muy bien, así quedamos, hay que empezar a trabajar cuanto antes y recuerden no dejen pistas que nos delaten.

—Por supuesto que no. —dijo Iromi frotándose las manos.

—Como a última hora de hoy los gryffindors tenemos historia de la magia, aprovechare para robar hoy los trabajos. —dijo Yuna mirando a Iromi y Kelly. —Que alguna distraiga a Binns, y mientras le robamos los trabajos de los de quinto en su despacho.

—Al terminar las clases, iremos nosotros a buscar los animales de Hagrid. —dijo Albus.

—Ok, entonces cuando nos traigan los trabajos falsificamos nosotros la letra, y ¡el plan dará comienzo!

Se despidieron y se fueron cada uno a sus clases. El resto de la mañana fue muy bien. Después de Herbología, los Gryffindors tuvieron transformaciones, en la cual les mandó el profesor Lupin una redacción de veinte centímetros sobre como transformar un palillo en aguja.


Luego, tuvieron historia de la magia. El profesor era el único fantasma profesor de Hogwarts, pero además era la única clase de Hogwarts aburrida. El profesor se la pasaba leyendo unas notas en un cuaderno, sin hacer ninguna pausa. Iromi casi se duerme, hasta que Tonas, riéndose, le dio un codazo haciéndola sobresaltar.

Hora mas tarde, el timbre sonó, e Iromi, Yuna y Kelly se rezagaron un poco para quedarse allí. Cuando la clase entera salio, Kelly e Iromi se dirigieron al profesor, y Yuna se dirigió hacia delante de la clase.

—Profesor Binns, queríamos comentarle algo sobre los trabajos que ha mandado... —Iromi le decía al profesor.

Yuna entró en el aula. Se dirigió a la mesa del despacho, y comenzó a rebuscar entre todos los papeles, mirando los nombres (según la lista, se llamaban Teresa Thomas de Huffelpuff, Paul Rotersom de Huffelpuff, Sakura Spelman de Ravenclow y Rodolfo Vecker de Ravenclow). Yuna seguida buscando apresuradamente. Si Binns la pillaba allí... Y entonces lo vio. Primero encontró un trabajo de Rodolfo, luego otro de Sakura, luego de Teresa y luego de Paul). Procurando de dejarlo todo tal y como lo había encontrado, se escondió los trabajos y salió del despacho sin hacer ruido.

Su mirada se cruzó con la de las chicas, que rápidamente se despidieron del profesor Binns. Riéndose a carcajadas, salieron corriendo por el corredor y fueron hacia el lago, donde se acordaron quedar con el resto de la pandilla.


***

Ahora solo faltaban los bichos, de los cuales ya se estaban encargando Tons, albus y Robert...

— ¿Pero para que los quieren? —pregunto Hagrid por enésima vez.

—Ya te lo dije, hagrid. —dijo Albus sonriendo inocentemente. —Es para enseñarle a un amigo que los escregutos de cola explosiva no son tan agresivos como parece. Te juro que te los devolveré... y los cuidare bien. —dijo con una risita.

—Mmm... —dijo Hagrid desconfiado. —No se yo... te pareces mucho a tu padre con las travesuras...

—Pero salí a mi madre Ginny con el comportamiento. —se defendió Albus, haciendo que Tonas y Robert soltaran carcajadas.

—Bueno, esta bien, pero que conste que no me gusta nada. Si me pillan...

Hagrid salio de la cabaña, y lo vieron internarse un poco en el bosque. Los tres amigos se miraron victoriosos. Pensaron que les iba a costar que Hagrid aceptara dejarles esos bichos, que según había oído de su padre eran horribles, pero había sido muy fácil.

Diez minutos mas tarde, Hagrid regresó con una caja de madera que se movía peligrosamente por los golpes que dentro de daban. A regañadientes se los dio a los chicos, que salieron corriendo de la cabaña para encontrarse con los demás en el lago.

— ¡Listo! —dijo Albus poniendo la caja en el suelo y tapándolo con su capa de invisibilidad. — ¿Como van las cartas? —preguntó.

—Listas. —dijo Naomi enseñándoselas.

— ¡Perfecto! -dijo Tonas contento. —Ya esta todo listo. Esos alumnos de quinto se van a enterar de quienes somos nosotros... —dijo con maldad...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La venganza del mal   Jue Mayo 28, 2009 1:47 pm

4
La venganza


El resto de la semana todos y cada uno de ellos se la pasaron vigilando a los de quinto....y terminando de dar los últimos retoques a la venganza, hasta que llegó el viernes.

Ese día se reunieron antes de ir a desayunar... Albus y Tons llevaban las túnicas un poco quemadas...

—Los escregutos de cola explosiva han crecido mucho en esta semana— comentó Albus mientras se tocaba la túnica chamuscada.

—Los hemos metido en la sala que tiene dos salidas... en la que acordamos— dijo Tons con una risita en la boca.

—Entonces perfecto— dijo Iaanita.

—Se van a enterar esos de quinto— apunto Naomi frotándose las manos

Todos se metieron en el gran comedor y se sentaron a desayunar cada uno en sus respectivas mesas.

En eso entraron los de quinto y se sentaron todos en la mesa de Huffelpuff como era de costumbre, los chicos intercambiaron miradas de mesa a mesa y rieron por lo bajo, Naomi en su mente contaba: 5… 4… 3… 2… 1…

En eso unos gestos de asco desde la mesa de Huffelpuff los obligó a voltear inocentemente, habían bebido el jugo fétido y ahora se disponían a comer las galletas de canarios que les había dejado Albus para pasar el mal sabor de boca.
Después un pequeño ¡plif! Y cuatro lindos canarios amarillos salieron volando del comedor hacia los jardines flanqueados por las risas de todo el colegio.
Tons les hizo a sus amigos de Slytherin una seña con el pulgar diciendo que había estado bien.

Tras el suculento desayuno, todos bajaron hasta las mazmorras donde les tocaba dos horas seguidas de pociones juntos...

—Buenos días, alumnos—dijo el profesor Slughorn meneando su bigote de morsa por todas partes—bienvenidos a la clase de pociones desafortunadamente les ha tocado presenciar mi último año impartiendo clases en Hogwarts, necesito mi merecido descanso, en fin aún así les enseñaré a preparar antídotos para los mas fuertes venenos, pociones contra enemigos y a embotellar la suerte.

El profesor se posó delante de la clase y vio sus caras sorprendidas, entonces se percató de la presencia de alguien especial.

— ¡Vaya! —Dijo entusiasmado dirigiéndose hacia Albus que lo miró con cara de miedo—tu debes ser también hijo de Potter, si mi muchacho, excelente en clase de Pociones espero que tu seas igual o mejor que él, eres su vivo retrato.

Albus soltó una risita nerviosa y le dio un codazo a Tons que no paraba de reír.

—Antes que nada quiero saber que tanto saben del arte de hacer pociones—dijo Mirándolo como si estuviera cien por ciento seguro de que Albus se sabría todas las respuestas—Primero… quien me podría decir ¿Cuáles son los ingredientes principales de la poción multijugos?
Entonces en ese momento varios levantaron la mano y el profesor le indicó a Tons que respondiera.

—Bueno… pues necesitamos jugo de naranja, de uva, de manzana, de calabaza y de fresas y los combinamos y ¡está una poción multijugos!

El profesor crispó su bigote y se ensanchó su barriga mientras toda la clase reía del mal chiste de Tons, al parecer se había convertido en el chistosito de la clase por sus respuestas locas y absurdas.

—Muy gracioso señor Linz—dijo un tanto molesto—ya me han hablado de usted… cinco puntos menos para Gryffindor… podría alguien con un poco mas de de sentido común responder por favor… señorita Lane

—Je Je… los ingredientes de la poción multijugos son: Piel de Serpiente Arbórea Africana, Crisopos, Sanguijuelas, Descurania Sophia, Centinodia, Polvo de cuerno de Unicornio y lo mas importante alguien de la persona en la que se quiera transformar—dijo Kelly

—Excelente—dijo el profesor muy animado—diez puntos para Gryffindor; veamos ahora… ¿Quién sabe que es la amorteina?... la otra señorita Lane…

—La Amorteina es también conocida como poción de amor, esta es un esencia tan fuerte que hace que el que la beba quede enamorado profundamente de aquel que la haya preparado, pero cada persona percibe un aroma distinto… el aroma de aquel que los atraiga…

— ¡Fabuloso! —Saltó Slughorn—diez puntos para Slytherin

Después siguió haciendo otras cuantas preguntas hasta que por fin llegó a la última.

— ¿Quién me puede decir algo del filtro de los muertos en vida?... Señor Prince

—Es una poción para dormir tan fuerte que hace que los que la beban parezcan muertos. El nombre lo dice todo. Está compuesta por polvo de raíces de asfódelo y una infusión de ajenjo—respondió el chico.
Marcus Prince era otro de Slytherin, tenía una piel cetrina ojos y cabellos completamente negros, era un chico extraño, nunca estaba acompañado y a la mayoría le causaba miedo.
—Muy bien, otros tantos para Slytherin; en fin veo que la mayoría tiene alguna noción sobre esta asignatura… y los que no ya aprenderán algo, me extraña que no haya respondido a ninguna de mis preguntas señor Potter, su padre fue excelente alumno de mi clase…
—No lo mortifique profesor—dijo Tons con una sonrisa maliciosa—no ve que está enamorado
Albus se puso completamente rojo mientras toda la clase reía.
—Esta no se queda así, Tons—le advirtió Albus en voz baja a su amigo
—Basta de charlas; lo primero que aprenderán será una simple poción para curar heridas, las instrucciones e ingredientes están en la pizarra, comiencen.

El resto de la mañana pasó sin ninguna inconveniencia excepto por que Albus se dio cuenta que pociones no era lo suyo y los dos castigos de Tons, el primero por hacer una broma en la clase de defensa contra las artes oscuras y la segunda por tirar bombas fétidas que le había dado Albus en clase del profesor Binns, pero al fin llegó el medio día, y la venganza continuaba.

Después de la comida salieron al pasillo a esperar a los alumnos de quinto, pero ahí venía Peeves tal vez una ventaja para ellos, pusieron unos botes de tinta sobre el suelo con los nombres de cada uno de los chicos y Peeves se percató de aquello y los recogió y cuando los de quinto pasaron por allí se los echó encima y cuando salieron corriendo ellos mismos les prendieron fuego a la parte baja de sus túnicas.

Naomi sacó su cuaderno y puso una palomilla donde decía “plan B”.

Por la tarde las dos únicas clases que le tocaban eran dos clases seguidas de vuelo... que las esperaban con impaciencia...

A las tres de la tarde salieron a los jardines del castillo cerca del campo de Quidditch, donde ya les estaba esperando el profesor Wood junto a muchas escobas del colegio.

—Bien pónganse cada uno al lado de una escoba— dijo el profesor Wood.

Los alumnos le obedecieron y rápidamente se pusieron cada uno al lado de una escoba.

—Bien hecho, ahora extiendan su mano derecha y digan arriba— les dijo el profesor Wood mientras les hacia una pequeña demostración de lo que tenían que hacer.

Los alumnos extendieron su mano derecha y comenzaron a decir... “arriba”, pero apenas funcionaba... lo máximo que conseguían era que la escoba vibrase en el césped. A los cinco minutos, los nueve amigos lo consiguieron siendo los primeros en ser felicitados, los demás lo siguieron a ellos nueve. Cuando todos lo consiguieron empezaron a montarse y dar pequeñas vueltas en el campo... algunos con mas experiencia que otros como por ejemplo Albus y Naomi que sabían volar muy bien en comparación con los demás... pasaron el resto de la tarde volando... incluso después de terminar las clases de vuelo que se quedaron volando pidiendo prestadas unas escobas al colegio...

La noche llegó y con ella el plan maestro de la venganza... tras la cena, enviaron las cartas a los alumnos de quinto donde supuestamente quedaban entre ellos cerca del cuadro de Sir Cadogan que estaba enfrente de la sala donde habían dejado los escregutos de cola explosiva a las doce de la noche..., las noche se les pasó lenta hasta que tocaron las doce menos cuarto que era la hora a la que habían quedado Albus y Tons con Iaanita y Naomi en la sala de los trofeos... a la que fueron con la capa de invisibilidad de Albus y un trozo de pergamino viejo que Albus no hacia nada mas que mirar...
Al fin llegaron a la sala de los trofeos que estaba desierta excepto por sus dos amigas que les estaban esperando...

Los cuatro estaban muy nerviosos, sabían lo que podía pasar, pero la adrenalina de romper las reglas los llenaba de emociona, Albus sacó la capa de su padre era muy bonita y amplia donde cabían a la perfección los cuatro.

—Fantástico—dijo Tonas en voz baja— ¿Que es ese viejo pergamino, Albus?

—Es un mapa, de Hogwarts, indica donde están cada una de las personas del colegio y que hacen, se lo tome "prestado" a mi hermano esta mañana de su baúl; él lo robó del despacho de papá, así que no hay inconveniente.

—Andando—dijo Naomi desesperada—Ya están los cuatro de quinto donde les indicamos en las cartas, y Filch

—Si, todo en orden—respondió Albus

Los cuatro se pusieron en marcha hacia el pasillo del ala oeste donde estaban los 2 Ravenclows y los 2 Hufflepuffs, los cuatro estaban juntos y Filch se dirigía rápidamente hacia allí, pronto doblaron a un pasillo y los encontraron discutiendo.

—Pero en esa carta dijiste que nos encontraríamos aquí a esta hora para molestar a los de primero, era tu letra inconfundible—decía Sakura a Paul

—Yo no te envié nada-le replicó el chico

—A mi también me enviaron una, era letra de Sakura—dijo el otro chico

—Oigan, esperen y si todo fue una trampa, esos malditos mocosos—farfulló la chica

Entonces se escucho venir a Filch, hablando a su gata con una excitación incontrolable.

—Los atraparemos, cariño, por fin esos impertinentes...

— ¡Filch!—gritaron los cuatro alumnos de quinto y empezaron a correr

Tonas, Naomi, Albus y Iaanita corrieron tras ellos, era una persecución, los de quinto intentaban entrar por las puertas de las aulas, pero todas estaban cerradas (los demás se habían encargado de ello antes de ir a sus salas comunes después de la cena), por fin lograron abrir una y los demás escucharon decir a Tons "Espero que los escregutos no se asusten demasiado".

Los cuatro chicos fueron hacia aquella habitación y cerraron ambas salidas, después de un par de minutos se escucharon gritos dentro y los demás empezaron a reír, pronto se encontraron con Filch pero el raquítico conserje no pudo verlos.

Ellos se dirigieron a la otra salida y cuando creyeron que ya habían tenido suficiente abrieron la puerta.

— ¡Alohomora!—murmuró Naomi

Después de unos segundos los de quinto salieron despavoridos con las batas quemadas y unos que otros cabellos chamuscados, en eso los vio Filch y corrió lo más rápido que pudo hacia ellos.

—Creyeron que no me daría cuenta—bramó el conserje mientras ellos parecían mas atontados que en sus cabales—Pequeños delincuentes, ojala tuviera mi permiso para dar azotes y así sabrían...

Cuando Filch se alejo lo más que pudo con los 4 barbajanes; Albus, Iaanita, Naomi y Tonas se quitaron la capa y sonrientes se dirigieron por el pasillo y separarse para ir a dormir tranquilos y satisfechos a sus salas comunes.

—Misión cumplida—dijeron los cuatro al unísono chocando sus manos

Pero cuando se dieron la vuelta sus sonrisas se borraron dando lugar a caras de horror, los cuatro palidecieron del susto: delante de ellos estaba la profesora McGonagall furiosa, con sus delgados labios muy apretados.

—A mi despacho, ¡ahora! —gritó

Los cuatro fueron en silencio hacia el despacho de la directora, entraron por la gárgola y entraron al fabuloso despacho donde los cuadros de los antiguos directores dormitaban o al menos eso parecía. De no ser porque estaban muy asustados se habrían asombrado pero no tenían cabeza para eso.

La directora entró tras ellos cerrando de un portazo la puerta y los cuatro se sobresaltaron, ella se sentó detrás de su escritorio y empezó a gritar de nuevo.

— ¡Creyeron que no me daría cuenta! ¡Que clase de delincuentes son ustedes!

—Profesora... —intentó decir Tons

— ¡Primera semana y hacen de las suyas! ¡No es posible! lo que me sorprende es que Slytherins y Gryffindors estén involucrados en la misma fechoría...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La venganza del mal   Jue Mayo 28, 2009 1:49 pm

5
Años Después


— ¡Otra vez aquí! ¡Es el colmo! —bramó McGonagall

—Solo era una bromita— dijo Tonas alegre, su aspecto ya no era el de un niño de 11, si no el de un muchacho de 16, ya casi todo un hombre y a su lado estaban Albus, Naomi y Iaanita

— ¡Siempre es una bromita! ¡Quienes más están involucrados!

Los cuatro se miraron unos a otros

—Nadie solo nosotros—dijo Iaanita había cambiado mucho en todos esos años pero seguía teniendo esos ojos violetas y su cabello casi blanco

—Bueno...nos va a castigar, creo que ya sabemos la rutina ¿no chicos? —dijo Naomi que parecía mas divertida que asustada, también había cambiado mucho, con sus ojos azules y su cabello largo lacio y rojo que traía vueltos locos a varios chicos de Hogwarts al igual que su hermana gemela Kelly.

—les enviaré su castigo, la hora y el día—dijo McGonagall resignada y luego murmuró para sí—debería regresar a los métodos medievales de Dolores Umbridge porque parece que nada surte efecto en estos, pero Potter vendría a matarme por hacerle eso a su hijo...

McGonagall abrió la puerta y los dejo que salieran, pero se quedo sorprendida y puso los ojos en blanco: allí afuera estaban Scorpius con el cabello alborotado y un poco sucio y la túnica cubierta de arena y chamuscada de las mangas, Kelly con las manos llenas de tinta, Yuna e Iromi con los bolsillos llenos de bombas fétidas, Robert con la túnica rota al igual que la camisa y arañazos de gato en la cara, todos estaban esperando fuera...

McGonagall empezó a llenar sus pulmones para darles una buena reta verbal a ese grupo de chicos testarudos.

— Si profesora... digo directora, nos vemos luego... los castigos vía lechuza ¿verdad? — dijo Iaanita mientras agarraba a los chicos que estaban a mano que resultaron ser Robert y Kelly y los arrastraba lo mas rápido posible no era sensato estar con aquella vieja escoba cuando estaba furiosa, y peor que castigara a todo el grupo, no podrían hacer algunas de sus trastadas durante algunos días (cosa que trataban de evitar a toda costa)

McGonagall regresó rumiando por lo bajo, cuanto deseaba que regresara todo a la normalidad cuando Slytherins y Gryffindors se odiaban ,ahora que este grupo en particular se llevaba bien, las bromas de los merodeadores y de los gemelos Weasley se quedaban cortas, no conocían sus limites, y lo peor de todo que estaba muy segura que todos esos sinvergüenzas hacían de las suyas, pero al parecer se turnaban para recibir los castigos

—Esta fue buena— dijo Scorpius, mientras miraba al grupo de castigo del momento

—Todo suave, como de costumbre, creo que nos tolera porque tenemos entre nosotros a Potter— dijo Iaanita, con todo orgullo —menos mal que aprecia a tu padre o nos castigaría aun peor de lo que ya lo hace

Albus la miró sorprendido.

— ¿En verdad crees que mandarnos a limpiar todos los baños con plumas de ganso fue divertido?— preguntó asombrado

—Calma Al- dijo Tonas mientras lo tomaba de los hombros— no dijo que no podíamos usar magia o no habríamos acabado en minutos

Todos los amigos se reían a carcajadas claro siempre buscando la forma de torcer las reglas.

***

A muchos kilómetros de allí, en una lúgubre ensenada, recorrida por tormentas de rayos, y lluvia que convertía en oscura la tarde, donde había infinidad de montículos pequeños, sin marca alguna, mostraban lo que aparentaba un cementerio

Los ruidos que provenían del lugar quien estaba presente se aproximó al sitio casi aterrorizado pero deleitado, los sonidos parecían venir del interior de la tierra, arañazos y gritos

De pronto una mano huesuda, amarillenta y sucia salió de la tierra, abriendo un poco mas el hueco, enseguida salio una cabeza y el resto del cuerpo de quien sumergía de la tierra

Una mujer de cabellera negra tan larga que le llegaba a los tobillos, estaba cubierta de tierra, sus ojos inyectados en sangre eran visibles en el fondo de obscuras cuencas, los dientes amarillentos con algunas piezas perdidas, eran claramente visibles, era el espectáculo de una Banshee

La Mujer gritó a los cuatro vientos, mirando alrededor suyo con ojos enloquecidos, hasta hallar a la sombra a metros de ella

—Bellatrix Lestrange, pensé que nunca volvería a verte

La criatura casi se abalanzó sobre él, se enredaron en una lucha cuerpo a cuerpo, hasta que la mujer sujeto al hombre debajo de sus pierna y sujetando su brazo lo mordió con tanta fuerza que salio sangre de la herida.

La mujer con insistencia empezó a lamer la sangre hasta casi atragantarse con ella.

El hombre finalmente haciendo un esfuerzo logro alejar a la mujer de su cuerpo, la otra colocándose al acecho lista para atacar de nuevo.

—No vuelvas a intentarlo jamás, mortífaga, o te mataré aquí con mis propias manos

—Un vampiro matarme a mi la favorita del que no debe ser nombrado— se burló— a mi, viva en inmortal…

—Sabes que yo puedo matarte so quiero, además, hace mucho tiempo que él fue vencido, se que tienes un gran conocimiento que él te pasó, por eso esperaba que regresaras de los aparentemente muertos— mientras alzaba su varita y la sangre chorreaba de su herida, cambio la varita de mano, sujetándola con la otra, lamió la herida y esta dejo de sangrar— he venido por ti para reinar la orden mortífaga, pero si quieres quedarte, podemos hacerlo sin ti, decide de una ves.

—Así como tengo sed de sangre humana, tengo sed de venganza—dijo Bellatrix con odio profundo— quiero venganza hacia aquellos que ayudaron a la caída del señor tenebroso… podríamos regresarlo incluso a nuestro mundo… y esta vez el reinado de horror resurgirá del inframundo y todo mal se extenderá sobre la faz de la tierra.

—Perfecto—susurró el hombre—esta vez los vampiros sembraremos el terror al lado de el señor tenebroso…

Bellatrix caminó por el cementerio mientras su deteriorado cuerpo iba adquiriendo nuevamente su belleza antigua.

***

—Creo que por lo menos una vez debemos hacer como se debe— dijo Kelly seriamente y luego de unos segundos se empezó a reír. — Deberían haber visto sus caras cuando lo dije jajajajajajaja.

—Por un segundo me la creí— dijo Tonas.

—Y yo— dijo Yuna.

—Bueno, porque no nos vamos a almorzar creo que siempre nuestros castigos terminan antes de lo previsto. — dijo Iaanita.

Todos riendo se dirigieron al gran comedor. Cada uno se sentó en su respectiva mesa, pues a pesar de los años lo preferían así. Pero de vez en cuando se sentaban juntos cuando tramaban algo, solo Naomi y Kelly se sentaba en ambas mesas sin darle mucha importancia.

Esta vez cada una se sentó en su mesa. Después de almorzar tenia una hora libre. Los nueve amigos se encaminaron al lago, durante el trayecto se podía notar como muchos los miraban; algunos por admiración, otros con cierto desprecio, y otros deseando unírseles, y el resto deseando hablarle a alguno. Ellos por su parte los ignoraban, en sus mentes solo pasaba cual sería su nueva travesura.

Llegaron y comenzaron a recordar todas las travesuras que habían hecho. Ya llevaban mucho tiempo juntos y que cada día lo recordaban como uno importante.

—Oh recuerden que este mes cumple Scorpius— dijo Tonas con una sonrisa un poco malvada.

—Por favor que no sea como la del año pasado, me sentía como un tonto. — dijo el chico.

—ay ¿por que? no hicimos nada malo, por primera vez desde que nos conocemos. — dijo Kelly.

—si pero sentarnos y obligarme a contar cosas, no creo que sea lo mas normal del mundo. — dijo Scorpius.

—Yo creo que si, solo que nosotros añadimos el veritaserum, pero no te quejes supiste evadirla muy bien— dijo Robert.

—Eso se debe gracias a tu padre, cierto— le preguntó Albus.

—Si— dijo con un dejo de amargura en su voz.

—Oigan me tengo que ir; tengo que hacer una redacción para Runas, y no la he hecho— dijo Kelly levantándose.

— ¿Que? pero si es para la semana que viene— dijo Albus.

—Lo se pero con los castigos a cada rato, no creo que la termine a tiempo. Mejor aprovecho ahora. — dijo cogiendo sus cosas.

—Espérame—dijo el chico levantándose también.

—Yo no se porque Albus coge Runas Antiguas, a él no le interesa en nada. — dijo Tonas.

—No seas bruto, a el le interesa....pero otra cosa jaja- dijo Scorpius. —Ayyyy — se quejó y se llevó la mano a la cabeza.

—No hables así, es mi hermana— dijo una pelirroja, que se había levantado y se encaminaba al castillo.

—Nao, espera, no fue mi intención—dijo Scorpius que se fue tras Naomi corriendo mientras los demás reían a carcajadas

Naomi no soportaba no reír mas, así que cuando entró al vestíbulo se echo a reír mientras otros la miraban como si fuera una loca, Scorpius la alcanzó y ella trató de poner cara seria.

—Que quieres, Scorpius—dijo Naomi imitando una voz de fastidio— No me puedes dejar sola un momento

—No—dijo Scorpius—quiero decir si, bueno yo...

Scorpius estaba harto de fingir indeferencia hacia aquella pelirroja que lo volvía loco hacia un par de años, su carácter tan suave y alegre, siempre con buenas ideas para las travesuras que hacían, así que no pudo mas la abrazo y la beso, Naomi se quedó sorprendida no sabía si corresponderle el beso o no.

— ¡Scorpius! —Dijo la voz de una muchacha de un extremo del pasillo

— ¡Naomi! —dijo otra muchacha del otro extremo

Una era Ninfa, la hermana menor de Scorpius, era muy parecida al chico excepto porque tenia el cabello mas rubio y rizado; y la otra era Kelly; Scorpius era el que menos le simpatizaba del grupo no sabía porque sentía un rencor hacia el chico si jamás le había echo nada, pero menos le gustaba que estuviera tan cerca de su hermana.

Ambos se separaron de inmediato, Naomi con los ojos muy abiertos y una expresión de sorpresa en el rostro.

—Que haces con esta sangre sucia—dijo Ninfa con asco

—Te he dicho mil veces que no es sangre sucia, es mestiza—dijo Scorpius enfadado— y que tampoco la llames así

—Naomi—dijo Kelly alejando a su hermana y hablando en voz baja—que demonios haces, sabes que a mama no le simpatizan bien los Malfoy

—Yo... no veo nada de malo en Scorpius—dijo NAomi mirando al suelo

—Es simplemente que es un Malfoy—replicó Kelly—nunca me ha simpatizado muy bien, pero no por el me voy a alejar del grupo.

—Déjame en paz Kelly, yo ya no soy una niña, no eres mama , ya te comportas como ella, siempre hablando sobre lo malos que son los Malfoy y lo que hicieron, pero Scorpius es diferente... el es…

Pero Kelly ya no pudo oír que mas era Scorpius porque en eso se acerco Ninfa con suma altivez.

—Escúchame bien, no te acerques a mi hermano, inmunda sangre sucia o ya veras… sin el resto del grupo no eres nada

Ninfa se alejó indignada y barriendo con la mirada a las gemelas, Naomi no dijo nada, los ojos le brillaron por unas lágrimas que querían salir, siempre había sido muy sensible pero en eso entraron los demás chicos.

—Que pasa, ¿preparando otra travesura sin nosotros? —preguntó Tonas

Naomi ya no podía soportarlo mas, los demás que habían presenciado la escena la miraban, la chica salió corriendo hacia la sala común de Slytherin.

—Que le pasa—pregunto Tons—a veces es muy rara

—Ahora, porque llora, se dio cuenta de que Scorpius no besaba bien-dijo Robert en broma para aclarar el ambiente tenso

—Ahora no Robert—lo interrumpió Scorpius muy serio y se dirigió también a la sala común de Slytherin—los veo luego. Son las seis y media, busco a Naomi y voy al lago con ella a las siete.

—De acuerdo. —dijo Robert. —Por cierto, perdona, solo era una broma… -dijo fingiendo una risa.

Scorpius les hizo un ademán con la mano, y se dirigió a las mazmorras. Lentamente bajó las escaleras, pues estaba tan oscuro que apenas podía verse nada. Así que para no caerse mientras descendía por las escaleras, sacó la varita y la acciono con <<Lumus>>.

—Mejor... —.pensó Scorpius.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La venganza del mal   Jue Mayo 28, 2009 1:53 pm

6
Colmillos de vampiro


Scorpius empezó a caminar escudriñado en la oscuridad, buscando la sala común de Slytherin. Ni siquiera la varita solucionaba gran cosa de la luz...

Dobló a la izquierda y siguió adelante. Entonces escuchó algo detrás de él y rápidamente se volvió. No, no había nada. Habría sido su imaginación. Volvió a seguir caminando dándose la vuelta nuevamente.

Entonces, apenas había dado dos pasos, cuando algo pasó. Algo empujo a Scorpius con una fuerza grandiosa contra la pared, haciéndole golpearse la cabeza contra la pared y cayéndosele la varita, que al dar en el suelo, se apago.

— ¡¿Quien hay ahí?! —gritó Scorpius sin poder ver nada.

Pero nadie respondió. Scorpius intentó ver algo adelantando un paso, pero seguían sin responder. Entonces, Scorpius pudo oír como una respiración agitada a centímetros escasos de él, y de inmediato unos pasos le informaron que estaba a su derecha.

Se dio la vuelta rápidamente, pero nada pudo hacer. Algo, le inmovilizó las manos, haciendo imposible poder defenderse. Un grito agudo y fuerte salió de su boca, al notar que unos dientes se clavaban en su cuello.

— ¡NOOOO! —gritó el muchacho intentando zafarse, pero perdía fuerza, y segundos después, cayo al suelo sin poder hacer nada.


***


—Scorpius tarda demasiado. —dijo Iromi mirando su reloj. —Ya son las siete y media.

— ¿Vamos a buscarlo? —pregunto Albus levantándose.

—Si, será una buena idea. —dijo Yuna levantándose también.

Juntos, los siete amigos cruzaron los jardines y abrieron la puerta principal del castillo. Sin perder más tiempo, se dirigieron hacia las mazmorras. Estaba completamente oscura.

— ¡Lumus! —dijeron Iromi y Robert a la vez.

—Buena idea... —susurró Kelly.

Todos los demás accionaron las varitas, y siguieron adelante. Unos pocos metros mas adelante, Iromi cayó con algo del suelo, y al mirar abajo, dio buen grito audible.

— ¡SCORPIUS! —gritaron los demás al verlo.

— ¡¿Que demonios le ha pasado?! —gritó Iaanita arrodillándose a su lado. — ¡Esta demasiado pálido y muy frió! —dijo asustada.

—Le... ¡le han mordido! —dijo Tonas atónito. —Y... su varita esta en el suelo ¡LE HAN ATACADO! —gritó asustado.

—Voy a buscar a Pomfrey y a McGonagall —exclamó Yuna de inmediato.

Yuna salio corriendo. Subió corriendo las escaleras de las mazmorras, y no tardó mucho en encontrarse subiendo la escalera del vestíbulo. Rápidamente, se dirigió primero a la enfermería, ya que no sabía la contraseña del despacho del director.

Pero algo la hizo detenerse antes de llegar, justo en el segundo piso. En el suelo, no muy lejos del despacho de transformaciones, había un pequeño charco de sangre. Extrañada, se arrodillo a su lado, y la toco. Si, no había duda, era sangre. Pero ¿al lado del despacho de Ted Lupin? ¿Habría sido él el que había atacado a Scorpius?

—Señorita Gómez, ¿Que hace tirada en el suelo? —pregunto una voz conocida a sus espaldas.

Se dio la vuelta, y se encontró con el semblante serio de la profesora McGonagall. Acordándose de que Scorpius seguía en las mazmorras, se levanto de golpe y agarrándola de la túnica, le dijo a la atónita profesora:

— ¡¡Profesora McGonagall...! -empezó yuna.

—Por dios, ¡tranquilícese! ¡Ni que hubiese visto un fantasma! —dijo soltándose de las manos de yuna.

—Pero profesora, han atacado a Scorpius, a Scorpius Malfoy. Está en las mazmorras, ¡esta muy mal!

Ante esto, la profesora McGonagall dio media vuelta y se dirigió sin tiempo que perder a la enfermería. Salió de ella con Pomfrey, y las tres bajaron a las mazmorras, donde los chicos, aun examinaban a Scorpius, algunos llorando, otros asustadísimos.

—Apártense. —dijo Pomfrey de inmediato.

Hizo aparecer una cama en el aire, y puso a scorpius en ella. De inmediato, la hizo levitar y la hizo volar hasta fuera de las mazmorras, seguida por Pomfrey y McGonagall.

Los chicos se miraron entre ellos.

— ¿Se pondrá bien? —preguntó Iaanita con su rostro surcado de lagrimas.

—Eso espero... —dijo Albus. —Es muy extraño, ¿Que pudo haber causado esa herida?

—Por dios, albus, ¡reacciona! —exclamó Tonas. — ¡Dos orificios en el cuello! Es una mordedura de vampiro, o de algo muy parecido a ello

—Chicos... —empezó Yuna.

—Piensa lo que estas diciendo ¡¿Vampiros en Howarts?! —replicó Albus enfadado.

—Chicos... —volvió a intentar Yuna.

—Según tu padre, y según nos has contado, ha habido incluso basiliscos. ¡¿Te sorprende que haya vampiros?! —dijo tons adelantándose enfadado.

— ¡CHICOS! He visto sangre enfrente del despacho de Ted Lupin cuando iba a buscar a Pomfrey —gritó Yuna haciéndose oír.

— ¿Como? —preguntó Kelly. — ¿Estas segura?

—Por supuesto. —dijo Yuna. —Deberíamos decirle a Naomi lo ocurrido.

Iaanita entró en la sala común de Slytherin. Minutos mas tarde, estaban los ocho reunidos en el vestíbulo, con una Naomi completamente horrorizada. Entonces, con una voz baja, Naomi dijo:

—Tenemos que ir a ver la sangre. Buscar pistas.

—Es cierto. —corroboró Albus. —No vamos a quedarnos de brazos cruzados.

Pero cuando llegaron al segundo piso, algo hizo que Yuna se desconcertara. Toda la sangre que había visto allí... curiosamente había desaparecido. Sus amigos la miraron extrañados. Pero Yuna dijo defendiéndose:

— ¡Es cierto, estaba aquí! —dijo indignada.

—Pues a no ser que la hayan limpiado, lo imaginaste, Yuna. —dijo Robert.

Mientras esperaban fuera de la enfermería, caminado como gatos enjaulados o sentados sobre el piso, hablaban tratando de encontrar alguna solución a lo que había pasado y acerca de la misteriosamente la sangre que estaba en la puerta de Lupin hubiera desaparecido.

—Chicos deben irse a sus respectivas casas— dijo la seora Pomfrey

Ellos la vieron, “de aquí no nos sacan” parecían decir sus miradas frías

-El esta bien, le hemos dado pociones para recuperar la sangre perdida, estará bien

Después de ello ingresó una ves mas a la enfermería, según ella los muchachos se fueron, seria inhumano tratar de separar a ese grupo, Iaanita miro a sus amigos y luego a Naomi que estaba tan pálida como un muerto (si ya era pálida ahora lucía mas) *esta chica esta mas jalada por Scorpius de lo que creía*

— Un vampiro aquí, pero como puede ser, los profesores se hubieran dado cuenta antes de su existencia

— Si es verdad, debe ser un vampiro con poderes raros— dijo Al

— O ser un mestizo, como para que no tenga todos los defectos y todas las virtudes de su raza— terminó Iaanita

Los amigos continuaron discutiendo, mientras algunos pensaban lo ocurrido

— Creen que pudo ser Ted Lupin— preguntó Robert

— La verdad lo dudo— dijo Iaanita

Los demás la vieron sorprendido,

—Pero la sangre en su puerta, nos lleva a el— dijo indignada Kelly

— O quieren que eso creamos— dijo Naomi

Los demás dieron una cabezadita.

— Porque crees que no es Lupin y quieren incriminarlo— dijo Albus

—Porque Lupin tiene sangre de hombre lobo en las venas, nació así, los hombres lobos y los vampiros no pueden unir sus sangres son enemigos naturales, y fuera así se autodestruiría, aunque fuera mestizo.

—Tienes Razón Naomi algo así creo que lo leí en un libro de texto de la biblioteca— dijo Yuna

— Si yo también lo leí— acotó Naomi—siempre me han interesado los vampiros… Creo que necesitamos estudiar este asunto, no me parece tan fácil, alguien está incriminando a Lupin, alguien que no sabe que es un hombre lobo, esto será como una de nuestras aventuras de bromas

Los demás amigos la miraron, tenía razón era como uno mas de sus preparaciones estudiadas para hacer alguna broma de mal gusto al puro estilo Gryffindor-Slytherin

— Déjenme pensar... creo que necesitamos informarnos mas sobre esto, formaremos grupos; uno que revise todo acerca de hombres lobo y vampiros en la biblioteca, que nadie se entere sería mejor, otro grupo que trate de averiguar chismes de los profesores, algo de sus vidas.

— ¿Porque un profesor? — preguntó Albus

—Al… no es tan fácil salir de noche, cuantas veces nos hemos hecho atrapar, hasta cogerle el truco, con tu capa y todo no siempre nos funcionaba el plan de escape, ¿recuerdas?— murmuró Iaanita

Todos sonrieron recordando algunos de las pocas veces que los atraparon con las manos en la masa.

—Creo que tiene que ser alguno profesor, prefecto, o premio anual que pueda pasearse de noche sin que lo castiguen, otro grupo debe patrullar de noche buscando, no atacando, viendo si hay algo fuera de lo normal o preguntáremos a fantasmas, armaduras, en fin lo que se nos ocurra para encontrar información

—Alguna otra cosa más — preguntó Tons

— Pues acoten ideas… vamos

Luego de unos minutos y de varias acotaciones de uno y otros estuvieron listos para una nueva aventura. Esperaron en la puerta, Albus y Naomi entrarían a ver a Scorpius mientras los demás vigilaban.

—Vamos. Vamos apúrense— Dijo Tons mientras escaneaban el lugar para no se atrapados.

Los chicos entraron en la enfermería, y se quedaron viendo a su amigo, con vendas en el cuello, aun empapadas en sangre, dormido, no hicieron ruido y se quedaron en silencio solo rogando que se pusiera bien
—Scorpius, estamos aquí, todos, recupérate pronto — le susurró Naomi a su oído

—Vamos tenemos que irnos— dijo una ves mas Albus

Cuando salieron el grupo se dispersó no podían hacer nada mas, solo investigar para que no le pasara a otro.

—Crees que se convierta en un vampiro— dijo la acongojada Naomi

—Es posible— susurró Albus

—Esperemos que solo hubiera servido de comida y que no lo haya convertido, lo averiguaremos mañana

Se despidieron de su amigo y las chicas entraron a su casa muy agradecidas de la caballerosidad de su amigo que los llevó hasta allí.

—Que pasó Iaanita que estas hecha una furia

—Es algo privado mejor que no te enteres, por ahora

Luego de algunas horas mientras dormían todos, Iaanita se levantó en silencio y tomó un bote de su caja de bromas, salió de la recamara y se dirigió a otra la habitación donde estaba la hermana de Scorpius, con mucho cuidado abrió su cajón de ropa interior y vació el contenido en polvo sobre la ropa interior y luego un hechizo salio de su varita, luego e eso se fue muy tranquila a dormir a su cama.

Al día siguiente, mientras se vestían se escuchó un horroroso grito que sacudió las vigas de Slytherin

— ¿Que paso? —se preguntaban todos

Salieron rápidamente a la sala común de su casa y ahí estaba, la hermana de Scorpius, sin pelo, con la cara verde, cubierta de granos violetas, y la ropa extrañamente deforme de las mangas y debajo de la falda salían tentáculos verdosos que no paraban de moverse, y para terminarla ella no dejaba de rascarse contra la pared como si todo el cuerpo le picara.

— Fuiste tu, sangre sucia— gritó a Naomi

— ¡Patizambo¡— gritó Iaanita sacado su varita un rayo de color blanco salió de su varita dándole de lleno en el pecho

Sus manos, pies y nariz empezaron a crecer tan rápido, hasta casi ser la mitad de su cuerpo, su nariz y manos eran tan pesadas que se había agachado por el peso

—Para tu información, no fue ella, estábamos en la enfermería con tu hermano a quien atacaron anoche, y no vuelvas a llamarla así

Y sin más las amigas salieron de la sala listas para empezar un nuevo día, y una gran investigación para ayudar a su amigo.
Volver arriba Ir abajo
Alexia

avatar


Hoja de personaje
Familia:: Sangre Limpia
Tribu: Kuang
Edad: 16

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Dom Jun 07, 2009 9:44 pm

7
Investigaciones


Naomi y Iaanita subieron al gran comedor donde se encontraron con el resto del grupo, todos decidieron sentarse en la mesa de Slytherin para planear mejor lo que iban a hacer, los demás los veían raro pues era algo muy extraño ver a un montón de Gryffindors sentados en la mesa de Slytherin.

— ¿Que haremos hoy? —preguntó Iaanita mientras se servia jugo de calabaza

—Seguir investigando—dijo Naomi—no quiero desconfiar del profesor Lupin pero cualquiera podría ser culpable… como dicen tiene sangre de hombre lobo… pero… todo puede ser posible

—No se—dijo Albus—Yo conozco a Teddy desde que nací y no seria capaz de hacerle algo así a un alumno y además ha vivido casi con nosotros toda su vida y jamás mencionó algo sobre vampiros o cosas así.

—Albus, Albus... que ingenuo eres amigo, podría haber sucedido en cualquier momento o que siempre lo están vigilando—dijo Tons

—Pues no... Pero...

—Además es hombre lobo—aclaró Yuna

—Pero el no es un hombre lobo—dijo Albus—y de eso si estoy seguro

Cuando terminaron de desayunar fueron a sus clases tenían primero DCAO y luego Transformaciones que todos habían tomado para sus éxtasis.

La clase de defensa contra las artes oscuras fue la más inusual que habían presenciado parecía que ya todo mundo sabia del ataque de Scorpius, así que el profesor les puso a practicar algunos hechizos para defenderse en caso de un nuevo ataque.
Los puso por parejas y practicaban pequeños duelos.

—Waith, Lane, son las siguientes—dijo señalando hacia la tarima que estaba allí.

— ¿nosotras? —preguntaron ambas desconcertadas

Ninguna quería enfrentarse a la otra, eran amigas y sería algo difícil, no les quedó más remedio que subir a la pequeña tarima.

—No seas tan cruel, Nao—le susurró Iromi preocupada a su amiga

—No te preocupes—le respondió Naomi sonriendo

Hicieron una reverencia alzaron sus varitas y se separaron unos pasos, se dieron la cara y se apuntaron con las varitas.

—3… 2… 1…

— ¡Expelliarmus! —gritaron las dos al mismo tiempo.

Naomi lo esquivó fácilmente ya que la puntería de Iromi no era muy buena.

— ¡Protego! —gritó Iromi retrocediendo unos pasos.

Naomi no quería atacar a su amiga, pero la mirada del profesor Taylor la taladraba.

— ¡Filipendo! —gritó Iromi apuntando a Naomi y lanzándola con intensidad hacia atrás.

Naomi le reprochó con la mirada a su amiga que se disponía a atacar de nuevo.

— ¡Rectusempra!

Un rayo de luz plateada se dirigió a Iromi que le dio de lleno en el pecho provocando que respirara con dificultad.

— ¡Desmaius!

Dijo Iromi con la mano sobre su pecho aun pero el hechizo fue a dar solo al suelo y luego sin previo aviso recibió otro impacto en el estómago cayendo de espaldas al suelo.

Naomi se volvió a apuntar con su varita a Iromi.

— ¡Basta, Lane! —Gritó Ben Taylor—No es necesario que sigas alardeando frente a toda la clase… o quieres acaso matar a la señorita Waith

—No… yo… nunca

Naomi fue hacia donde estaba tirada Iromi y le tendió la mano amistosamente ignorando el comentario de Taylor, Iromi sonrió y también le tomó la mano, las dos bajaron de la tarima y fueron hacia donde estaban sus otros amigos.

—Me vengaré algún día—dijo Iromi riendo, en broma

—De acuerdo— le respondió Naomi— te estaré esperando jajaja

Al finalizar la clase el profesor se dirigió hacia los ocho amigos que se encontraban allí recogiendo sus cosas rezagados de los demás pero su fin era investigar cualquier cosa aunque no sabían por donde empezar.

—Siento lo del señor Malfoy—dijo con voz trémula— yo que ustedes no confiaría mucho en Lupin, no sea que vuelva a pasar otro… contratiempo

— ¿Que quiere decir? —preguntó Naomi alzando una ceja

—Solo quería advertirles, no me dejan dar información sobre mis colegas, ahora si no les importa tengo que preparar hechizos protectores para el castillo... contra vampiros, ustedes saben...

Los ocho salieron desconcertados y mas confundidos que antes ¿Que había querido decir el profesor Taylor? ¿Porqué los alertaba contra Teddy? ¿Que era lo que tenia prohibido revelar?

— ¿Creen que sabe algo sobre el profesor Lupin? —preguntó Tonas después cuando estuvieron fuera del aula de transformaciones

—No lo se, aunque ahora que lo dicen a Teddy nunca le ha gustado la comida con ajo—dijo Albus

—Porque es un vampiro—dijo Iromi asustada—no deberían permitirle dar clases aquí

—O tal vez McGonagall no lo sabe—añadió RObert

Un par de minutos mas Teddy salió del aula, estaba muy extraño, como nervioso y cansado a la vez, un poco de mal humor tal vez.

—Entren—les dijo a los que esperaban fuera de su aula

Los ocho le dirigieron una mirada de profunda desconfianza, se sentaron lo mas cerca de el posible para examinar bien su comportamiento.

—Buenos días—saludó el profesor Lupin cuando entró—hoy vamos a practicar como trasformar una roca en un cuerpo. Alguien me puede decir para que nos serviría hacer eso, Lane.

-Para confundir al enemigo mientras escapa o para fingir su muerte y también podría ser para fingir que esta en dos lugares al mismo tiempo y nadie sospeche de usted, sobre lo que realmente hace en ese momento—dijo Naomi con un tono de voz poco usual—aunque eso es un poco cobarde

—si, pero muy útil, cinco puntos para Slytherin—dijo Lupin que parecía molesto con la contestación de Naomi y la fulminó con sus ojos que los llevaba azules en esa ocasión —es un poco complicado porque deben de concentrarse en lo que quieren transformar y que no salga deforme, observen ¡Corpius!

Sobre el escritorio la roca empezó a brillar y poco a poco fue tomando forma como si fuera una masa para hacer galletas y en unos minutos el cuerpo de Teddy estaba sobre el escritorio.

— ¡Envanezco! Muy bien les toca a ustedes, quiero que transformen su roca en un gato y no olviden concentrarse bien en lo que quieren lograr.

De un momento a otro la sala se lleno de ¡Corpius! nadie lograba hacer que la roca tomara otra forma así que Lupin les dejó como deberes practicar el hechizo.

—Profesor, que le pasó en la cara—inquirió Yuna

Teddy tenia un gran arañazo en la cara, el se sonrojo un poco y luego dijo.

—Seorita Gómez, eso no es asunto suyo

Por la tarde la señora Pomfrey les avisó que podrían ir a ver a Scorpius y así lo hicieron de inmediato, pero no entraron al instante ya que la familia de Malfoy estaban dentro.

Media hora de estar sentados fuera de la enfermería la puerta se abrió y los ocho se pusieron de pie, de allí salieron los padres del chico y su hermana que ya había recuperado su aspecto normal aunque según los demás no había diferencia.

— ¿Quienes son ustedes? —pregunto Draco Malfoy arrastrando las palabras mientras examinaba a cada uno con la mirada

—Somos amigos de Scorpius—dijo Tonas

— ¿Así que ustedes son la pandilla de vándalos con los que se junta mi hijo?—preguntó con cara de asco—vaya como no pude darme cuenta tu eres el hijo de Potter y ustedes dos, las gemelas Lane, inconfundibles mi hija me ha hablado de lo tuyo con Scorpius—dijo viendo a Naomi y luego a Ninfa que tenia la misma cara de su padre

La señora Malfoy era diferente, se parecía mas a Scorpius en su cara, pero en el aspecto era de su hija, tenia el cabello largo, rizado y rubio dorado con unos ojos verdes pero de expresión mas amable.

—Vemos, Draco, tenemos cosas que hacer—dijo tomando del brazo a su marido—además solo son chicos... ven

Los Malfoy se alejaron por el pasillo rumbo al despacho de la directora.

—Que tipo tan desagradable—dijo Kelly

—Vamos, entremos—los apuró Robert

Los ocho entraron a la enfermería, Scorpius estaba sentado sobre unos cojines y leyendo una revista de Quidditch parecía furioso pues hojeaba bruscamente las hojas.

— ¿Como estas, escorpión del mal? —preguntó Tons mientras se acercaban

—No me llames así—dijo Scorpius ofendido pero su expresión cambió un poco al ver a sus amigos—que hacen aquí

—Vinimos a venderte ranas de chocolate—dijo Tonas riendo—pues a que mas, creo que en lugar de sacarte sangre del cuello te la sacaron del cerebro

—Ya me quiero ir de aquí, pero la señora Pomfrey no me deja, le he dicho que si venia mi padre no lo dejara entrar...

—Ya hemos hablado de eso Scorpius—dijo Naomi—es tu padre

—Muy desagradable por cierto—añadió Kelly

—Lo se… ¿que les ha dicho?

—Nada—dijo Naomi fulminando a Kelly con la mirada

—Mejor dinos que paso ¿quien te atacó? —preguntó Iromi—nosotros estamos investigando y todo nos lleva a Ted Lupin pero no estamos seguros

—No se quien fue, solo recuerdo que iba a buscar a Naomi a las mazmorras y me tomaron por detrás, se me cayó la varita y no pude ver nada, quise defenderme pero era mas fuerte que yo... solo pude hacerle un rasguño y luego ya nada...

— ¿un rasguño dices? —pregunto Iaanita

Los ocho intercambiaron miradas, entonces se levantaron y salieron corriendo de la enfermería dejando a un Scorpius desconcertado.

— ¡Volveremos luego!!! —gritó Iaanita mientras salían...

Todos salieron de la enfermería, no dijeron nada. Por instinto cada uno se fue a su sala común a buscar algo que pudiera serle útil. Sin esperar un minuto se fueron al lugar donde se reunían siempre, cerca del lago. Se sentaron y miraron a Naomi, pero ella no fue la que habló.

—Bueno debemos dividirnos en grupos para vigilar al profesor Lupin, y buscar cada detalle. — dijo Kelly.

Todos la miraron, Kelly solo daba ordenes cuando eran cosas serias, las cuales eran muy pocas. Naomi miró a su hermana, sabía que su hermana era muy decisiva y nadie la haría cambiar.

—Tienes razón; Yuna, Iromi y Kelly busquen en la biblioteca...sobre vampiros hombres lobo lo que sea. — dijo Naomi.

—Iaanita y Tú vigilen los pasillos en especial cerca de las mazmorras— concluyó Kelly. — Y ustedes tres vigilan a Lupin. — refiriéndose a los chicos.

—Entonces empecemos ya— le dijo Albus.

Toda la semana se la pasaron vigilando al profesor Ted Lupin, los pasillos y buscando información sobre los vampiros y hombres lobo. El viernes por la mañana Scorpius salió de la enfermería.

Era la segunda semana de Octubre y el campeonato de Quidditch entre las casas ya iba a dar comienzo el primer partido seria Slytherin vs. Ravenclow.

Los chicos tuvieron que dejar su investigación por los entrenamientos de Naomi y Scorpius que eran todas las tardes, el clima invernal de octubre hacía casi imposible volar, el viento helado hería sus rostros y a veces la lluvia era fuerte pero por el ataque de Scorpius que jugaba de cazador los había retrazado en sus entrenamientos y solo les quedaba una semana.

Esa tarde del martes, todos los acompañaron al campo para observar el entrenamiento de los Slytherin.

—Soy un pésimo capitán—dijo nervioso Scorpius—no se que hacer, esos golpeadores son unos brutos, no pude entrenar a mi equipo antes y...

—No digas eso—dijo Iaanita—este sábado seguro ganaremos—además Naomi tomara la snitch, siempre la toma

—Y si son malos nos deja ventaja a los Gryffindor para ganar la copa—sonrió Tonas burlonamente y Scorpius lo fulminó con la mirada

Scorpius y Naomi salieron de los vestidores y se elevaron sobre sus escobas, el entrenamiento no fue mal pero tampoco del todo bien, el guardián Michael Sullivan era bueno. Pero a veces se le escapaba una cuando se ponía a observar a las chicas y lanzarles sonrisas picaras, Naomi era ágil y rápida, Scorpius también era muy bueno, mejor que los otros dos cazadores y los golpeadores eran un poco grandes y rudos y uno de ellos había lanzado una Bludgger hacia las gradas y casi le da a Tons en la cara por estar haciendo sus bromas fuera de lugar.

Al final cuando ya tenia media hora de haber empezado a llover Scorpius le ordenó al equipo regresar a los vestidores pues era un intento inútil seguir entrenando en esas condiciones.

—Estuvo fatal—dijo el chico mientras se secaba el cabello con una toalla— Mi padre me mataría si supiera que su hijo es pésimo capitán de Quidditch

—Estoy segura de que tu arrogante padre fue un inútil en cuanto a Quidditch se refiere, ya has oído a Albus—dijo Naomi que llevaba la toalla sobre la cabeza

—Si... pero

—No me vas a decir que te importa mucho, porque yo se que no es eso, no es que tenga nada en contra de tu padre, pero no me gusta muy bien...

— ¡Bueno ya basta, Naomi! —gritó Scorpius.

Naomi lo miro sorprendida y a la vez dolida, Scorpius nunca le había hablado de esa forma en todo el tiempo que lo conocía; en cambio Scorpius se sintió mal por haberle gritado, no había sido su intención pero era demasiado tarde, Naomi le tiró la toalla empapada en la cara y salió furiosa.

—Espera, no fue mi intención—la llamó Scorpius, quiso salir del vestidor pero se dio cuenta de que no llevaba camisa...

Naomi caminó tranquila y empapada por el vestíbulo, entonces escuchó un grito del otro lado y sacó su varita y corrió al origen de aquel alboroto, eran los gritos de una chica.

Ella fue al lugar de donde provenían los gritos y descubrió aterrorizada de que se trataba, una figura encapuchada mantenía a Yuna elevada por los aires con un hechizo y la estaba golpeando contra las paredes.

La chica intentaba frenar los golpes sin ningún resultado, solo conseguía que el encapuchado la golpeara mas fuerte. La varita de Yuna se encontraba a varios metros alejados de ella, por lo que intentar cogerla le resultaría inútil. Naomi apuntó al agresor con la varita.

— ¡Déjala en paz!— gritó Naomi con algo de temor en su voz.

La figura la miró, dejó caer a Yuna y salió corriendo.

Naomi se arrodilló junto al cuerpo inerte de su amiga, intentó reanimarla pero estaba inconsciente. Tenía múltiples heridas por todo el cuerpo debidas a los golpes y su larga melena castaña se encontraba esparcida sobre un charco de sangre.

Naomi no sabia que hacer, tenía que buscar ayuda, pero no quería dejarla ahí sola. Seguía pensando que hacer cuando Scorpius apareció por el pasillo seguido de los demás.

— Yuna— dijo Tons acercándose a ella cuando la vio tirada en el suelo

Tons se agachó y lo primero que izo fue tomarle el pulso en el cuello, se tranquilizo al ver que aun tenia pulso. En ese momento se dio cuenta de que tenía dos pequeñas heridas en el cuello.

— ¡Llamar a alguien! ¡Pedir ayuda!— le dijo Tons a sus amigos gritando.

Tardaron en reaccionar unos segundos, pero salieron corriendo Robert y Scorpius por el pasillo perdiéndose en la oscuridad, mientras que los demás se pusieron al rededor de Yuna. Tons le cedió su sitio a Iromi, levantándose con toda la túnica llena de sangre.

—Ha perdido mucha sangre—dijo Iromi mientras le examinaba— tiene varias heridas en la cabeza que le sangran mucho.

—No la toque, ni se te ocurra tocarla—dijo la voz de la señora Pomfrey que venía con la directora, acompañadas por Robert y Scorpius.

Iromi se levantó para cederle el sitio a la enfermera.

—Señores será mejor que se vallan a sus respectivas salas comunes, el toque de queda a sido impuesto por el momento por todo Hogwarts— les ordenó la directora McGonagall muy seria.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexia

avatar


Hoja de personaje
Familia:: Sangre Limpia
Tribu: Kuang
Edad: 16

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Dom Jun 07, 2009 9:47 pm

Los amigos se miraron un momento y salieron corriendo por el pasillo hasta salir de la vista de la directora. Pero no se fueron a sus respectivas salas comunes... con mucho cuidado de no ser vistos (todo gracias al mapa del merodeador) salieron del castillo corriendo asta llegar a la cabaña de Hagrid, Albus tocó a la puerta y Hagrid abrió con la ballesta en alto.

—a son ustedes—dijo como un poco desilusionado— pasen rápido.

Todos entraron en la casa de su viejo amigo Hagrid y se acomodaron como pudieron en su cabaña.

—Se puede saber ¿que están haciendo aquí? —Preguntó Hagrid mientras dejaba la ballesta en un rincón— es de noche, está lloviendo y por si no lo sabían, a habido un nuevo ataque. No deberían estar aquí. ¿Té? —preguntó enseñando una tetera.

Los amigos asintieron por lo del té.

—Sabemos que a habido un ataque— dijo Iaanita agachando la cabeza—atacaron a Yuna.

Hagrid se sorprendió al saber quien era la nueva víctima.

—Parece ser que alguien tiene cierta debilidad por ustedes—dijo Hagrid preocupado mientras servia el té.

—Creemos que es un vampiro—dijo Kelly con voz decidida.

— ¿Un vampiro? — preguntó sorprendido Hagrid—están locos, eso es imposible, un vampiro en Hogwarts, ¡eso es totalmente loco!— gritó Hagrid incrédulo.

—Hagrid sabes si algún profesor ha faltado hoy—preguntó Albus un poco cortado.

—El profesor Ted Lupin que a...-- pero Hagrid no terminó la frase. Se quedó mudo de repente.

— ¿Qué? ¿Que? — preguntó Naomi intrigada.

—nada, fuera de aquí, he hablado demasiado, tienen que irse de aquí ya- les ordenó Hagrid abriendo la puerta de la cabaña.

—Hagrid, tu sabes algo sobre Lupin y no nos quieres decir—dijo Naomi siguiendo a sus amigos—pero no nos importa lo averiguaremos aunque tardemos mas

—Entiéndalo bien—dijo Hagrid enfadado y preocupado por ese montón de chicos entrometidos —ustedes no son mas que alumnos aquí en Hogwarts y no tienen deber de andar por ahí buscando cosas que no les corresponde...

— ¡No nos podemos quedar con los brazos cruzados, cuando al parecer los que estamos en peligro somos nosotros! —le gritó Naomi también muy enojada

—Si, Hagrid, con o sin tu ayuda—terminó Iaanita

Hagrid suspiro resignado, el semigigante sabía que no podía hacer nada para impedir que los chicos dejaran aquel asunto por la paz, hacía ya muchos años que se había enfrentado contra unos chicos igual de testarudos y de raros, había hecho todo lo posible por dejarlos fuera de los asuntos de Hogwarts pero al final habían resultado ser los mas grandes héroes del mundo mágico... pero ahora era diferente... o quizás no tanto...

—No lo puedo creer—farfulló Tons mientras volvían al castillo empapados por la lluvia que parecía no importarles en lo mas mínimo—Hagrid sabe cosas que no nos quiere decir, los profesores ocultan algo...

—Que nosotros nos encargaremos de averiguar—terminó Albus

Los ocho entraron al castillo revisando continuamente el mapa del merodeador para no ser vistos, en el vestíbulo se separaron y cada uno se fue a su sala común, los pasillos estaban oscuros pero no pensaban que pudieran atacarlos pues aquel vampiro que rondaba Hogwarts no se arriesgaría a atacar a varios al mismo tiempo y arriesgarse a ser visto.

Los de Slytherin bajaron hacia las mazmorras, allí era mas frió que en el resto del castillo, Iaanita y Naomi ya estaban empezando a temblar cuando escucharon un ruido.

—No bajen sus varitas—dijo Scorpius a la defensiva— ¡Déjate ver, cobarde!

—Baje la varita señor Malfoy—dijo la voz del profesor Taylor por detrás de ellos que se sobresaltaron y se les erizaron los cabellos de miedo— Se supone que ustedes tres deberían haber estado en sus salas comunes haces dos horas

—Teníamos cosas que hacer—dijo Iaanita

—Y usted que hace aquí—inquirió Naomi con el tipo de voz meticulosa que usaba cuando sospechaba de la gente y la interrogaba— ¿Porque acechando las mazmorras, profesor?

—No es asunto tuyo ni de tus amigos, soy un profesor...

—pero si no me equivoco a usted le han enviado patrullar el séptimo piso y no las mazmorras

—Es verdad, pero buscaba al profesor Lupin que no lo he visto desde que Slytherin terminó su entrenamiento, la ultima vez salió muy deprisa de su despacho, tal vez no se podía controlar mas... pero lo mejor... será que regresen a su Sala Común y la próxima vez que los vea fuera después del toque de queda los castigaré...

—Esta bien—dijo Scorpius—aunque ya estamos acostumbrados a los castigos, no nos afecta mucho, solo que perdemos tiempo

Los tres se alejaron por el pasillo hasta llegar al muro de su sala común, cuando entraron estaba abarrotada de alumnos aburridos, entonces se percataron de que un gran anuncio estaba colgado en el tablón y casi ocupaba gran parte, se acercaron para leerlo y no pudieron evitar sorprenderse y mirarse unos a otros cuando terminaron de leer.

—Están desesperados, ¿eh? —dijo Iaanita asombrada.

En el letrero, con letras grandes y bien visibles, rezaba:

A partir de ahora, la hora de queda seis y media de la tarde. Cada vez que se vea a un alumno fuera de su sala sin compañía de profesores, se le descontara 50 puntos a su casa. Los profesores los acompañaran a las aulas para evitar incidentes. La biblioteca se cerrara a las seis. Espero que se cumpla, porque las consecuencias de desobedecer estas normas, podría acarrear la expulsión.

—La verdad es que ya ha habido dos ataques. Esto se les escapa de las manos. —coincidió Naomi. —Y si seguimos así…

Los amigos se miraron un momento y salieron corriendo por el pasillo hasta salir de la vista de la directora. Pero no se fueron a sus respectivas salas comunes... con mucho cuidado de no ser vistos (todo gracias al mapa del merodeador) salieron del castillo corriendo asta llegar a la cabaña de Hagrid, Albus tocó a la puerta y Hagrid abrió con la ballesta en alto.

—a son ustedes—dijo como un poco desilusionado— pasen rápido.

Todos entraron en la casa de su viejo amigo Hagrid y se acomodaron como pudieron en su cabaña.

—Se puede saber ¿que están haciendo aquí? —Preguntó Hagrid mientras dejaba la ballesta en un rincón— es de noche, está lloviendo y por si no lo sabían, a habido un nuevo ataque. No deberían estar aquí. ¿Té? —preguntó enseñando una tetera.

Los amigos asintieron por lo del té.

—Sabemos que a habido un ataque— dijo Iaanita agachando la cabeza—atacaron a Yuna.

Hagrid se sorprendió al saber quien era la nueva víctima.

—Parece ser que alguien tiene cierta debilidad por ustedes—dijo Hagrid preocupado mientras servia el té.

—Creemos que es un vampiro—dijo Kelly con voz decidida.

— ¿Un vampiro? — preguntó sorprendido Hagrid—están locos, eso es imposible, un vampiro en Hogwarts, ¡eso es totalmente loco!— gritó Hagrid incrédulo.

—Hagrid sabes si algún profesor ha faltado hoy—preguntó Albus un poco cortado.

—El profesor Ted Lupin que a...-- pero Hagrid no terminó la frase. Se quedó mudo de repente.

— ¿Qué? ¿Que? — preguntó Naomi intrigada.

—nada, fuera de aquí, he hablado demasiado, tienen que irse de aquí ya- les ordenó Hagrid abriendo la puerta de la cabaña.

—Hagrid, tu sabes algo sobre Lupin y no nos quieres decir—dijo Naomi siguiendo a sus amigos—pero no nos importa lo averiguaremos aunque tardemos mas

—Entiéndalo bien—dijo Hagrid enfadado y preocupado por ese montón de chicos entrometidos —ustedes no son mas que alumnos aquí en Hogwarts y no tienen deber de andar por ahí buscando cosas que no les corresponde...

— ¡No nos podemos quedar con los brazos cruzados, cuando al parecer los que estamos en peligro somos nosotros! —le gritó Naomi también muy enojada

—Si, Hagrid, con o sin tu ayuda—terminó Iaanita

Hagrid suspiro resignado, el semigigante sabía que no podía hacer nada para impedir que los chicos dejaran aquel asunto por la paz, hacía ya muchos años que se había enfrentado contra unos chicos igual de testarudos y de raros, había hecho todo lo posible por dejarlos fuera de los asuntos de Hogwarts pero al final habían resultado ser los mas grandes héroes del mundo mágico... pero ahora era diferente... o quizás no tanto...

—No lo puedo creer—farfulló Tons mientras volvían al castillo empapados por la lluvia que parecía no importarles en lo mas mínimo—Hagrid sabe cosas que no nos quiere decir, los profesores ocultan algo...

—Que nosotros nos encargaremos de averiguar—terminó Albus

Los ocho entraron al castillo revisando continuamente el mapa del merodeador para no ser vistos, en el vestíbulo se separaron y cada uno se fue a su sala común, los pasillos estaban oscuros pero no pensaban que pudieran atacarlos pues aquel vampiro que rondaba Hogwarts no se arriesgaría a atacar a varios al mismo tiempo y arriesgarse a ser visto.

Los de Slytherin bajaron hacia las mazmorras, allí era mas frió que en el resto del castillo, Iaanita y Naomi ya estaban empezando a temblar cuando escucharon un ruido.

—No bajen sus varitas—dijo Scorpius a la defensiva— ¡Déjate ver, cobarde!

—Baje la varita señor Malfoy—dijo la voz del profesor Taylor por detrás de ellos que se sobresaltaron y se les erizaron los cabellos de miedo— Se supone que ustedes tres deberían haber estado en sus salas comunes haces dos horas

—Teníamos cosas que hacer—dijo Iaanita

—Y usted que hace aquí—inquirió Naomi con el tipo de voz meticulosa que usaba cuando sospechaba de la gente y la interrogaba— ¿Porque acechando las mazmorras, profesor?

—No es asunto tuyo ni de tus amigos, soy un profesor...

—pero si no me equivoco a usted le han enviado patrullar el séptimo piso y no las mazmorras

—Es verdad, pero buscaba al profesor Lupin que no lo he visto desde que Slytherin terminó su entrenamiento, la ultima vez salió muy deprisa de su despacho, tal vez no se podía controlar mas... pero lo mejor... será que regresen a su Sala Común y la próxima vez que los vea fuera después del toque de queda los castigaré...

—Esta bien—dijo Scorpius—aunque ya estamos acostumbrados a los castigos, no nos afecta mucho, solo que perdemos tiempo

Los tres se alejaron por el pasillo hasta llegar al muro de su sala común, cuando entraron estaba abarrotada de alumnos aburridos, entonces se percataron de que un gran anuncio estaba colgado en el tablón y casi ocupaba gran parte, se acercaron para leerlo y no pudieron evitar sorprenderse y mirarse unos a otros cuando terminaron de leer.

—Están desesperados, ¿eh? —dijo Iaanita asombrada.

En el letrero, con letras grandes y bien visibles, rezaba:

A partir de ahora, la hora de queda seis y media de la tarde. Cada vez que se vea a un alumno fuera de su sala sin compañía de profesores, se le descontara 50 puntos a su casa. Los profesores los acompañaran a las aulas para evitar incidentes. La biblioteca se cerrara a las seis. Espero que se cumpla, porque las consecuencias de desobedecer estas normas, podría acarrear la expulsión.

—La verdad es que ya ha habido dos ataques. Esto se les escapa de las manos. —coincidió Naomi. —Y si seguimos así…


***

—Esto nos complicará demasiado la investigación. —decía Tons a sus amigos en la Sala Común de Gryffindor.

Acababan de entrar en la sala común después del incidente, y habían visto aquel letrero colgado. Tons, se había reunido con los demás en una esquina apartada para hablar. Al parecer, todos estaban de acuerdo con él.

—Si. —dijo Kelly.

—Si tenemos que ir a todas partes con profesores, y nos tenemos que recoger temprano, apenas nos dará tiempo para nada, no nos dará lugar a descubrir si es ted o no —dijo Iromi indignada.

—Aun tenemos la capa invisible. —recordó Albus. —Y el mapa del merodeador.

—Es cierto... —dijo Tonas. —Pero solo ahora tres personas máximo... ¿que haremos mientras los demás?

— ¿Por que no usamos ambos? —preguntó Kelly. Los demás la miraron. —Mientras tres están invisibles, no los pueden ver los de guardia. Y mientras, los demás vamos con el mapa del merodeador. Podríamos ver cuando alguien se acerca y escondernos. —sugirió.

—Aun así lo tendríamos crudo... —dijo Robert suspirando.

—Pero aun así, no desistiremos. -dijo Tons serio. —Tenemos que llegar al final de este asunto.

Asintiendo, y somnolientos, se fueron a dormir cuando la noche estaba ya demasiado entrada. Las pesadillas perturbaban sus sueños, con vampiros, atacados, incluso muertos.

Entonces, Tonas despertó sobresaltado. No por la pesadilla, sino porque Peeves le había hecho despertar. Cuando Tonas le descubrió, Peeves salió atravesando la puerta y desapareció.

Enfadado, se asomó a la ventana. Empezaba a amanecer. Miró su reloj. Eran las seis de la mañana. Entonces, divisó algo. Algo entre los jardines de Howarts. Una sombra andaba nerviosamente hacia el castillo. Tonas pego la cara al cristal. Entonces pudo ver quien era.

— ¡Teddy lupin! —dijo asombrado. — ¡Albus, Robert, despierten, rápido!

— ¿Que pasa? —dijo Albus bostezando.

Robert no se despertó, así que al menos, Albus si lo vería. Tonas le señaló al exterior, y Albus miró. Cuando lo vio, abrió la boca asombrado. Teddy Lupin desapareció cuando llego a la puerta principal. Albus y Tonas se miraron.

— ¿Lo has visto, no? No lo he soñado... —dijo Tonas.

—No, yo... también lo he visto. —dijo Albus. -Esto apoya nuestro criterio sobre Lupin. Algo oculta. No lo creía de ese tipo de personas. —dijo triste. —Tenemos que contárselo a los demás.

—Aun es muy temprano. —dijo Tonas bostezando. —Volvamos a dormir.

Cuando ya había aclarado el día, en el desayuno, Iaanita, Scorpius y Naomi fueron a la mesa de Gryffindor, donde Tonas y Albus, les pusieron al corriente de lo que habían visto por la noche. Como habían supuesto, el resto de sus amigos encontró aquella información muy reveladora. La primera en recuperarse del shock fue Naomi, que fue la que hablo:

—Perfecto. —los demás le miraron. -Ahora tenemos una base sólida. Ahora sabemos que oculta algo. Ahora es cuando tenemos que tomarnos la investigación en serio...

La puerta del gran comedor se abrió y entro la profesora McGonagall. Andaba bastante seria, y al parecer, frunciendo el entrecejo. Rápidamente, se dirigió hacia Ted, y le dijo algo al oído. Instantáneamente, Teddy salio del gran comedor junto con McGonagall.

— ¿Que le habrá dicho?—preguntó Kelly.

— ¿Les seguimos? —dijo Albus sacando su capa invisible, lo suficiente para que solo ellos pudiesen verla...

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexia

avatar


Hoja de personaje
Familia:: Sangre Limpia
Tribu: Kuang
Edad: 16

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Dom Jun 07, 2009 9:50 pm

8
Quidditch


Un encapuchado caminaba lentamente por el bosque, aunque la noche era oscura, el caminaba como si viera a la luz del día, continuó internándose en la arboleda, hasta que alguien de entre los árboles salió.

—Por fin llegas, ¿me trajiste lo que necesito?

El encapuchado sin comentar nada le entregó una botella, con un liquido rojo en su interior, aparentemente sangre

—Ya no quieres alimentarme, ¿que te ocurre? acaso tienes miedo de mi

—Deja de decir absurdos, no te temo y lo sabes, puedo competir tranquilamente contra ti, y no me agrada darte de comer de mi propio cuerpo, tu contacto me asquea

—Pero deberías comer por los dos— dijo con guasa riendo de su situación

—Pues estas a dieta, si necesito alimento como hasta ahora, será fácil descubrirme

—Culpa al licántropo que para eso está

—Acaso olvidas que es allegado a Potter y no hablo de Albus o James Potter sino de Harry Potter, si quieres que te descubran yo me lavo las manos

—¡Somos Mortífagos y nos estamos escondiendo! — dijo completamente contrariada

—No nos escondemos por gusto, es solo estrategia

—Deberíamos actuar lo mas antes posible—Dijo Bellatrix fuera de si—quiero matar, quiero torturar, primero que nada a esos estupidos mocosos, me quiero vengar por lo que le hicieron a mi amo...

—Calma—le dijo el con voz aburrida—todo a su debido tiempo, ya veras, sabes perfectamente que son mas fuertes que nosotros antes debemos encontrar ese libro que esconde los secretos que necesitamos…

—Esta bien—dijo resignada sentándose sobre un tronco caído—pero que sea lo antes posible...

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexia

avatar


Hoja de personaje
Familia:: Sangre Limpia
Tribu: Kuang
Edad: 16

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Dom Jun 07, 2009 9:52 pm

***


Mientras tanto en el castillo Albus, Naomi y Tonas volvían corriendo hacia el vestíbulo.

— ¿Que pasó? —Preguntó de inmediato Iromi

—Los perdimos, todo por culpa de Peeves—dijo Tonas

— ¿Hacia donde se dirigían? —Preguntó Iaanita

—Hacia el tercer piso, entraron por una puerta pero ya no los pudimos seguir—contestó Naomi—Por cierto ahora que recuerdo nunca hemos ido por allí.

—Una puerta, jamás hemos estado allí, profesores misteriosos...-recito Iaanita con detenimiento mientras se paseaba de un lado a otro—ocultan algo en el tercer piso...



Los días iban pasando, y no había habido ningún ataque mas, ni aparecido nada de sangre por algún rincón, y aunque lo haban intentado en mas de una ocasión y de todas las formas que se les ocurrió los profesores con Ted Lupin no haban regresado al tercer piso

Todo este tedio, haba tenido el efecto de dejar por el momento a Lupin, y continuar su búsqueda por todo el colegio, la biblioteca y haciendo preguntas de manera casual para que no se dieran cuenta que aun buscaban, seguían investigando pero nada fuera de su lugar o extraño sucedía, a no ser que se tomara en cuenta que luego del ataque a Scorpius y de Yuna no haban hecho ninguna de sus habituales travesuras, y muchos ya lo extrañaban

En el colegio se encontraban de mejor humor y relajados, pensando que lo ocurrido solo fue fruto de un fortuito accidente, pero aun estaban vigentes algunas normas para los estudiantes, como el hecho de no poder caminar solos por los pasillos en especial al caer la noche.

Todos se movían en grupos compactos de amigos y conocidos, claro que con algunas acepciones.

Iaanita estaba más feliz que en toda su vida, su mejor amiga estaba iniciando lo que parecía un prometedor romance con Scorpius, y aunque no se hubieran dado cuenta, el resto del grupo si notaba que pasaban mas tiempo juntos, y ella como buena amiga se alejaba discretamente para que la cosa marchara, con respecto a Kelly, ella iba por el mismo camino, claro que aun rechazaba al pobre de Albus, pero luego de una conversación con el o pelea lo primero que pasar tenia una sonrisa en la boca que no podían quitársela.

El resto estaba feliz por ellos, pero, Robert se había vuelto un poco mas serio después de eso y cuando alguien le preguntaba respondía que era por lo de los vampiros. Además de eso, ahora que la cosa del romance había llegado al grupo, cada uno por su parte empezaba a fijarse un poco mas en el sexo opuesto o al menos eso parecía, dentro de su limitado tiempo, de búsqueda acerca del ataque, tareas, amigos.

Tons y Robert aun en grupo y conversando entre ellos, como todos buenos Gryffindors, Yuna junto a Iromi de la misma forma, junto al grupo Iaanita, aunque como siempre un poco alejada de ellos pero una parte del todo.

En fin, como la cosa iba bien en todos los sentidos, al parecer lo único preocupante seria el próximo partido de Quidditch, entre dos casas rivales, Slytherin contra Ravenclow, y sus dos amigos competían, y ella como buena Slytherin haba pasado algunas horas observando la practica de la otra casa, para advertir de algunos datos que podían ayudar a sus amigos: como el hecho que la escoba de su portero corcoveaba a la derecha, que el cazador derecho aparentemente tenia un dolor en el brazo lo que evitaba que sus golpes y lanzamientos fueran dolorosos y finalmente que el bateador del lado izquierdo aparentemente necesitaba lentes, solo dios sabía que había estado haciendo para tener una conjuntivitis como aquella

Así pensando se encaminó hacia la entrada de su sala común subterránea, para hablar con ellos e indicarles sus descubrimientos y así ayudarlos, no poda ser trampa usar un poco de trabajo de la inteligencia ¿verdad?

—Así es que por fin estas sola, que interesante novedad— comento alguien a su espalda

Iaanita volteó a verlo en actitud de guardia, se le había borrado la sonrisa de la cara,

Maldición como se pudo olvidar que esas despreciables alimañas eran de Slytherin pensó mientras los miraba detenidamente

Allí estaba el líder de otro grupo Blaicie Zabini, un chico muy atractivo, tenia que admitirlo, pero su forma de hablar y altanera enloquecía a todos, dejándolo apartado con su grupito de secuaces, junto a él una rubia y una morena despampanante que no eran otras que la hermana de Draco y Pansy Dreck (Hija de Pansy Parkinson), mas allá otros a los que conocía de vista pero de nada mas ya que no estaba en su casa, pero haba coincidido con algunos de ellos, dentro de todos, el mas llamativo, un chico alto de ojos verdes y pelo negro ondulado, muy atractivo, que le recordaba vagamente haberlo visto antes.

—Considerando que te tengo aquí presente y tu compañía es un cumplido estar sola

—Aun tienes que pagarme lo que me hiciste, mayonesa— le dijo la rubia despectivamente a Iaanita

—Por lo menos puedo hacer salsa golf, tu de gusano de gaviota no pasas— contraatacó

— ¿Qué es lo que pasa con tigo? No puedo creer que el sombrero te escogiera para Slytherin eres definitivamente insignificante— Dijo la morena miándola de arriba hacia abajo

De acuerdo la ropa que Iaanita usaba no le quedaba muy bien que digamos, no era como las de sus amigas que las hacia verse como TOP model, ella escogida bajo estrictos criterios de comodidad, en ese momento su túnica de trabajo estaba manchada con colores

—Te aseguro que no es mi intención quedar hipodérmica y azul como estas ahora Pansy

—Y que haces aquí sola de todas maneras, no están tus caballeros templarios Gryffindors a la vista

— !Cielos!, ¿tienes cerebro?, ¡te diste cuenta! ellos son caballeros tu una sabandija le respondí mirándolo a los ojos lista para atacar y acariciando en su mano la varita

—Ya veras...

—Blaicie, déjala en paz de una vez llegaremos tarde a la junta con McGonagall— surgió una voz del grupo de amigos

El otro volteando para ver a su compañero, que resultó ser el Ravenclow de ojos verdes, muy bien dijo Zabini, mientras intercambiaban una mirada de entendimiento y complicidad y se alejo con la mayora de sus amigos

*Es mi impresión o ese tipejo no habrá dejado una pelea de ese modo, esto merece mas estudio* se dijo a si misma Iaanita

—Hola, ya nos conocemos, pero nunca nos habían presentado: soy Tomas Rokwood

*¿Rokwood? ese nombre le sonaba de algún lado*

—Em... si claro, de algunas clases ... ¿la de?

—Encantamientos— terminó el muchacho

—Si, creo que si, encantada— dijo alargando la mano y estrechándosela

— ¿Que es lo que escribes?— preguntó señalando un cuaderno en sus manos

—Ha... Esto... es mi cuaderno de dibujo

— ¿Tu cuaderno de dibujo? No sabía que dibujabas

—Es una de mis muchas habilidades...disculpa la grosería pero tengo que irme... nos vemos luego...ok

—Si claro cuando quieras— dijo a medida que ella se alejaba

Mejor no quería que viera su cuaderno y viera los bocetos de los jugadores de Ravenclow en sus maniobras de entrenamiento, no era muy inteligente mostéesela a uno de esa casa que era el símbolo que llevaba en su pecho, y además parte del grupo de Zabini, y que de alguna forma se comprendían y entendían; todo esto de ola a chamusquina, y le daba la impresión que acababa de conocer a enemigos naturales.



El día del comienzo de la liga de Quidditch entre las casa había llegado y con ello el primer partido, el cual era esa mañana, Slytherin y Ravenclow se enfrentarían esa mañana bajo una llovizna que caía ahora, el comedor estaba a rebosar , todos los estudiantes habían bajado al mismo tiempo a desayunar, en ese momento el gran comedor estaba dividido en dos grupos... los que apoyaban al los Slytherin y los que apoyaban a los Ravenclows, ya que Naomi y Scorpius jugaban en el equipo de Quidditch, los demás iban con camisetas con los colores y el escudo de Slytherin.

Estaban todos juntos sentados en una de las mesas apretujados para que cupiesen todos, la mayoría de los alumnos del colegio seguían mirándoles... llevaban seis años haciendo eso, yendo siempre juntos y aun no dejaban de mirarles, sobre todo los de primero.

—Señor Linz—dijo una voz que reconoció enseguida.

Los demás miraron atrás con expresión de pánico. La voz era claramente la de McGonagall. Tons se dio la vuelta al igual que Robert e Iaanita, allí estaba la profesora delante del mirándolo con expresión seria

— Acompáñeme por favor— dijo mientras se daba media vuelta y comenzaba a andar por el gran comedor.

Tons no tuvo otro remedio que levantarse y seguirla dejando atrás a sus ocho amigos murmurando en voz baja. Caminaron durante un buen rato sin mediar palabra alguna hasta que llegaron a su despacho. McGonagall se sentó detrás de su escritorio mientras que Tons se sentó enfrente.

—Coge un pastel Linz— le dijo ofreciéndole un plato lleno de pasteles de calabaza.

—Gracias— le dijo Tons cogiendo uno y llevándoselo a la boca.

—Le he traído aquí señor Linz para hacerle una propuesta—le dijo McGonagall con expresión menos seria— quería proponerte si te gustaría ser nuestro nuevo comentarista— le propuso tranquilamente McGonagall.

A Tons se le callo el trozo que le quedaba de pastel que no se había comido aun.

—Por supuesto que si—le contestó con entusiasmo—será todo un placer.

—Sígame entonces—le dijo mientras se levantaba.

Tons se levantó y la siguió durante todo el camino asta el estadio, durante el camino se encontró con sus amigos, pero no tuvo oportunidad de hablar con ellos, pero se dio cuenta de que hablaban de él y lo que tenía que haber hecho para que lo castigasen, se alejó de ellos y subió al estadio hasta la grada de los profesores donde se sentó delante del todos enfrente del marcador y del micrófono mágico, aquello era maravilloso, lo único malo era que tenia a McGonagall sentada detrás.

Desde allí veía perfectamente el campo y las otras gradas a la maravilla, a lo lejos, pudo vislumbrar como sus amigos en una grada lejos de la suya... destacaban por que estaban en medio de una marea de Ravenclows, vestidos con las camisetas de Slytherin.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexia

avatar


Hoja de personaje
Familia:: Sangre Limpia
Tribu: Kuang
Edad: 16

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Dom Jun 07, 2009 9:53 pm

Tons se aclaró la garganta y encendió el micrófono.

— BUENOS DIAS A TODOS, HOY COMIENZA LA NUEVA TEMPORADA, CON MIGO, SU NUEVO COMENTARISTA... TONS...LINZ, HOY VEREMOS UN MARAVILLOSO PARTIDO... SLYTHERIN... CONTRA RAVENCLOW... — grandes gritos salieron de las dos aficiones cuando fue nombrado su equipo— AQUI LLEGA EL EQUIPO DE.... SLYTHERIN... — el equipo vestido con el uniforme verde plata entró en el capo montado en sus escobas— COMO BUSCADORA... NAOMI LANE. LOS CAZADORES SON... SCORPIUS, SU HERMANA NINFA Y SIENNA. COMO GOLPEADORES ALFRED Y DEREK, Y POR ULTIMO COMO GUARDIAN MICHAEL SULLIVAN...!!! — los aficionados de el equipo de Slytherin con cada nombre que Tons pronunciaba, por el contrario los seguidores de RAVENCLOW los estaban abucheando— Y AQUI LLEGA EL EQUIPO DE RAVENCLOW... COMO BUSCADOR DEL EQUIPO... CHARLY NICHOLS. LOS CAZADORES SON LOS SIGUIENTES... BRENDA... ELLIOT Y EMILY. LOS GOLPEADORES ENCARGADOS DE PROTEGER AL EQUIPO SERAN... ANDREW Y BRYANA, Y POR ULTIMO EL GUARDIAN DEL EQUIPO ES EVANS....!!! —ahora era la afición de Ravenclow la que coreaba los nombres de los jugadores de su equipo y la de Slytherin la que los abucheaban— LOS JUGADORES SE PONEN ES SUS POSICIONES Y EL SEÑOR WOOD SALE AL CAMPO DE JUEGO, SUELTA LAS PELOTAS, Y COMIENZA EL JUEGO, SCORPIUS COJE LA QUAFFLE, SE LA PASA A SU HERMANA Y... HOO UNA BLUDGGER ENVIADA POR EVANS LA DERRIBA DE LA ESCOBA...!!! —un abucheo salio de las gradas donde estaban la afición de Slytherin— ESO ES TRAMPA, PENALTI...!!!.

—Linz, ya basta, no haga eso— le gritó McGonagall a Tons regañándolo.

Tons se disculpo con una sonrisa picara y continuó con el partido

— SLYTHERIN RECUPERA LA QUAFFLE A MANOS DE SIENNA, ESQUIVA A UN CAZADOR DE RAVENCLOW Y SE LA PASA A SCORPIUS, ESQUIVA A ELLIOT TIRA AL ARO CENTRAL... QUE PENA EL GUARDIAN LA COJE Y SE LA PASA ELLIOT QUE AVANZA CON LA QUAFFLE. PERO SLYTHERIN LA RECUPERA CON UN HABIL MOVIMIENTO DE SIENNA QUE SE LA PASA A SCORPIUS Y... ¡¡DIEZ PUNTOS PARA SLYTHERIN!!— Tons subió diez puntos al marcado de Slytherin. —Y ALLI VAN NUEVAMENTE LOS DE RAVENCLOW, NO SLYTHERIN, ¡AUCH! ESA BLUDGER DEBIO HABERTE DOLIDO SCORPIUS, ESO TE PASA POR NO QUITARLE LA VISTA DE ENCIMA A NAO… HAY NO AVISAS CUANDO SERA LA BODA

—Linz si no te callas cambiaré de comentarista, te lo advierto—dijo McGonagall amenazadoramente

—Lo siento profesora, esque es la verdad—dijo Tons— ALLI VA ELLIOT HACIA LA PORTERIA DE SLYTHERIN, BUENA ESQUIVADA DE LA BLUDGGER, LE PASA LA QUAFFLE A BRENDA Y A BRENDA SE LA QUITA NINFA MALFOY VAYA MANERA TAN SUCIA DE JUGAR ¡ARPIA ESO NO SE HACE!

—Linz es la última vez que te lo advierto—dijo McGonagall—deja tus bromas y comenta de una vez

—Jejeje—rió Tons nerviosamente—Solo doy información complementaria, directora. BUENO DESPUES DE ESTA INTERRUPCION DE LA DIRECTORA… JEJEJE ERA BROMA PROFESORA… EMILY LLEVA LA QUAFFLE Y SE LA LANZA A BRENDA Y… RAVENCLOW ANOTA UN GOL.

Scorpius se dirigió furioso hacia Sullivan que le habían metido gol por estar alardeando con unas chicas de las gradas.

Después de un rato el marcador iba 160 a 60 favor Ravenclow, todos los jugadores de Slytherin estaban furiosos con Michael Sullivan porque las cazadoras aprovechaban su pequeña debilidad y le coqueteaban así lograban anotar goles con facilidad.

Mientras los cazadores y golpeadores se daban con todo en el campo Naomi y Charly daban vueltas alrededor en busca de la pequeña bola dorada, Naomi había visto la Snitch en un par de ocasiones pero la primera la había dejado ir pues Charly estaba mucho mas cerca de ella y se dispuso a distraerlo para que la snitch se perdiera de vista, la segunda una Bludgger le pasó por la cabeza y cuando Scorpius la empujó a un lado la perdió de vista.
Si el guardián de Slytherin seguía coqueteando con todas las chicas y ella no se daba prisa perderían el partido, la desesperación la invadió.

—EVANS NO PUEDE PARAR ESA Y SCORPIUS MARCA 160 A 70—gritaba Tons ya había dejado de hacer sus bromas pues el partido se ponía cada vez mas emocionante— LOS SLYTHERIN PARECEN DESESPERADOS, SIENNA LE QUITA LA QUAFFLE A EMILY MIENTRAS ESQUIVA POR POCO UNA BLUDGGER, AHORA EN POSECION DE RAVENCLOW… ¿QUE ES ESO? PARECE QUE NAO HA VISTO LA SNITCH…

Efectivamente Naomi había visto la Snitch cerca del suelo del lado del campo de Ravenclow, se dirigió hacia allí a toda velocidad, el corazón se le aceleró y entonces Charly iba tras ella pisándole los talones, bajaron en picada… iban a la par, Charly empujaba a Naomi y ella no se quedó así como así y se lo devolvió y el resbaló de su escoba hacia un lado pero se mantuvo aún en juego, casi llegaban al suelo, Charly le dio un codazo a Naomi y ella le dio una patada que el chico siguiera perdiendo el equilibrio. Naomi estiró su brazo derecho igual que Charly que apenas se mantenía en el aire de milagro…

—…NAOMI LA BUSCADORA DE SLYTHERIN ESTA MAS CERCA... PARECE QUE EL BUSCADOR DE RAVENCLOW TIENE PROBLEMAS… NAOMI ESTA A PUNTO DE COJERLA... Y… ¡¡¡SLYTHERIN GANA EL PARTIDO!!!... —una ovación grandiosa se alzó de la afición de Slytherin cuando Naomi capturó la snitch con su mano. Ahora el equipo de Slytherin volaba al rededor de Naomi que estaba en el medio del campo con el puño que sostenía la snitch levantándolo— SIIII... SLYTHERIN GANA EL PARTIDO 220 a 160... UN PARTIDO EMOCIONANTE— gritó Tons por el micrófono mágico.

— Luego nos reunimos en las cocinas para celebrarlo— Tons le contestó con un gesto afirmativo con la cabeza, y le sonrió mientras veía como volaba hacia donde estaban el resto de sus amigos...

Naomi y Scorpius se fueron a cambiar a los vestidores, luego salieron rumbo a las cocinas donde se encontrarían con sus amigos, cuando entraron ya estaba todos allí, solo faltaban ellos dos.

— ¡Lo hicieron genial! —Los felicitó Tons mientras se subía casi sobre Scorpius

—Tu también lo hiciste bien amigo—dijo Scorpius

— ¿Porqué tardaron?—preguntó Yuna que había rogado mucho a la Señora Pomfrey para que la dejara salir de la enfermería

— ¿Que dices? —Preguntó naomi—pero si ni siquiera me alcance a peinar, Scorpius estaba desesperado

—Hay pero si de todas formas te vez bien—dijo Scorpius con una sonrisa picara

Naomi sonrió como forzosamente, aunque su corazón latía a mil por hora, pero sabia aparentar, los demás empezaron a reír y hacerles bulla mientras que Kelly soltó un bufido de desaprobación.

—Porqué no bebemos unas cervezas de mantequilla—propuso Iaanita

— ¿Cerveza de mantequilla? —Preguntó Tonas—eso es muy infantil, que les parece Wisky de Fuego

—Estas loco—dijo Kelly—eso esta pro...

— ¡Yo quiero una copa! —Dijo Naomi entusiasmada

—Y yo—dijo Albus

—¿que...? hay esta bien

Tomaron cada uno una jarra de wisky de fuego y bebieron, los elfos domésticos les prepararon bocadillos, se la pasaron allí hasta que se llegó el toque de queda y hubieron emborrachado a todos los elfos domésticos de la cocina.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ymalai Maysonet

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Dom Jun 07, 2009 10:19 pm

9
Cumpliendo un nuevo castigo



La euforia de los Slytherin después de haber ganado el partido se estaba apagando y los nueve chicos seguían esperando su último castigo, no pensaban que se le estaría ocurriendo a McGonagall que tardaba tanto.

Una mañana fría de Octubre mientras estaban sentados en el Gran Comedor desayunando, llegaron las lechuzas del correo.

—Valla creo que McGonagall ya se ha resignado—dijo Tonas tomando su sobre—veamos que nos ha preparado esta vez

Iromi leyó la suya en voz alta:

Quiero verlos en mi despacho hoy a las cinco

Atte.
Minerva McGonagall
Directora


—Es todo, nada mas

—Para que creen que nos quiera, ya nos expulsará—preguntó nervioso Albus.

—No, claro que no, si tuviera esa intención lo habría hecho desde hace mucho—dijo Naomi analizando la situación—tal vez sea divertido

Después del desayuno se dirigieron a su clase de DCAO, después Pociones y luego Albus y Kelly a Runas, que a Albus no le interesaba mucho esa materia. A las cinco en punto los nueve se presentaron frente a la gárgola que daba al despacho de la directora.

—Alguno sabe la contraseña—preguntó Kelly

—"los nueve están muertos"—dijo Tonas

Para sorpresa de todos la gárgola se hizo a un lado y dejo al descubierto unas escaleras de caracol que giraban hacia arriba, todos subieron entre risas y alborotos, después de tantos años eso les parecía de lo mas normal del mundo, aunque hacía mucho que ya no iban a ese despacho (un mes mas o menos).

Yuna llamó a la puerta y después de que McGonagall dijo "pasen" entraron.

—Profesora—dijo Tonas—ya extrañábamos este lugar

—gusto en saludarlos de nuevo directores—dijo Naomi saludando a los cuadros de los antiguos directores de Hogwarts

—Hace mucho que no venían—dijo Albus Dumbledore alegremente miándolos por sus gafas de media luna.

—Si es que hemos estado ocupados—dijo Albus—asuntos importantes

—Pero no se preocupe ya estamos preparando la próxima—dijo Scorpius

—Me alegro, me he aburrido mucho...

—Ya basta—dijo la voz severa de McGonagall—Albus no los animes, ya suficiente tengo con un vampiro suelto, los he traído aquí para decirles su castigo.

— ¿Limpiar todo el castillo con cepillos dentales? —preguntó Robert

—No, señor Mathews, no—dijo sobriamente McGonagall—esta vez no, organizaran una fiesta, la fiesta de Halloween, y quiero que sea una buena fiesta, les advierto que si me salen con sus tonterías los volveré a castigar y llamaré a sus padres y...

—Si ya entendimos—dijo Iaanita—bueno, una fiesta, Halloween, ok buena oferta

—Si… no está mal después de todo… digo casi le volamos la cabeza a Filch y de castigo hacemos fiesta.

—Bueno ya no me recuerden, ahora váyanse que les quedan un par de días.

El esperado día al fin se aproximaba, todas las chicas en el colegio estaban expectantes con un montón de libros de hechizos acerca de Como hacer un disfraz en 10 minutos, Transformaciones asombrosas que duran 12 horas y ese tipo de cosas.

Todo era así, desde que se haban enterado que habría un fiesta para Halloween, como no había habido ataques ya todos se creían a salvo, y todas estaban en espera con el único motivo de conversación, la fiesta de disfraces.

Claro que como en toda fiesta se hablaba de las parejas y de quien querían que fuera su compañero o algo más en ella, en el caso de los amigos.

Naomi haba aceptado ir con Scorpius, a lo que Kelly puso un sin numero de objeciones, pero al final tuvo que aceptar la cosa, luego de ver como se veían esos dos, su expresión era materialmente de cordero degollado, y lo que decían entraba en sus orejas pero no en el cerebro. No hacía contacto. Aun recordaba Iaanita como le haba pedido prestada su queridísima escoba a su amiga Naomi en ese momento y se la haba dado, claro que luego al ver el estado en que quedo, casi la mata.


======= Flash Back==========


Tanto Scorpius y Naomi hacían la tarea en la biblioteca, con una cara de contemplación inimitable, que ponía incómodos a sus amigos, que habían ido a buscar una mesa mas ahí para no estar tocando las mañanitas en violín a su lado.

—Esto no puede continuar así— dijo Robert mientras los miraba— están tan embobados que se les meterá un bicho en la boca…

—Hacemos la prueba— sugirió Tonas con una mirada picara en sus ojos

—Prueba en la de Scorpius— respondió Kelly

—No espera, hay un método infalible para que salgan del trance hipnótico

— ¿Que piensas hacer?— preguntó Robert

Sin Mas Iaanita se levantó y se aproximó a sus babeantes amigos.

—Este...Naomi...Tons sugirió que me enseñaría a volar en escoba... tus sabes, le tengo pánico a las alturas...pero no tengo escoba...me podrías prestar la tuya... ¿tu saeta de fuego?
— preguntó con los dedos cruzados de tras de la espalda

Era bien sabido que por muy amigas que fueran, jamás le había dejado usar su escoba luego de ver como quedó la del colegio mientras les enseñaban a sujetarla.

—Si, claro tómala— dijo Naomi como si con ella no fuera la cosa

—Nao... estoy hablando de tu saeta de fuego... ¿recuerdas tu escoba favorita?

—Si claro amiga, toma lo que quieras

— ¿En serio?

—Si claro, para que están las amigas

—Si tu lo dices. Quien soy yo para contradecirte

La albina se alejó de los enamorados

—Si, chicos, tienen razón están completamente colados...y no Tons...no despertarán con los bichos en la boca

Pero su amigo la miraba con cara de pillo atrapado.

—Tal vez si...no me veas, no quiero saberlo... ¡¡No vayas a hacerlo!!

—Pero es solo un bichito...uno muy chiquito

—No, se ahogará con un cabello, tanto mas con un bicho

—Yo lo haré— los interrumpió Kelly

Los demás amigos la vieron espantados, esto era un peligro real, de que su amigo Scorpius si terminara comiendo mosquitos, miraron en todas direcciones pidiendo ayuda.

Y al fin como caído del cielo apreció Albus vivito y coleando, junto a Iromi conversando acerca de la tarea del profesor Binns.

—Albus, ya era hora que te aparecieras por aquí— dijo Robert en tono muy alto como para que Kelly se enterara

—Hola, ¿donde estaban? los buscamos por todos lados

—Es que, los rompe corazones—dijo señalando a Scorpius y Naomi— querían hacer la tarea, creo que les tomara mucho tiempo hacerla

La treta funcionó, ni bien entró, Kelly olvidó completamente la idea de colocarle un bicho en la boca a Scorpius y ver si reaccionaba

Kelly se levantó para buscar un libro e inmediatamente Albus la siguió, para ver si podia ayudarla

—¿Que tan pesado puede ser un libro? — preguntó Tonas a Robert

—No se, como de 48 Kg. — dijo el refiriéndose al peso de Kelly

Iromi se levantó aun riendo.

—Iré a ver que encuentro por allí dijo la chica

— ¿Por allí? ¿Donde?-- preguntó desorientada Iaanita

—A ver que hay por ahí, libros y como van los preparativos de la fiesta

—Ha... Claro— dijeron los demás sin demostrar sorpresa.

Era su ultima trastada, luego de lo que parecieron semanas en los que McGonagall se negaba a darles el castigo prometido por su ultima jugarreta, haba llegado la nota vía lechuza

Tenían que arreglar el castillo para la fiesta de Halloween, y si la directora había pensado que con eso los castigaría, fue de hecho como recompensarlos por hacer travesuras.

Lo habían estado planeando todo en grupo: y habían decidido ir contra las normas, para empezar; la fiesta no la harían en el salón sino afuera, en los jardines y cerca al lago, no solo se vería fantasmagórico, sino también agradable, colocaran hadas como luciérnagas, y las gigantescas calabazas con antorchas encendidas en ellas se colocaran para iluminar la pista de baile, la mesas con comidas deliciosas en uno de los ángulos a manera bufette, donde se sirvieran lo que quisieran los comensales, en el lago colocarían algunas góndolas al estilo Venecia para los que quisieran pudieran dar un paseo por allí, descontando que los remos se moverían por si solos, de un color negro mas difícil de descubrir, habían tenido que obligar a Kelly, para que le pidiera a Albus que hablara con la directora, para que diera su permiso para que la fiesta fuera de disfraces.

—Bueno chica, no tardes mucho

Luego que se hubo alejado lo suficiente

— ¿Qué es lo que ira a hacer realmente? Porque eso de ver como van los preparativos, no me lo creo— dijo Robert de manera sarcástica

—Yo tampoco— contestaron al mismo tiempo Tons e Iaanita

—En fin, pero primero lo primero— dijo Tons

— ¿Y que es lo primero? —Preguntaron

— ¿Qué hacemos con esos dos? Señalando a Albus y Kelly que estaban por ahí discutiendo

—No me veas Linz, no quiero meterme en ese avispero

—De acuerdo, no hagas nada, pero alguna idea entenderás, ¿verdad?

Y así los tres amigos planearon lo que harían con eso dos

— ¿Pero donde?, no puede ser en la sala de los requisitos, saben como salir de ella, no podremos

—Ya se— dijo finalmente Tons— los encerraremos en el armario de la cocina y tiramos la llave

—Y como les quitamos las varitas para que no salgan con un hechizo

—A mi no ve vean, estoy en Slytherin, no puedo entrar a su sala, y ¿como se las quito? Ustedes pueden hacerlo— dijo Iaanita

—Ok, nosotros nos encargamos de las varitas y tu de llevar a Kelly y nosotros a Albus a cierta hora y los encerramos

—Es un hecho— dijeron los tres juntándose las manos para aceptar el trato


========Fin Flash Back==========
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ymalai Maysonet

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Dom Jun 07, 2009 10:19 pm

Menos mal que Kelly ya no estaba tan molesta por lo que le habían hecho, Iaanita haba tenido que usar la escoba prestada por Naomi para escapar de su amiga una vez que salió del armario, pero la cosa iba viento en popa, estaban juntos y al menos ya no miraba con tan malos ojos la relación de su hermana con Malfoy, porque dios era misericordioso y no tenía tiempo.

Pero la fiesta se aproximaba, luego que consiguieron la aprobación de McGonagall, habían colocado por magia anuncios de la fiesta y todos estaban listos para ir a ella.

Y lo mas importante todas estaban atentas a los chicos para ir al baile.

Como es normal, Scorpius se lo pidió en una de sus largas secciones de Biblioteca con Naomi, como todos esperaban detrás de uno de los libreros y ninguno tenia la duda de que no aceptara.

Con Kelly, Albus se fue un poco a los extremos, para empezar le llenó el cuento de violetas y rosas, parecía florería, con una tarjeta en cada una con una palabra escrita en cada una de ella que al final decía:

Quieres ir al baile conmigo Kelly
Albus.

Menos mal que aceptó porque la recamara parecía a punto de reventar, ya que cada vez que lo dudaba ella, milagrosamente los ramos se multiplicaban por tres con la misma frase.

Respecto a Yuna, top secret total, no tenían ni idea, habían preguntado en momentos inoportunos para ver si se delataba, pero aun así, se había mantenido en sus trece, y nadie sabía a ciencia cierta con quien iría, y de que se disfrazaría, solo algunas especulaciones.

A Robert, le fue mucho mejor de lo que creían, de hecho una de las chicas de Ravenclow lo invitó a ir con ella, era muy guapa y como él se tomaba las cosas con filosofía y decía que Renata Levy no era para desperdiciar, había aceptado ir con ella.

Con Iromi, los chicos de Gryffindor, Ravenclow y Huffelpuff se la estaban diputando, se lo pedían en todos los tonos, algunos muy galantes y otros no tanto, así que estaba en veremos, aun.

Con respecto a Tons la historia iba igual que con Iromi, algunas habían llegado a desmayarse a su lado para que las detuviera de darse un batacazo en el piso, había funcionado y luego le decían que si querían ir con el al baile, otras se lo pidieron en las aulas de clase, en la de cuidado de criaturas mágicas, justo cuando tenían que vérselas con la acromántulas, le había llegado la petición dentro de frascos de pociones, y chocolates con amortentína, y los demás amigos le pedían que se diera prisa antes que la disputa llegara a mayores.

Mientras esto pasaba en la escuela, dentro de la sala común de Gryffindor que por grado honorífico Gryffindoriano, Scorpius, Iaanita y Naomi podían entrar, sin que les causara mucha sorpresa a los de la casa; estaban en que se pondrían para la fiesta…

— ¿Ya elegiste? Kelly... es hermoso...realmente hermoso Albus se quedara con los ojos cuadrados cuando lo vea— dijo Naomi viendo el disfraz de su hermana

—Y el tuyo es exquisito, Naomi ¡Está espectacular!, te queda el color—

— ¿En verdad te gusta Iromi? a mi también me encanta el tuyo es… um... encantador no hay otra palabra para describirlo

—Pero no se que hacer con mi pelo, es de este color rojizo, pero no va con el disfraz, se verá mejor de negro— Dijo Naomi

—Personalmente es muy impactante tu pelo, como para que quieras cambiarlo… pero si así lo quieres... creo que puedo tomar prestado uno de esos libros que circula por ahí, para cambiar el color por magia— dijo Iaanita acotando a la conversación

—¿Harías eso? Y ¿que significa exactamente lo de prestado? — peguntó Yuna como temiendo alguna cosa al muy estilo Slytherin

—Dije que me prestaría el libro no mencioné que se lo pediría a la dueña— dijo Iaanita— además que todas podrán hacerse algunos cambios si así lo quieren


—Y que hay de ti Iaan, no te he visto hablar del tema ¿Como irás? ¿Y de que te disfrazarás? Aun no nos muestras.

—Es que no tengo muy claro si voy o no, así que no he decidido que ponerme

—¿Como es eso?, me dijiste que irías conmigo— Dijo Naomi, consternada que su amiga no fuera— No me digas que no te han invitado, vi a un Ravenclow pidiéndotelo en la clase de pociones

—Pues ese Ravenclow es gran amigo de Zabini, Pansy y Ninfa...no se... me hace dudar, no quisiera ir con el, si puedo evitarlo— dijo dejando la carta que leía

—¿Que es eso? La carta

—Es de mis padres, dice materialmente que se enteraron que un respetable sangre limpia está interesado en mi, y que se alegran que vaya con él a la fiesta de Halloween y que me enviaran mi disfraz

— ¿Pero no has escogido ni tu disfraz? ¿Y con quien desean que vayas?

—No hay cuidado de mi disfraz, llegará, lo escogerá mi abuela, sabe mis gustos, y quieren que vaya con Tomas Rokwood

—Si no conoces el disfraz tendrás que dejarnos a nosotras arreglarte, verdad Chicas— todas asintieron y si no quieres ir con él, recházalo

—Bien, ese día para la fiesta soy toda suya para que me arreglen—Poco después como recordando la siguiente pregunta— y acerca de Rokwood, ya lo hice, lo rechacé, pero insiste, hasta me mostró un papel filmado por mi padre, donde aceptaba que fuera con él, debe de haber alguna otra forma de evitarlo... —Luego de analizarlo unos segundos se dirigió a sus amigas— pero ahora como es que quito a Tomas Rokwood de encima, ¿sugerencias?

—Esto requiere medidas drásticas, pero no te preocupes iras conmigo y Scorpius a la fiesta, no te dejaremos

—Yo creo que deberíamos preguntárselo a los chicos

— ¿Que? Porque lo sugieres— preguntó Iaanita

—Porque no hay nada mejor que un chico para inventar una maldad contra su propio género, estoy segura que de ellos sacaremos una buena idea

—Están en el Gran Comedor, preguntémosles

Sin mas las cinco amigas dejaron sus disfraces, maquillajes y libros para la ocasión y salieron en dirección de hacia el Gran Comedor.

El resto del grupo compuesto enteramente por chicos, conversaban en la mesa de Slytherin junto a una chimenea (ya empezaban los primeros fríos de la temporada), sentados apartados un poco de los demás estudiantes.

Cuando las chicas entraron, callaron como si no quisieran que ellas no escucharan parte de su conversación, que ellas adivinaron instintivamente que se trataba de la fiesta, de que se pondrían y de a quien llevaran

—Necesitamos ayuda— dijo Kelly llamando la atención de todo el mundo

Aunque era una simple frase, todos se pusieron en guardia pero mas que los nueve amigos el resto de los estudiantes que andaban por allí, esa frase poda entenderse como un S.O.S. del grupo, lo que significaba una broma macabra, seguido de un castigo, ya se habían enterado de la frase “los quiero a los nueve muertos” que llevaba el despacho de la directora, por lo que en menos de un minuto los de cursos inferiores dijeron que estaban cansados o se les había quitado el hambre o curiosamente fueron a dar a otra mesa, todos los demás se apartaron a cualquier otro lugar que no fuera donde ahora el grupo de amigos se preparaban para una de sus descabelladas intrigas.

Cuando el lugar se quedó a solas se miraron “seriamente” y los chicos centraron toda su atención en las chicas.

— ¿Que es lo que pasa?, específicamente— preguntó Tonas

—No somos nosotras—dijo Iromi

Los otros vieron a las amigas interrogativamente.

—De hecho soy yo la del problema repuso Iaanita— verán, necesito librarme de alguien discretamente... como que no se note que lo estoy haciendo adrede, no quiero problemas con mi familia por hacerlo

— ¿Que quieres decir con eso? —preguntó Scorpius

—Lo que ocurre es que un Ravenclow, Sangre pura … mm… que su familia esta empeñada en que lo acepte para que la lleve al baile y ella no quiere ir con él— resumió Naomi mientras se sentaba junto a el rubio

— ¿Como es eso que un Ravenclow?, normalmente son agradables— comento Robert considerando que su pareja era de esa casa

—Se trata de Tomas Rokwood

—El que forma parte de la pandilla de Blaicie Zabini

—El mismo

—Claro que te ayudamos a quitártelo de encima— dijo Robert emocionado por una nueva jugarreta

— ¿Que te parece si lo convierto en Hurón? — dijo Albus ganándose una mirada molesta de su amigo Scorpius, estaba seguro que su padre le haba hablado de como convirtieron al suyo en ese animal en cuarto

—No habrá ninguna diferencia— dijo Tonas en tono bajo

Tenia razón estarían insultando al pobre animal, a los hurones desde luego.

—Y si le lanzamos un petrificus totalus y lo dejamos en uno de los baños sin ropa eso lo hará morirse de vergüenza

—Asustará a las gárgolas, no seas tan malvado Scorpius

—Que te parece si le lanzas una maldición del Oblibiate—sugirió Iromi

—Creo que la hicieron imperdonable hace algunos años, nos enviaran a Azkaban— dijo Kelly

Y así continuaron los amigos pensando y sugiriendo ideas descabelladas para ayudar a su amiga

Estuvieron bastante tiempo pensando, pero al final a Yuna se le ocurrió una idea.

— ¿Y si le damos un filtro de amor?

— ¿Un filtro de amor? ¿Quieres que se enamore de Iaanita? — dijo Tons sin dar crédito a las palabras de Yuna.

— De Iaanita no, tonto, que les parece… Mika Bulstrode

— ¡Es la fealdad personificada! —exclamó Tons provocando la risa de los demás.

— La chica esta libre, Rokwood le pedirá ir al baile con él y ella aceptara sin pensárselo, a Iaanita no podrán echarle la culpa porque será Rokwood el que se lo pida a otra. Además, me gustaría ver la cara que pone cuando se pase el efecto del filtro.

— ¡Es brillante, Yuna! —exclamó Iaanita emocionada.

—Parece que los golpes en la cabeza te volvieron inteligente. — comentó Tons.

— Ja, ja, muy gracioso. — dijo Yuna sarcásticamente pasándose la mano por las dos marcas rojas que tenía en el cuello.

—Está bien. —Dijo Iromi. — Mañana llevaremos a cabo el plan.

Cada uno se fue a sus respectivas habitaciones. Yuna, Iromi y Kelly entraron en el cuarto de las chicas.

— Venga, Yuna, no vas a decirme con quien vas a ir al baile. — le dijo Iromi en tono suplicante.

— De acuerdo, esta bien, pero no se lo digas a nadie, quiero que sea una sorpresa. — dijo Yuna sonriendo.

— Pues venga, desembucha.

Yuna cogió aire y bajo el tono de voz.

— Voy a ir con James, el hermano mayor de Albus.

— ¡QUEEEE!— gritó Iromi haciendo que las otras chicas se sobresaltaran.

Al día siguiente había mucho alboroto en todo el castillo, era el día mas esperado por los chicos, se habían esforzado tanto en cada detalle de la fiesta y en como se librarían de Rokwood, ya todo estaba hecho.

—No quiero hacer mal tercio, Nao—insistía Iaanita por enésima vez a su amiga

—Ya te lo he dicho, a mi no me importa y a Scorpius de seguro que tampoco—dijo Naomi mientras sacaba un gran estuche de maquillaje de su baúl—No ganas nada con quedarte aquí a aburrirte, tienes ese disfraz que te mando tu abuela...

—Pero...

—Pero nada, veamos... que colores usamos... si estos estarán bien

Naomi se paso una hora arreglando a su amiga, ya apenas le había quedado tiempo para ella, Iaanita ya estaba empezando a desesperarse cuando por fin Naomi la dejo verse en el espejo.

—Te vez... ¡Genial Iaan!

—Esa... esa... ¿soy yo?

Iaanita se sorprendió muchísimo del cambio, Naomi era muy buena en eso aunque no parecía; le había dejado el cabello suelto solo recogido un poco de los lados con una pinza de plata y diamantes que Naomi había sacado del fondo de su baúl y con un poco de brillo en el cabello para que luciera mejor, los ojos delineados ligeramente de negro con sombra plateada aperlada alrededor a juego con su vestido que era hermoso.

—Nao eres grandiosa, amiga—dijo Iaan abrazando a Naomi—oye... pero que hay de ti solo tienes.... 20 minutos

—No te preocupes... veré que puedo hacer—dijo Naomi miándose en el espejo y viendo sus fachas—si quieres baja a la sala común, no tardo

Iaanita asintió y bajó del dormitorio de las chicas y se sentó en uno de los cómodos sofás, sentía como si todo el mundo la mirara, no se sentía como ella, pero aun seguía sin pareja, por un momento no le importo pero después cuando la sala se empezó a llenar de parejitas lamentó haber tomado la decisión de ir sola con Naomi y Scorpius.

20 minutos más tarde cuando la sala estaba ya casi vacía bajo Naomi, no parecía ella, de hecho por un instante Iaanita dudo si era Naomi o no.

El cabello de la chica había dejado de ser rojo intenso y se había vuelto completamente negro, lucia mas pálida y los parpados de sus ojos se veían asombrosos con esa sombra negra alrededor y también un vestido negro, era la faceta oscura que nadie conocía de Naomi.

—Nao... ¿eres tu?—preguntó Iaanita dudosa—wow te vez muy... oscura

—Gracias—respondió Naomi con una pequeña sonrisa—nos vamos, ya es tarde
Iaanita asintió. Las dos bajaron se dirigieron a unas escaleras principales que llevaban a los jardines del colegio, se habían encargado de arreglarlas con telarañas en los reposabrazos y en la parte baja de todo el lugar había una neblina espeluznante.

—Ya deja ese vestido—regañó Naomi a Iaanita—No veo a Scorpius por ningún lado

—ah abajo—dijo Iaanita
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lorelice Grecko
Admin
avatar


Hoja de personaje
Familia:: Mestiza
Tribu: Directora
Edad: 257 (28)

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Lun Jun 08, 2009 1:31 pm

10
La fiesta de Halloween


Scorpius estaba al pie de las escaleras junto con Tons. Tons llevaba un traje como de guerrero de la época griega con una capa roja, de hecho apenas y traía ropa, su abdomen estaba bien marcado y eso lo hacía lucir mejor, en cuanto a Scorpius iba vestido de vampiro.

—Creo que no vendrá, Scorpius—le dijo Tonas al chico

—Claro que vendrá

—Acéptalo te ha dejado plantado, tal vez prefirió a Zabini, no es por ser mala gente pero ¿no has visto los ojitos que se echan en clase de pociones?

—Quieres callarte ya—dijo Scorpius entre dientes—o te convertiré en una babosa, tal vez eso dices porque tu no conseguiste pareja

Tons rió y luego dijo

—no necesito pareja, amigo, aquí puedo conseguir una mira que tal una de esas dos que vienen por ahí, no están mal, nunca las había visto.

La dos chicas llegaron al pie de la escalera, Tonas se sorprendió al darse cuenta que eran sus dos amigas las dos le parecieron que se veían muy bien, Iaanita muy linda y cambiada y Naomi... Naomi le recordaba a alguien mas pero no sabia a quien, sabía que ese rostro de cabello negro y ojos azules, pálido como la cera lo había visto en otra parte mas no lo recordaba...

Kelly estaba enserada en el baño y estaba apunto de llorar sus amigas estaban afuera todas ellas arregladas. Ellas estaban sentadas en sus respectivas camas mirándose unas otras sin saber que hacer.

—¡¡Kelly!! — gritó Yuna dándole a la puerta.

—Bueno es hora de entrar— dijo Iromi sacando su varita.

Apunto la puerta y con un leve movimiento esta se abrió. Kelly estaba de pie mirándose en el espejo. Todas entraron y le sonrieron, tenia un traje de leopardo ajustado, marcando las curvas que había desarrollado, su pelo rojizo suelto se veía ondulado. En su rostro no tenia nada estaba sin maquillar y parecía apunto de llorar.

—Kelly—dijo Yuna en voz baja— ¿que pasa?

—No quiero ir— dijo bajando la cabeza.

—Como que no quieres ir...-- dijo Iromi estupefacta—tienes que ir...Albus

—Es por eso que no quiero ir.... no me veo bien… que tal que

—Ay vamos.

Sus amigas la cogieron y la sentaron, sin que ella se diera cuenta la comenzaron a arreglar, sus ojos se veían como los de un felino sus colmillos se veían ligeramente más largos, siempre había tenido la sensación de que eran diferentes a los de los demás. Luego le pusieron una pequeña máscara donde solo se cubría sus ojos. Sus labios se llenaron de brillo, y las chicas las hicieron bajar.

Bajaron las escaleras y ahí estaban Albus y Robert, ambos se volvieron y sonrieron. Kelly se acercó temblorosa y Albus le besó la mano. Ambos olvidándose de que sus amigos estaban detrás siguieron su camino.


Todo el grupo estaba unido al fin, fuera del castillo para variar, les había bastado ver de lejos a la profesora McGonagall para que todos estuvieran de acuerdo que los matara lenta y dolorosamente si pudiera, si las miradas mataran todos estarían muertos ahí mismo, cuando ella se les acercaba, para seguramente dejarlos castigados por hacer la mejor fiesta de disfraces de Hogwarts, y como si lo hubieran pensado con anterioridad se dividieron en grupos mas pequeños o en parejas para alejarse de la directora, así tendrían mayores posibilidades de divertirse.

Aunque Iaanita y Naomi habían decidido pasar la fiesta juntas, considerando que la primera no tenia pareja, pero con el hostigamiento de McGonagall habían tenido que separarse un poco, la fiesta estaba en todo su apogeo, era una noche oscura, casi sin estrellas, con algunos hechizos mágicos, niebla al ras del suelo cubría toda la superficie del lago, los jardines, y las huertas, las luces provenían de enormes calabazas con tétricas caras a una altura suficiente para lazar una ahumada luz, las luciérnagas, revoloteaban por doquier, las balsas negras con extremos en puntas esperaban a sus ocupantes, en uno de los extremos mesas largas con increíbles alimentos, que podían ser desde caramelos, y chocolates, hasta una enorme tarta con el aspecto de una tumba con su lápida de turrón, los fantasmas daban vueltas en torno a los bailarines haciendo que aumentara el frió del ambiente, en el centro del mismo una gran hoguera y en el centro un perol de dimensiones asombrosas, donde se cocinaban aparentemente el ponche, junto a el la profesora Vector, con una ropa tan apolillada y tomando reiterativamente de la bebida junto a algunas alumnas que la miraban con adoración que parecía un aquelarre en toda regla.

La música provenía de un grupo de rock de brujas y brujos, con la ropas mezcla entre muggle-gótica y del mundo mágico, había guitarras, y gaitas tocando juntas, las parejas bailaban alegremente en el centro del lugar mas iluminado, pero ya algunos grupos se dispersaban por el lugar para tener un poco de privacidad, o sus fiestas particulares.

Robert, vestido de payaso bailaba junto a una chica con un disfraz de perrita, ambos se divertían y bailaban el rápido ritmo de la música, en algunos momentos un poco mas cerca de lo que a los profesores les habría gustado.

Para gran alegría del grupo y estupefacción de todos, Rokwood bailaba con una nariz agrandada, junto a una chica, con un terrible problema de acné, con un traje de pavo real, (aunque le habría quedado mejor si hubiera ido de la mujer de la mascara de hierro), que se miraban con ojos ensoñadores, y mientras ella le daba pequeños besos en la protuberante nariz de él.

Eso solo hizo que muchos, escupieran las bebidas que tomaban, o pisaran accidentalmente a sus parejas de baile, pero el grupo estaba feliz, hasta Iaanita sintió un poco de lástima por él, se lo merecía, pero humillación en público les traería muchos problemas a la larga y el instinto de venganza.

Ella miró en rededor suyo para ver como estaban sus amigos.

Iromi estaba bailando con un chico de un año mayor que ella. Iromi iba vestida con un traje largo rojo precioso y muy escotado. Tenía el pelo alisado sobre los hombros, y unos zapatos de tacón rojo a conjunto con el vestido. Alex, su pareja de baile, de séptimo, que era un chico alto, rubito, ojos castaños, y un disfraz del zorro.

Iromi estaba bailando al compás de la música, mientras charlaba alegremente con Alex. Ese chico le caía realmente bien. Era divertido, alegre, y tan.... tan extravagante... le encantaba.

— ¡¿Te lo estas pasando bien?! —le exclamó para hacerse oír por encima de la música

— ¡SI! —gritó iromi a su vez.

Estuvieron bailando durante el resto de la música. Después de dos minutos, la música se detuvo, y los presentes, pararon para aplaudir. Entonces, el grupo volvió a tocar, pero esta vez una música lenta, algo así como un vals.

Iromi cogió al chico por la cintura, pero este, rápidamente, dijo acalorado:

—No... No me gusta bailar lento. —dijo sonrojado.

—Jajajaja. —se rió. —Está bien. ¿Por que no vamos al pie de ese árbol para hablar? —dijo Iromi señalando a un árbol que estaba al lado del lago.

Asintiendo, se dirigieron hacia aquel árbol, y se sentaron de inmediato, observando al lago. Algunas parejas se hacían ya a la mar para tener intimidad. Alex, de pronto, se levanto:

—Voy por bebidas. —Dijo él

—Te acompaño. —dijo Iromi levantándose. —Así me despejo un poco, me duele la cabeza.

Juntos se dirigieron hacia la mesa de las bebidas, y cogieron ambos un vaso de ponche. Sonriéndose mutuamente, chocaron ambos vasos, y Alex dijo:

— ¿Porque siempre te conserves tan bella?

Ruborizándose, bebió un sorbo. Iba a dirigirse nuevamente hacia el árbol, pero Alex la tomó del brazo, y sonriendo, le dijo:

— ¿Que te parece un largo paseo por los jardines, lejos de la música? —dijo al tiempo que empezaba una música bastante ruidosa.

—Eh... perfecto. —dijo Iromi.

Alex la tomó de la mano, y con las bebidas en la mano, la saco de la sofocante fiesta. Andaban lentamente. No sabían que decirse. Solo caminaban escuchando la respiración del contrario. La dirigió hacia la parte trasera del castillo, cosa que la extrañó bastante.

Minutos más tarde, Alex paró justamente al lado de los invernaderos donde daban Herbología, y la miró. Iromi notó que el corazón le iba a mil por hora. ¿Que pretendía?

Se sentó en el suelo, e Iromi lo imitó. Se quedaron mirando unos instantes, pero Iromi no lo soporto y desvió la mirada, nerviosa. Alex le agarró la cabeza con delicadeza y al volteó hacia el chico. Iromi estaba muy nerviosa, y no sabía que hacer.

—Eres tan hermosa... —susurró Alex. A iromi le dio mala espina

Alex movió lentamente su cabeza hacia la de Iromi. Y tras unos segundos de respiración, sus labios acabaron juntándose. Iromi sintió sobre sus labios contra los de Alex, y pronto, no solo los labios. Una lengua juguetona se entrelazó a la de ella.

Entonces notó algo. Su mano (la de Alex) se posó sobre su muslo izquierdo, y no paro ahí. Lentamente comenzó a subir sobre su vientre, y se paro sobre...

— ¡¿Que haces?! —exclamó Iromi quitándose la mano de Alex de un poco mas abajo de su pecho.

-Nada... -dijo Alex.

Entonces, para sorpresa de Iromi, se lanzó sobre ella y la dejó sin escapatoria sobre el duro suelo, mientras la besaba forzosamente. Iromi no podía escapar.

— ¡Quítate de encima, asqueroso!

— Vamos, tu también lo deseas... —dijo bajando su boca hasta su cuello.

Entonces, Iromi se sacó con dificultad la varita que llevaba bajo el vestido (nunca se separaba de ella) y apuntó a Alex.

— ¡EXPELLIERMUS!

Alex, de improviso, salió volando tres metros hacia la derecha, e Iromi aprovechó para levantarse. Miró a Alex asqueado, que la miró, y le gritó:

— ¡No te vuelvas a acercar a mí! —dijo saliendo corriendo.

Iromi se dirigió sin perder un minuto hacia la puerta principal del castillo. Si no hubiese llevado su varita consigo, Alex... Sintió como unas lágrimas afloraban por sus ojos, y no pudo evitar un sollozo.

Rápidamente, subió por las escaleras del castillo y se dirigió hacia el retrato de la señora gorda, entró en la sala común, y se dirigió hacia su dormitorio. Se tiro sobre su cama, sin dejar de llorar y sollozar...

_________________


Spoiler:
 


Última edición por Lorelice Grecko el Lun Jun 08, 2009 1:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lorelice Grecko
Admin
avatar


Hoja de personaje
Familia:: Mestiza
Tribu: Directora
Edad: 257 (28)

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Lun Jun 08, 2009 1:32 pm

Scorpius estaba sentado en una mesa cuando Naomi llegó con una radiante sonrisa.

—Hola—dijo Scorpius con voz aburrida

—Lo siento pero no me podía escapar de Kelly, tuve que decir que iba al baño y luego me escapé.

—Genial—sonrió Scorpius—pero por eso sonríes tanto...

—Bueno no, ya veras el profeta de pasado mañana y Corazón de bruja y creo que también el Quisquilloso.

— ¿Que es lo que tramas Naomi Lane?

—Yo... nada ya veras... mejor vamos a otro lado antes de que vengan Ninfa y Kelly

Los dos se levantaron de la mesa y se dirigieron hacia la pista de baile, bailaron durante un largo rato, Naomi tenía su cabeza posada sobre el pecho de Scorpius...

El chico se paró en seco y Naomi levantó la mirada para ver que sucedía.

— ¿Que pasa Scorpius? —preguntó la chica

—Tenemos que irnos—dijo el tomando a Naomi de la mano

—ahí vienen mi hermana y su odiosa amiga Pansy

Se apretujaron entre las parejas que bailaban, algunos se molestaban porque eran interrumpidos, detrás de ellos dos iban las otras dos chicas de Slytherin, Scorpius llevaba demasiada prisa y Naomi apenas y podía caminar con ese vestido, Scorpius tiraba de su mano.

Del otro lado la profesora McGonagall observaba con el ceño fruncido, vieron como McGonagall le susurraba algo al oído al profesor Taylor y este asentía con la cabeza.

Ya habían logrado salir de la multitud, Scorpius empezó a correr pero no soltaba para nada a Naomi, era muy divertido todo aquello, detrás iban Pansy y Ninfa.

— ¡¡¡Scorpius Ven acá ahora mismo!!! —Gritaba Ninfa caprichosa

— ¡¡¡Mi amor, ven vamos a bailar!!! —gritó Pansy

Scorpius y Naomi se escondieron detrás de unos arbustos, estaban que no aguantaban la risa.

Se apresuraron y se dirigieron hacia el lago, cuando creyeron que ya las habían perdido ahí venían otra vez, pero ahora también venia el odioso de Zabini.

— ¿Porque no nos dejan en paz? —Preguntó furiosa Naomi

—No lo se, sube—dijo Scorpius

Naomi y el subieron a una Góndola negra, dejaron atrás a los otros tres. Scorpius encantó los remos y la barca comenzó a andar lentamente sobre la neblinosa superficie del lago, y conforme los segundos pasaban y los minutos también se alejaron de la orilla, ya nadie los encontraría ni los molestaría por un buen rato...

Estaban los dos recostados sobre el suelo de la Góndola observando las escasa estrellas, Naomi acurrucada a lado de Scorpius y el la abrazaba.

—No quiero que esto termine nunca—susurró Naomi—Esque mi madre... odia a los Malfoy...

—No pienses en eso amor—dijo Scorpius besando a Nao en la frente

Naomi sonrió, tenía razón no tenía porque preocuparse por eso en aquel bello momento, se sentaron uno al frente de otro, sus respiraciones eran entrecortadas, hacia frío pero no lo sentían, la temperatura del ambiente disminuía pero la de sus cuerpos se elevaba. Sus labios estaban tan cerca, y cuando se encontraron un gran y largo beso rompió el frío y el silencio.

Los labios de Scorpius bajaron por el cuello de la chica y mientras ella con su mano acariciaba sus cabellos dorados.

—Scorpius... no esta bien—susurro Naomi apartándose

—No me importa que esta bien y que no, estoy harto de las malditas reglas Nao, me vale lo que piensen nuestras familias lo único que me importa en este momento eres tú...

Naomi volvió a besar a Scorpius y sus manos desabrocharon uno de los botones de la camisa blanca del chico... luego el siguiente... hasta que su blanco pecho quedó al descubierto, estaba temblado de frío al igual que ella, el vaho salía de sus bocas; Scorpius pasó sus brazos alrededor del cuello de Naomi debajo de su ahora cabello oscuro, sus dedos buscaron el broche de su vestido...

Ninguno de los dos podía controlar ahora sus emociones, la pasión los inundaba a ambos desembocándose como un fiero río que sale de pronto de su caudal… Scorpius volvió a besar a Naomi en el cuello pero como una copa de vidrio que cae al suelo la ilusión se rompía cuando algo hizo que el bote se moviera bruscamente, ambos creyeron que se iba a voltear, Scorpius se puso la camisa pero olvidó abrocharla y sacó su varita mientas Naomi miraba asustada alrededor, no llevaba su varita, como pudo ser tan tonta como para olvidarla, no se veía nada la niebla lo tapaba todo... otra vez algo volvió a chocar contra la góndola y esta vez se volteó y ambos cayeron al agua, Scorpius intentó tomar de la mano a Naomi, ella no sabía nadar pero no la alcanzó, estaba muy oscuro...

Naomi sintió que se hundía, el peso de su vestido no le ayudaba.

— ¡Naomi!—gritó Scorpius — ¡Nao! ¡No sálteme! ¡Naomi esta allá abajo no sabe nadar!

Naomi ya casi no escuchaba la voz de Scorpius, entonces sintió que algo se cerraba alrededor de su muñeca, abrió los ojos y lo primero que vio fue la cara de Scorpius el la abrazo pero algo los separo bruscamente, Naomi miró… era el profesor Taylor

—50 puntos menos para Slytherin—dijo con voz fría mirando a la chica—esperen a que la profesora McGonagall se entere de esto, dos Slytherin haciendo...

—Nada... malo—jadeó Naomi mirando a Scorpius con recelo...

Por alguna razón el profesor Taylor no dejaba de mirar a Naomi....

Kelly estaba junto a Albus cerca de un árbol, desde hacia mucho se habían alejado de la fiesta. Estaban solos, Albus abrazaba a Kelly mientras jugaba con su pelo. La música se escuchaba lejos pero clara, entonces una lenta melodía sonó. Albus se levantó y estiró su mano, Kelly sonrió y también se levanto.

Comenzaron a bailar lento, pegados, abrazados. Albus se separó un poco y miró los ojos de su amada, siempre había querido besarla con locura, siempre, solo pudo saciar su sed con un pequeño beso. Miró a la chica y después de mucho....la besó con pasión, poco a poco ella fue cediendo y el beso apasionado fue convirtiéndose en uno más suave, más dulce...mas tierno.

Ambos se encontraban en las nubes, después de los intentos de sus amigos y de ellos mismos se atrevieron a quitar la mascara que les impedía demostrar cuanto se amaban. Albus le miró y aun con ganas de más la beso de nuevo. Kelly no lo rechazó, dejo que el chico le expresara todo lo que sentía mientras ella a su vez le demostraba sus sentimientos. Las manos de ambos se soltaron para rodearse entre si, Albus poco a poco fue bajando el ziper del traje de Kelly mientras ella terminaba de soltar la armadura de su caballero, estaban a punto de dejarse llevar cuando un grito los hizo volver a la tierra.

— ¡Profesor de verdad no hicimos nada!— se escuchó a lo lejos

—Albus es Naomi, vamos— dijo Kelly mientras tomaba la mano de Albus.

Ambos llegaron con sus disfraces bien puestos, menos Kelly que ya no tenia pintado labio ni su mascara, y su pelo ligeramente enredado.

— ¿Nao que paso?— dijo acercándose a su hermana.

— !!Kelly!! — gritó ella dirigiendo una fugaz mirada a Scorpius.

—Lamento esto señorita Lane— dijo el profesor Taylor a Kelly— pero su hermana acaba de irse a lo mas bajo.

Kelly lo miró extrañada, y luego miró a su hermana.

—No es cierto— dijo Nao rápidamente.

—Acabo de encontrar al señor Malfoy y su hermana en una cierta situación...

—Basta— dijo Kelly mirándolo.

—Kelly es mentira— dijo Nao.

—Como pudiste con él— dijo kelly señalando a Scorpius.


Yuna estaba bailando con James, uno de los chicos mas codiciados de Howarts. Las otras chicas le dirigían miradas de envidia pero a ella no le importaba, estaban apunto de besarse cuando Yuna vio a una chica con un vestido rojo que corría hacia el castillo.

—Iromi... — susurró Yuna interrumpiendo el beso.

— ¿Que te pasa?— preguntó James.

—Lo siento, tengo que irme es una urgencia— dijo Yuna separándose del chico.

Se dirigió hacia el castillo pero se paró en seco, se dio la vuelta y beso apasionadamente a James, después salió corriendo y llegó a la sala común de Gryffindor. Entró en el cuarto de las chicas y vio que su amiga lloraba desconsoladamente tumbada en su cama.

Se acercó a ella y se sentó en la cama.

Iromi notaba resbalar las lágrimas sobre su rostro hacia la almohada. Nunca se había sentido tan... tan... no tenia palabras. Haba sido tan horrible...

Entonces, escuchó la puerta del dormitorio abrirse, y luego, notó como la cama descendía unos centímetros bajo el peso de alguien. La voz de Yuna resonó en la habitación:

—Iromi, ¿que te pasa? — preguntó Yuna preocupada por el estado de su amiga.

Iromi, al oír a Yuna, se incorporó lentamente hasta quedar sentada, al lado de Yuna. La miró con ojos vidriosos, y con un último sollozo, se secó las lágrimas.

— ¿Que... que haces aquí?—pregunto Iromi. — ¿No estabas en la fiesta?

—Te vi correr hacia el castillo. Me preocupé mucho. —dijo Yuna sonriéndole. —Pero no me des espinazo, listilla —dijo bromeando. — Dime, ¿que te paso?

Iromi puso cara triste, y le contó:

— ¿recuerdas a Alex? El chico con el que fui a la fiesta

—Eh... Si, esta en séptimo, ¿no? —preguntó Yuna.

—Pues, me llevó a dar un paseo, y nos sentamos tras los invernaderos. Entonces nos besamos. Hasta ahí todo era muy bonito... —dijo sollozando. —hasta... hasta que intentó abusarme. Me resistí, le lance un EXPELLIERMUS, y salí corriendo hacia aquí. Me sentí fatal...

—Oh, vamos. —dijo Yuna atónita por lo que le había contado. — ¡No te deprimas por un idiota como ese! Tienes amigos, Y están en una fiesta. Vamos para allá. No te tienes que vestir, ¡vamos!

Yuna se levantó y agarró a Iromi por las manos, tirando de ella para que se levantara. Al principio se resistió, pero luego, se dejo llevar. Yuna la llevo hacia la fiesta, pero pronto vieron a un corro en el lago. Entonces lo vieron. Naomi estaba mojada en el césped, Kelly, enfrente de ella, y los demás a su alrededor.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lorelice Grecko
Admin
avatar


Hoja de personaje
Familia:: Mestiza
Tribu: Directora
Edad: 257 (28)

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Lun Jun 08, 2009 1:34 pm

11
Nueva historia de amor


Aunque Iaanita y Naomi habían decidido pasar la fiesta juntas, considerando que la primera no tenía pareja, pero con el hostigamiento de McGonagall habían tenido que separarse un poco, la fiesta estaba en todo su apogeo.

Iaanita miraba a su alrededor para ver como estaban sus amigos.

La noche obscura los rodeaba, los sonidos de música romántica y gaitas se escuchaban como ecos en el acantilado del lago, el sonido de la fiesta se amortiguaba con el de las olas que eran movidas por el suave viento otoñal.

La orilla del lago era visible a los caminantes, como si las estrellas en forma de luciérnagas hubieran bajado para danzar a su alrededor, era como encontrarse caminado entre las estrellas, e imaginar que el vacío del espacio era la tranquilidad de las olas.

El frío del lugar del baile podía atribuirse a los fantasmas, pero ahora que no estaban la niebla había desparecido. Iaanita caminó hacia la orilla del lago, no tenía prisa, estaba sola, en una apacible y agradable noche, sus amigos se divertían y ella se sentía triste y sola, la única talvez en toda la fiesta en estar así, no quería echar a perder los agradables momento de seres queridos si la vieran así, silenciosas lagrimas se derramaban de sus ojos

Tons luego de quitarse a la empalagosa de Ninfa, que preguntaba insistentemente por Scorpius, y de alejarse del grupo de amiguitas de ella que no dejaban de mirarlo con la boca abierta, y que le hacían señas para que bailara con ellas, se alejó de todo el mundo, lo que le apetecía era estar solo, y que mejor lugar para estar así que en el lago, y si alguien lo molestaba lo lanzaba de aperitivo nocturno al calamar gigante.

Se abrió paso con suavidad, silenciosamente, y allí ante su vista estaba Ella *en que momento empezó a pensar en ella como ella y no como su amiga* su amiga, impresiónate con la zona apenas iluminadas, a no ser por el fuego amortiguado de las antorchas, Iaanita estaba sentada abrazando sus piernas y recostando la cabeza sobre los brazos, su cabello cayendo cual cascada sobre sus hombros, aquella penumbra le concedía un aire ficticio dándole el aspecto de una Ninfa, Tons se detuvo, no quería molestarla dando unos pasos atrás para alejarse, pero al percibir mas que ver sus lagrimas lo trastornó por completo, *destrozara con sus propias manos a quien fuera causante de ello, cobraría cada una de sus lagrimas......*

Sin darse cuenta de lo que hacia, dirigió sus pasos hacia ella, a cierta distancia

—Iaanita— llamó

— .....

—Iaanita— repitió una vez mas

En ese momento ella pareció estremecerse, y alzó la cabeza, su rostro estaba surcado de lagrimas y sus ojos estaban rojos, derramando silenciosamente, perlas de cristal, su labios ligeramente entreabiertos, rojos a causa de habérselos mordido una y otra ves seguramente

—Iaanita— dijo Tons y al hacerlo extendió ligeramente una de sus manos hacia ella como llamándole

Ella al verlo se levantó de su incomoda posición, temblando y casi trastabillando, y sin siquiera pensarlo se aproximó a él y sin mas se refugió en sus brazos contra su pecho dejando que sus lagrimas lo empaparan.

Para Tons fue algo sorpresivo, se quedó de piedra al sentir a aquella delicada criatura, suave, calida, humana, llorosa entre sus brazos, Iaanita levantó la cabeza, y uno de sus brazos se movió dirigiendo una delicada mano hacia la mejilla de Linz, y el toque se convirtió en una suave caricia con la punta de los dedos.

— ¿Que paso? ¿Alguien te lastimo?

—No, es solo que me sentía triste estando sola

—Tu no estarás sola mientras yo este contigo— dijo él sin darse cuenta lo que revelaba

Con movimientos suaves felinos él la envolvió en sus brazos y posó uno en la cintura de ella atrayéndola, y la otra se dirigió hacia su rostro, y al llegar a él, posarse en esa piel, y con el pulgar, secar las lagrimas que se escurrían de sus ojos, ella solo hizo un ligero movimiento, aproximando sus labios a esos finos dedos, y depositando en ellos un casto beso.

Tons cerró los ojos, disfrutando ese momento, guardándolo en el fondo de su memoria, el recuerdo, aproximándose inconscientemente hacia ella, y sin mas sus labios se unieron, sellando con ese beso un amor imposible, con aquel simple acto ambos aceptaban lo que desde hace mucho guardaban, las palabras sobraban.

Se habían quedado así, sin decir nada mas, que palabras podían expresar mas lo que sentían que los actos, ella se había quedado entre los brazos de él, para estar mas cómodos, Tons se había sentado y acomodado en su regazo, mientras se abrazaban, lo necesitaba, nunca la había visto tan mal, tan desvalida, estaba acostumbrado a que ella fuera autosuficiente, y ahora se daba cuenta que también era débil.

Ella no podía olvidar su propia reacción, el placer no se le iba, se sentía. Reconfortada, y eso no tenía remedio, sentía deseos de sonreír, solo por un simple acto de consideración, de amor, estaba dispuesta a enfrentarse al diablo por aquel sentimiento, para ambos era una experiencia nueva y abrumadora, había alguien que lo quería, como habían tardado tanto en darse cuenta.

El era calido, cariñoso, se había procurado de ella, su debilidad era secretamente una vergüenza para ella, pero él le había demostrado con aquella simple acción que ella era solo un mujer, un ser humano y que él la amaba por eso, que no le importaba lo que era o quien era, que el estaba ahí para ella, y con una sonrisa en los labios simplemente se dejó acunar una ves mas…

Tons se vestía apresuradamente para volver al colegio, Iaanita estaba ahí observando, sus ademanes, sus movimientos, Al volverse y verla era demasiado obvio en los ojos de ella el temor se apoderaba, que ni siquiera se aproximaba, en ese momento Tons no supo que hacer durante algunos gloriosas horas habían fingido que el mundo de la magia no existía, que solo estaban ellos dos y el amor que sentían y nada mas, pero volver a la realidad, lo había modificado todo.

Iaanita trataba de encontrar disculpas a su acción de la noche pasada, pero su conciencia la hizo reconocer la verdad; que en verdad no había hecho nada que no deseara desesperadamente hacer.

Iaanita estaba vestida de crema esa suave tonalidad hacia que su piel pareciese más blanca, su cabello tomaba un color más suave que el dorado, más brillante que el castaño, cuando Tons se acercó, ella miraba hacia otro lado, sobre el pequeño lago ornamental del castillo, con una expresión casi de tristeza.

—Iaan...

Ella se volvió entonces para mirarlo con una leve sonrisa, era imaginación de Tons o esa sonrisa no le llego a los ojos.

—Debería decirte buenos días, ¿verdad?— repuso ella en tono muy sosegado, incluso lejano, Tons la miró con mas atención ¿acaso estaba enfadada con el?

Le sorprendió descubrir que el se turbara tanto frente a una jovencita menuda, pero el aun era un Linz y lo mejor que sabía hacer era controlarse muy bien, y una ves mas cayó presa de su orgullo de la rabia porque sabía lo que estaba dispuesto a hacer por aquella mujer.

Ella se levantó tratando de abrirse paso, él la sujeto de una mano y la sostuvo con firmeza aunque pudo haberse liberado de sus manos pero si lo hiciese le causara dolor, permaneció quieta respiraba con dificultad, levantó la mirada lentamente se sentía vulnerable.

Se quedó mirando la elegante curva de su espalda, el largo tallo blanco de su cuello, el suave rollo del cabello rubio en su nuca, De su rostro el tan solo podía ver la curva de una sola pálida mejilla, y el exquisito contorno de su nariz y barbilla.

Súbitamente tomó conciencia de un dolor sordo y palpitante en la región de su corazón, Tonas Linz abandonó todo intento de fingir que todo era como de costumbre.

— ¿Acaso lamentas lo de anoche?

Ello lo miró entonces, dilatándose sus bellos ojos como si la pregunta le sorprendiera, su expresión era serena.

— ¿Si lamento lo de anoche? —Repitió pensativamente— ¿Si lamento haberme conducido como una disoluta y haber estado contigo aunque no tengo nada que hacer ahí, en absoluto? ¿Si lamento haber violado mi voluntad, de haber arrojado al suelo mi propio honor? ¿Si lamento lo que hice y me dejé hacer contigo?

Entonces el se quedó quieto mirándola a la cara, sintiéndose vulnerable como jamás lo había estado, temía mucho que ella estuviese arrepentida

—adivínalo

Y sin más se alejo de él

Pero el no iba a dejar las cosas así, necesitaba una respuesta y la obtendría, la sujeto una vez mas de su brazo.

—Será mejor que te expliques— dijo Linz de forma amenazante mientras apretaba el puño con el que la sujetaba, Tons empezaba a perder la paciencia

—No— agregó la joven con suavidad deteniéndolo—si pudiera volver a vivir la noche, no cambiara nada, absolutamente nada.

Sin habla seguramente por primera ves en su vida, Tons se quedó estático mientras asimilaba la respuesta, eso significaba que ella no lamentaba lo que había pasado entre ellos, como deseaba, solo para contradecirse inmediatamente, para reconocer que ella era suya finalmente suya, que lo perdonaría por haberla unido de esa manera a el, porque jamás la dejaría ir.

—Iaan— dijo con voz ronca, quería decirle tantas cosas, pero su cuerpo no le respondía, solo estaba allí a unos centímetros de ella, encerrándola, en un pequeño espacio.

Ella levantó la cabeza la mirada hacia él, esos ojos lilas, se vean húmedos por las lágrimas que trataba de contener.

—Sabes que estoy enamorada de ti, nunca me lo propuse, que eso pasara, pero ha pasado.

Levantado su mano y acercándola a su mejilla acariciando con la punta de los dedos ante aquellas palabras su furia se derritió cual nieve al sol, dejando en su lugar los profundos sentimientos que sentía desde hace mucho por ella.

Sin poder hablar, el le besó la mano que lo tocaba, la puso contra el costado de su rostro, muy frescos eran los dedos de ella contra la piel del hombre, cruzó el su mirada con la de ella, y trató de hablar, mas no pudo, una picante sequedad en la garganta amenazaba con hacerlo llorar, jamás en su vida lo había afectado nada tanto como la dulce voz de alguien hablando de que lo amaba.

Ella continuó.

—No tienes por que mostrarte tan preocupado, no hay futuro para mi con tigo y lo se tan bien como tu, no hace falta que finjas lo contrario, aunque es raro no sería tu... amante a cambio de protección, seguridad, por tu posición, o tu fortuna, pero lo seré… por amor

Amor, la palabra fue como una espada que traspasó el corazón, besó la palma de la mano que se apoyaba en su mejilla y la retuvo.

Ella era tan valerosa tan bella y tan intrépida, y a el le dolía el corazón de ansias de tenerla a salvo a su lado para siempre

— ¿acaso crees que no me interesas?

—No tienes que tratar de hacerme felices las cosas, no tienes por que hacer bonitos discursos para retenerme o alejarme si no son sinceros

—Pero si son sinceros

Tons la miró a los ojos y volvió a hablarle en un tono dulce.

— Iaanita... te quiero desde lo mas profundo de mi corazón... no busco darte protección, ni seguridad, no busco que estés en mi misma posición social ni darte mi fortuna... lo único que me interesa es darte mi corazón... todo mi amor y cariño... estoy enamorado de ti desde hace mucho tiempo...de tu forma de ser... y no quiero que nada de eso cambie...

Iaanita se quedó mirando directamente a los ojos de Tons con sus hermosos ojos azules, la chica se le tiró a los brazos de su amado para sentir lo latidos de su corazón, el cual estaba acelerado, le miró tiernamente y su mirada fue respondida, sus labios se fundieron en un dulce y tierno beso de sincero amor mutuo. Aquello que acababa de oír era lo que necesitaba escuchar, un sentimiento sincero de él, necesitaba saber que no estaba sola, que había alguien que la quería, alguien al que no le importaba nada más que darle a ella todo su amor y entregarle su corazón. Aquel beso se hizo eterno para ambos, pero a la vez cortó...

Ya era el momento de despedirse, de llegar a sus casas dentro la intimidad del amanecer, las horas habían pasado demasiado pronto, y ambos aun les dolía la partida.

—siento decir que debemos separarnos por unas horas, debemos volver a nuestras habitaciones...

A Tons le dolió lo que acababa de decir, le dolía tener que separarse de ella, su mirada ahora era triste por tener que separarse de Iaanita, pero ella tenía la misma mirada, no querrían separarse del otro, pero debían de hacerlo. El día llegaba, él se separó de ella y le entregó un trozo de pergamino.

—mi bella damisela, solo pasaran unas horas hasta que volvamos a reunirnos en el desayuno... lo único que te pido es que estés esperando reunirte conmigo con el mismo sentimiento de amor que tienes ahora, pues el mío no cambiará ni en cien años y espero que el tuyo tampoco.

Ambos caminaron juntos hasta el vestíbulo del castillo, allí, a su pesar se despidieron tiernamente con un delicado beso y tomaron diferentes caminos hacia sus salas comunes esperando a que llegase la hora del desayuno para volver a encontrarse.



Cuando regreso a su sala privada, Iaanita leyó un trozo de pergamino que el le dejó antes de marcharse.

**En mi mundo de tinieblas, llegaste tú, siempre me faltó el aliento, para repetir tu nombre, y lo diría a los cuatro vientos. Aunque nunca te lo dije, déjame decirte ahora como te amo, déjame contar las formas:
Te amo hasta la profundidad de la extensión y la altura que puede alcanzar mi alma, cuando busca a ciegas los límites del ser y de la gracia ideal.
Te amo hasta el nivel mas quieto, de la necesidad cotidiana, a la luz del sol y del candelabro, te amo con la libertad con que se opone el hombre a la injusticia y con la pureza de quien desdeña los elogios, te amo con la pasión exacerbaba por mis viejas penas; y con la fe inocente de mi infancia.
Te amo con el amor que pareció perderse cuando perdí mis santos... te amo con el aliento, sonrisas y lagrimas, de mi vida entera y si dios lo quisiera, te amaré aun mejor después de muerto.
Iaan, mi corazón ahora es tuyo, te pertenece solamente a ti y a nadie más...**

_________________


Spoiler:
 


Última edición por Lorelice Grecko el Lun Jun 08, 2009 1:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lorelice Grecko
Admin
avatar


Hoja de personaje
Familia:: Mestiza
Tribu: Directora
Edad: 257 (28)

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Lun Jun 08, 2009 1:36 pm

12
Conflictos


Ella se despertó, dejó cerrado el dosel de su cama no quería que nadie la viera se sentía avergonzada de si misma, sentía su cabeza explotar haber liado con aquella situación la noche anterior había sido desgastaste, nunca se imaginó a ella en una situación así, siempre se había sentido como niña juguetona entre almohadas de algodón, pero, ahora sus pensamientos cambiaban, nuevas experiencias introvertidas la invadían, retos deseados de alcanzar, dejando atrás hacía mucho tiempo a la niñez…


*Flash Back*

—Como pudiste con él—dijo Kelly señalando a Scorpius


Naomi miró a Kelly, se sonrojó un poco pero no quería demostrar debilidad, sentía el nudo en la garganta, sentía como si ese volcán dentro de ella, dormido, explotaría en cualquier segundo.

—Kelly no es lo que crees—se apresuró a decir la chica

—Como me vienes a decir eso mírate nada mas y lo que dice el profesor y ¡¿por que él trae la camisa desabrochada?!

—Ya te lo dije no es lo que estas pensando

—Entonces dígame, Lane como explica el broche de su vestido y la camisa del señor Malfoy—dijo el profesor Taylor con malicia

Naomi sintió que se hundía en el césped, sintió que el color de su cara suba a rojo, decidió no mirar al chico, luego lamentó que llegaran Yuna e Iromi ya era muy vergonzoso con Albus y Kelly ahora con sus otras amigas, solo esperaba que nadie más llegara.

— ¡No es su problema! —Gritó Naomi—por su culpa casi me ahogo, no dudo que quisiera matarme

—No le hables así al profesor—la regañó Kelly—no creí que mi hermana fuera una… una…

—Clámate, Kelly—trató de tranquilizarla Albus

— ¡No! —Saltó la pelirroja— ¡es mi hermana! Como crees que me siento que un profesor venga y me diga que ella estaba haciendo tú-sabes-que con él, me das…

Naomi se sintió humillada al ver que sus otras dos amigas se llevaban la mano a la boca al escuchar lo que Kelly había dicho, Naomi la conocía no era mucho lo que había hecho o estado a punto de hacer si no con quien, ella no lo entendía por que ese maldito odio hacia el chico que ella amaba

— ¡Asco! ¡Vergüenza! ¡Dilo!—gritó Naomi

—Basta—dijo Taylor tratando de controlar la situación— todos se pueden ir yendo de aquí si no quieren que les baje puntos a sus casa en cuanto a Lane y Malfoy acompáñenme.

El profesor Taylor tomó a Naomi del brazo bruscamente, apretando tan fuerte que ella sintió que le hizo daño.

— ¡suélteme! —dijo Naomi zafándose como pudo

Se alejó de allí, a paso firme lo mas rápido que podía, evitando las miradas de todos, avergonzada de si misma sintiéndose como una basura, las palabras de su hermana se escuchaban en su cabeza, por fin habían roto su relación que nunca haba sido muy buena.

Las lágrimas empezaron a brotar de sus ojos y resbalaron rápidamente por sus mejillas blancas. Entró en el castillo, estaba muy solo no haba nadie y también la oscuridad penetraba, el silencio hería; caminó por los largos pasillos hasta que llegó a las mazmorras toda aquella soledad de allí abajo era como una manta suave y cálida que la cubría, algo que esperaba hacía mucho tiempo: tranquilidad.

Se recargó sobre la pared fría y se deslizó lentamente hasta quedar sentada en el suelo duro de piedra; sus rodillas tocaron su barbilla suprimió su cabeza contra los brazos queriendo desaparecer todo aquel recuerdo de esa noche, quiso dejar de amar a Scorpius con esa tenacidad solo por evitar los problemas con su hermana y con su madre, quería que saliera de su mente así de la misma manera en como había llegado, pero, por mas que lo intentaba no podía; ese chico rubio se había convertido en su propia vida lo amaba no podría engañar a nadie si decía que había dejado de quererlo de una noche a otra, no podía engañarse a si misma, el amor era muy importante para ella como su propia chispa vital.


*Fin del Flash Back*


Las lágrimas comenzaron a rodar nuevamente por su rostro perdiéndose entre las almohadas, había tanto que pensar, discusiones por delante, momentos vergonzosos y ninguna escapatoria…

Escuchó un ruido, alguien iba entrando a la habitación, se limpió las lágrimas escurriendo el maquillaje oscuro en sus ojos, se veía terrible, escuchó a su amiga Iaanita a lado de su cama, era ella la que acababa de llegar, ahora que lo pensaba bien no la había visto en toda la noche, la había dejado abandonada por Scorpius y eso la hizo sentirse peor.

Escuchó el dosel de Iaanita cerrarse y aprovechó que las demás estaban dormidas para entrar y ducharse; abrió lentamente su dosel para hacer el menor ruido posible, entonces Iaanita asomó la cabeza y vio a Naomi de espaldas.

—Nao, ¿estás bien? —Preguntó su amiga

—Si, claro estoy bien —mintió Naomi sin voltear a verla, su voz se escuchó quebrada por el nudo en su garganta

—Te noto extraña ¿pasa algo?

— ¡Dije que estoy bien Iaan!

Naomi entró al baño y cerró de un portazo dejando a Iaanita desconcertada y preocupada a la vez.

Después de arreglarse Naomi bajó a la sala común, estaba vacía a causa de que todos estaban desvelados por la fiesta, la hora del desayuno se acercaba. Ella se sentó en la alfombra verde y se recargó en la parte baja del sillón mientras observaba las débiles llamas del fuego crepitar pasiblemente.

Puso su cabeza sobre el asiento del sofá, estaba sola allí, eso le hacía bien, solo quería estar sola solo eso.

Sentía los ojos arder por esas lágrimas que querían salir pero que ella retenía con tal dureza que la hacían sentir peor, quería tener a alguien delante para poder decir todo lo que sentía, desahogarse y sacar las mil espinas clavadas dentro de su corazón desde hacía muchos años, pero sabía de sobra que jamás podría hacerlo, no le gustaba mucho contar sus problemas a los demás, para la mayoría prefería ser la alegre y perfecta Naomi Lane, nadie mas tenía la culpa de lo que le pasaba.

Sintió unos labios suaves rozar su mejilla calidamente, levantó la mirada y vio el rostro de Scorpius mirándola preocupado se sentó a su lado y la protegió con sus brazos, ella instintivamente se recargó sobre su pecho

— ¿estas bien?—preguntó Scorpius

Naomi negó con la cabeza y ya no pudo mas nuevamente las lágrimas brotaron de nuevo de sus ojos azules.

—Nao no llores—dijo Scorpius suavemente limpiándole las lágrimas—todo es mi culpa y lo siento

—esque tu no entiendes—sollozó la chica apartándose—todo esto… no se aún porque dejé que esto pasara sabía perfectamente que lo nuestro siempre sería algo prohibido solo porque eres un Malfoy y yo una Lane

—Escúchame bien Naomi, si para estar cerca de ti debo cambiar mi nombre y linaje lo haría tu no sabes lo que siento por ti, te amo, sentí algo muy especial por ti desde aquella vez que reíste de mi nombre en el tren—terminó el muchacho con una ligera sonrisa.

—Podrías cambiar todo eso, pero para mi madre siempre serás un Malfoy, jamás lo entenderé ¿Por que nuestras familias se odian?

—No se ni me importa ¿dejarás que todo eso lo arruine?

Naomi se quedó callada no sabía que decir, todo era confuso en esos momentos ya no sabía si después de lo de la noche anterior su madre la dejara quedarse en Hogwarts, que había de Kelly era su hermana su igual o al menos eso creía porque en el fondo eran completamente diferentes. Kelly era mas tranquila y tenía un buen sentido común pensaba antes de actuar, el modelo de una hija perfecta, en cambio ella siempre haba sido la rebelde que recibía regaños por cometer tonterías precipitadas.

—No

—Lo vez todo estará bien si nos tenemos el uno al otro—dijo Scorpius animadamente

—Si todo… todo estará bien—se mintió ella a si misma

El barullo comenzó a hacerse en la Sala Común y los dos decidieron subir hacia el Gran comedor.

Yuna e Iromi iban hacia el Gran Comedor cuando un chico se interpuso entre ellas impidiéndoles el paso.

— ¿Que quieres, James?— preguntó Yuna.

—Tengo que hablar contigo. — contestó el chico.

— Sigue tú. — le dijo Yuna a Iromi. — Ya te alcanzaré.

— Ven. — dijo James cogiendo a Yuna de la mano y llevándola a una aula vacía.

Yuna se sentó en uno de los pupitres y James se puso frente a ella sin haberle soltado la mano.

— ¿De que querías hablar?

— De ti y... de mí. — le contestó James.

Se produjo un silencio, Yuna no apartaba la vista de James, parecía que quería decirle algo importante.

—Bueno, veras, como ayer no quedó demasiado claro, ya que saliste corriendo, quería preguntarte si... ¿quieres ser mi novia?

Los ojos de Yuna se abrieron como platos y su rostro no pudo evitar una sonrisa. Rodeó el cuello de James con los brazos y lo atrajo hacia ella para fundirse en un dulce beso con él.

— Necesitas que te responda o ya has captado el mensaje — preguntó Yuna.

James se limitó a sonreír y juntos salieron del aula para ir al Gran Comedor.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lorelice Grecko
Admin
avatar


Hoja de personaje
Familia:: Mestiza
Tribu: Directora
Edad: 257 (28)

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Lun Jun 08, 2009 1:36 pm

Mientras tanto Iromi se dirigía hacia el comedor. El gran comedor estaba ya a rebosar de alumnos que desayunaban alegremente, riéndose, recordando la fiesta de la noche anterior.

Iromi paseó la mirada por la mesa de los de Gryffindor buscando a sus amigos. Pero aun no había llegado nadie, ni Tons, ni Albus... nadie. Así que desvió la mirada hacia la de Slytherin, y vislumbró en ella a Naomi y Scorpius.

Sonriendo, comenzó a andar hacia ellos. Al parecer Naomi estaba muy mal por lo de anoche. Tenía la mirada triste mientras hablaba con Scorpius, y parecía que había llorado, pues tenía los ojos enrojecidos, mientras que Scorpius le hablaba en tono tranquilizador.

—Hola, chicos. —dijo Iromi parando frente a ellos.

—Hola. —saludaron ellos.

— ¿Que... tal están?—preguntó mirando a Naomi.

—Podríamos estar mejor... —dijo Scorpius.

Iromi los miró triste. No podía opinar demasiado, ya que no sabía nada de lo que había pasado. Bueno, tenía una idea general por los gritos que se habían lanzado las dos gemelas, pero no lo sabía muy bien. Entonces, cautelosamente, se decidió a preguntar:

—No se si es el momento, pero... ¿Que paso en el bote? ¿Como se cayeron? Si no quieren responder no pasa nada. —dijo Iromi rápidamente.

—Veras... —dijo Scorpius mirando a Naomi—Al principio solo charlamos. Luego nos besamos. Entonces la barca se movió violentamente y ambos caímos al agua. Ben nos sacó del agua, y... creo que el resto ya lo conoces.

Iromi asintió poco convencida. ¿Entonces por que kelly decía no se que sobre la camiseta de scorpius? Miró a ambos chicos en silencio, pero antes de que pudiese decir nada, Nao dijo:

—No nos crees, ¿verdad?

—No es eso... —dijo Iromi triste. —Es que... escuché a kelly gritar algo sobre una camiseta y... no se...

—Haz lo que quieras. Cree a kelly. No te pediré que nos creas a nosotros. —dijo fríamente.

— ¡No! —exclamo Iromi desesperada. —Lo siento, no quise decir eso. A mi me da exactamente igual lo que hagan, no me meto en esas cosas. Lo siento...

—Esta bien... —dijo Scorpius sonriendo.

En ese instante la tripa le rugió a Iromi, que se sonrojo. Scorpius se rió, e Iromi se disculpó y se fue corriendo a comer algo, porque no podía más. Pero Iromi observó antes de irse que Naomi la miraba de aspecto extraño. Quizás... no debería haber dicho nada de eso...

Yuna y James llegaron al Gran Comedor, James se fue con sus amigos y Yuna se sentó junto a Iromi sonriendo.

— Parece que tienes hambre. — comentó Yuna al ver como su amiga comenzaba a comer un poco de cada cosa.

— ¿Hambre?—preguntó Iromi mirando a Yuna. —No, hambre no, amiga, tengo muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho mas que hambre... —dijo comiendo un buen trozo de tostada. —Por cierto, ¿que te dijo James? —preguntó distraída.

Iromi observó que Yuna se ponía completamente roja. La miró con curiosidad. No le habría dicho... Iromi le insistió, e insistió. Al parecer Yuna evitaba el tema. Pero cuando Iromi se puso un poco pesada, no tuvo mas remedio que contarle todo lo que James le había dicho...

—...y eso paso. —concluyó Yuna.

— ¡WOW! —dijo Iromi impresionada. — ¡Felicidades!

Iromi bebió zumo de calabaza. Iba a comerse otro bocado de tostada cuando Yuna, contemplo algo. Golpeó débilmente en la espalda de Iromi, que tosió un poco, y se volvió hacia Yuna, aparentemente molesta:

— ¿Que haces? ¿Acaso quieres matarme?

— ¿Se pelearos Naomi y tu?—preguntó mirando a la mesa de Slytherin.

Iromi volvió el rostro hacia donde miraba su amiga. Naomi, la miraba con el rostro enfadado, aunque parecía que echaba chispas. Iromi se enfadó, y roja de ira, se levantó de la silla rápidamente. Yuna la miró asombrada, pero asustada, siguió a su amiga, que avanzaba velozmente por el comedor.

Iromi se dirigió a la mesa de Slytherin ante la atónita mirada de Naomi, Yuna, Scorpius y algunos que estaban aun desayunando en el comedor. Pero a Iromi no le importo. Se había cabreado. Entonces, paro frente a Naomi temblando de rabia.

—Iromi, ¿que...?—empezó Scorpius.

Pero entonces, ante la atónita mirada de muchos de los presentes, cogió de la mesa un plato de cereales estrellados con leche, y sin pensarlo ni plantearlo, lo volcó sobre la cabeza de Naomi.

En el Gran Comedor reino entonces un gran silencio. Entonces, surgidos de la nada, llegaron corriendo, de unos pocos asientos mas aya, Tons e Iaanita, que se acercaron al ver la catástrofe. Naomi se había quedado paralizada, mientras la leche caía por su pelo y su cara, acompañados por las estrellas de cereales.

Naomi se levanto con la cara roja de ira, y abrió la boca para decir algo, pero no supieron que era, pues de pronto unas lechuzas los interrumpieron, dejándoles en las manos unas cartas idénticas a todos:

Cuando terminen de desayunar, los espero en mi despacho. No vayan a retrasarse. Hablaremos sobre su castigo.

Directora Minerva McGonagall

Iromi leyó el mensaje de arriba a abajo. ¿Que castigo les pondrían? Ojala no fuera muy severo. Entonces recordó lo que acababa de hacer y miro a Naomi, que ni se había molestado en leer la nota. Abrió la boca.

—No digas nada en el gran comedor. —advirtió Tons. —Vamonos. Será mejor que Naomi... se lave un poco...

—Te has pasado bastante... —le susurró Yuna al oído.


—Me da igual. —respondió Iromi, y juntos salieron del gran comedor ante las risas de los alumnos que se destornillaban mirando a Naomi.

Naomi se sintió muy avergonzada y no entendía porque su amiga había hecho eso, no le había parecido bien, se detuvieron fuera del Gran Comedor, abrió la boca para recriminarle a Iromi pero por mas que quiso no le pudo decir nada, era su amiga, no se atrevió a mirar a nadie a la cara pues aun estaba muy roja por la vergüenza.

—Vayan ustedes… yo los alcanzo… no tardo—dijo ella con la voz entrecortada y un gran nudo en la garganta

—Te acompaño—dijo Iaanita de inmediato

—No, Iaan… yo voy sola

Naomi se echó a correr por el pasillo antes de que Iaanita la contradijera, se dirigió al baño de chicas, primero con su varita limpió la leche de su túnica y luego enjuagó su cabello que seguía siendo negro como la noche anterior.

Se quitó una última estrella de cereal del pelo y se dispuso a salir del baño, entonces tres figuras de tres chicas se pusieron delante de ella, no hacia falta verlas para saber quienes eran: Ninfa, Pansy y Mika. Las 3 Slytherins le bloquearon la salida.

—a un lado—dijo Naomi con voz poco amistosa e intento pasar sobre ellas.

Mika la detuvo del hombro tan fuerte que Naomi sintió que le hacia daño.

— ¡Suéltame!—gritó Naomi harta y en ese momento Mika se apartó como si la hubiera quemado.

—ya te he dicho, Lane, aléjate de mi hermano o pagaras las consecuencias

—Hay no me digas—respondió Naomi en tono irónico

—Mira, sabes que el no esta a tu… posición… todo Hogwarts sabe ya que lo que hizo anoche contigo fue solo por divertirse…

—No paso nada anoche

—Tal vez no pero yo me encargaré de que todo el colegio se entere de que eres una…

En ese momento alguien apartó a Pansy de la puerta, era Iaanita.

—Nao, ¿Qué pasa? McGonagall nos está esperando

—No, nada no pasa nada—mintió Naomi forzando una falsa sonrisa.

Las dos salieron del baño ante las miradas de las 3 Slytherin, se dirigieron hacia la torre donde se encontraba el despacho de McGonagall.

—“pobres de ustedes nueve”—dijo Tons divertido—Me encantan estas contraseñas

Los nueve subieron por las escaleras de caracol, habían hecho eso mas de un millón de veces que les parecía muy aburrido, ya era como una rutina, las escaleras se detuvieron y se dirigieron a la puerta de madera.

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TonsLinz

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Miér Jul 08, 2009 4:30 pm

13
Padres


Robert tocó la puerta y la voz de McGonagall anunció que pasaran. Los nueve entraron un tras otro, pero lo que vieron al entrar no les gustó para nada, ahí estaban los padres de cada uno de ellos todos los miraron con expresión seria mientras ellos entraban estupefactos.

—Muy bien—dijo McGonagall al ver la expresión de terror de los nueve—los he llamado señores para decirles que sus hijos han adoptado cierta conducta indisciplinaria que ha pasado los límites permitidos…

—Nos va a expulsar—intervino Albus asustado y Harry lo fulminó con la mirada

—Silencio, Potter, déjame terminar—dijo McGonagall apretando mucho los labios—En fin si no aprenden a comportarse lo que seguirá será la expulsión y esta vez lo digo en serio, ya es hora de que empiecen a madurar, tienen 16 años, sus padres aquí presentes jamás dieron tantos problemas como los dan ustedes son peores de lo que eran los gemelos Weasley, han agotado mi paciencia, es un colegio no un parque de diversiones o… un… burdel—dijo mirando a Naomi y luego a Scorpius— Espero que ustedes puedan ponerle un alto a sus hijos si no ya saben las consecuencias. Les pondré un castigo que espero no olviden nunca, pero hablaremos de eso luego, ahora quiero hablar con usted señora Lane y con la señorita Lane también, y con ustedes señores Malfoy.

Los demás salieron del despacho dejando solos a Lane´s, Malfoy´s y a la directora.

— ¿Qué creen que diga?—preguntó Tonas a sus amigos en voz baja—al parecer nada bueno… todos están furiosos

—Pues me da igual cualquier cosa que sea, Naomi se lo merece por arrogante—dijo Iromi ardida por lo de esa mañana.

—Se puede saber ¿que demonios te pasa con Naomi?— le preguntó Tons a Iromi al oír lo que esta dijo.

—a mi nada—dijo dándole la espalda a Tons.

En ese momento fue cuando sintió que una mano lo cogía del hombro y le daba la vuelta, había sido su padre que estaba junto a su madre.

— ¿SE PUEDE SABER QUE HAS HECHO? — Gritó su madre muy alterada— siempre estamos igual, esque no hay ni una sola semana en la que no nos enteremos que has hecho una de las tuyas con tus amigos. Está claro que has salido a tu padre— dijo por último indignada, mientras se marchaba junto a Ginny, la madre de Albus.

Su padre se le acercó y en voz baja para que su mujer no se diese cuenta, y le preguntó a Tons con tono divertido:

— ¿que es lo que has hecho esta vez?

—que, ¿que he echo? yo y mis amigos hemos montado la mejor fiesta del siglo en el jardín...-- le contestó Tons orgulloso de lo que había hecho.

— ¿y por eso los ha castigado?— pregunto extrañado su padre que se esperaba mas.

—por eso... y por... porque al hacerla en los jardines... las parejitas escapábamos a los ojos de los profesores y a su control— le dijo el con una gran sonrisa.

—Eso esta pero que muy bien hecho— dijo en voz alta, por lo cual su mujer lo escuchó.

—TONAS LINZ, en vez de regañar a tu hijo, le animas a que siga haciendo travesuras...-- le dijo su mujer desesperada— está claro que son los dos iguales— le dijo dejando a ambos por imposibles...

En ese momento, la puerta del despacho de la directora se abrió de golpe y por ella salió corriendo Naomi llorando bajando las escaleras de caracol que subían al despacho... Todos... tanto padres como hijos se quedaron sorprendidos por aquella acción...

La señora Lane miró y luego volvió la vista al despacho, y miró fijamente al señor Malfoy y luego a Scorpius. Salió con paso decisivo y antes de continuar miro a Kelly.

—Vamonos— dijo y comenzó a caminar.

Kelly miro a Albus, y este le sonrió tímidamente. Se fue sin mirar a nadie y siguió a su madre. Kelly iba callada y con la cabeza agachada escuchando como su madre murmuraba cosas por lo bajo.

Entonces escuchó un quejido.

—Disculpe— dijo un hombre agarrando a su madre, sus ojos azules estaban mirando confundidos a la señora Lane.

—Si gracias, quítese— le dijo la señora Lane.

—Solo quería ser caballeroso— pero mientras mas miraba a la señora Lane mas parecía interesarle verla aunque de pronto puso su normalmente cara seria.

—Pues ahórreselo profesor Taylor ¿cierto?—dijo ella mirándolo seriamente.

—Si soy yo, y ¿usted es....? —preguntó.

—Sumey Lane, la madre de Kelly y Naomi Lane. — Dijo ella seriamente. — Ahora si... con su permiso.

Y sin más continuó su camino, Kelly antes de continuar miro al profesor Taylor que parecía más pálido que nunca, sus ojos azules se habían perdido, y su expresión rígida había cambiado a una sorprendida. Kelly lo miró fijamente, y este sintiendo la mirada de ella la miro igual, los ojos azules de ambos se encontraron y Kelly temerosa se fue para buscar a su madre que se había ido ya.

Pero cuando iba a doblar la esquina miro atrás y vio como el profesor Taylor parecía consumido por sus propios pensamientos mirando la pared mientras se aguantaba de ella. Y sin que supiera porque Kelly lo vio golpearse contra la pared, sin querer dio un gritito, rápidamente se tapo la boca y salió corriendo.

Al doblar para llegar cerca del gran comedor vio a su hermana y a su madre discutir.

— ¡NO QUIERO!— gritaba Naomi.

— ¡COMO QUE NO... SOY TU MADRE, HARAS LO QUE TE DIGO!

Naomi respiraba entrecortadamente, y sus orejas estaba rojas. Varias lágrimas escapaban de sus ojos mientras miraba enfurecida a su madre. Kelly se paró cerca de ellas.

— !TU TAMBIEN TUVISTES MI EDAD! — Respiró hondo— !QUIZAS HACIAS LO MISMO O PEOR!

—COMO TE ATREVES

La señora Lane puso los ojos en blanco y le dio una fuerte cachetada a Naomi. Kelly al ver esto, se acercó mucho más y antes de que su madre le volviera a pegar a Naomi, se paro entre las dos y sacó su varita.

—NI LO PIENSES MAMA— respiraba rápido, esta furiosa y miraba a su madre con un enorme odio.

—SALTE KELLY, TU HERMANA DEBE APRENDER— gritó su madre, cogiéndola por el brazo.

Kelly toco la mano de su madre con su varita, y esta sintió una fuerte corriente eléctrica.

—NI LO INTENTES, NO LA TOCARAS—Kelly seguía apuntándola— NAOMI ES MI HERMANA Y YO LA DEFIENDO....AUNQUE SEA DE TI...

—KELLY NO ME OBLIGUES

—NO ME OBLIGUES TU A MI....CREEME NO LO PENSARIA...VETE...DEJANOS... Y NO VUELVAS A PEGARLE...PORQUE ENTONCES OLVIDARE QUE ERES MI MADRE— Kelly abrazó fuertemente a Naomi, sintió como las lágrimas suyas y las de su hermana caían sobre sus uniformes.

—Te juro… que no lo volverá a hacer— dijo kelly dejando escapar sus lagrimas.

—Nunca... —Naomi apenas podía hablar—... creí... que me pegara... si no llegas a estar... hubiera perdido el control… tuve deseos… de usar maldiciones…

—Ya...pero estoy aquí… siempre lo he estado y lo estaré...eres mi hermana— ambas se miraron— la problemática... pero mi hermana... y eres igual a mi... aunque pensemos diferente... aunque nos gusten cosas diferentes... no solo somos iguales físicamente... sino de aquí— y puso su mano en el corazón.

Ambas sonrieron tímidamente, y se secaron las lágrimas.

— ¿Y ahora que?—dijo Naomi.

—Ni idea... quizás mamá quiera sacarnos de aquí… pero da igual... no volveremos a pelearnos ¿cierto? —dijo Kelly.

—Cierto— dijo Naomi sonriente, pero se separó de su hermana y la miró— ¿y ya vas a aceptar a Scorpius?

—Yo… no quiero pelear contigo sobre eso... —miró a su hermana a los ojos— No lo acepto.

—ves y así…— pero kelly la interrumpió.

—Confío en ti… no en él... siempre será un Malfoy para mi... solo eso... respeta mi opinión y no me obligues a aceptarlo... solo dejémoslo así.

Naomi lo pensó. Luego agarró a su hermana y comenzó a caminar.

—Es un comienzo.... por lo pronto yo si acepto a Albus…

—Y yo creo firmemente que no hiciste nada

Ambas caminaron de regreso a hacia el despacho. Para saber que había pasado.

Iromi iba a irse también, ya que todo el mundo se estaba yendo, pero alguien le cogió por el hombro, y se volteó. Asustada, vio que eran sus padres, que la miraban indignados.

—Explícate. —dijo su padre, Esteban.

— ¡No tengo la culpa! —exclamó Iromi indignada. —Fue Naomi y Scorpius, ¡no me echen a mí la culpa!

—Estamos hartos de tus travesuras y de tu mal comportamiento en el colegio. —dijo su madre, Esther, seria. —A la próxima, te sacaremos de Hogwarts y te llevaremos a Beauxbatons, te lo advertimos.

—Pero mama...

—Ni peros ni nada. —intervino su padre. —Te lo hemos advertido. A la próxima te sacamos de Hogwarts. Así que mucho ojo con lo que haces.

Sus padres se dieron media vuelta y tras despedirse de McGonagall desaparecieron por el corredor, donde Iromi se les quedó mirando. No era justo. Ella no tenía la culpa. Eran Naomi y Scorpius los que organizaban toda esa bulla, y ella recibía las culpas. No quería irse de Hogwarts, no quería dejar ese hermoso castillo. No lo permitiría. Y si era necesario... dejaría de verse con Naomi.

Iromi, sin despedirse de los pocos que quedaban allí, salió corriendo por los corredores soltando lágrimas de rabia y angustia. Estaba harta de pagar por lo que Naomi hacia, completamente harta. Jadeando, paró en el gran comedor, y se secó las lágrimas. Cogió aire y abrió la puerta.

Como esperaba allí estaba Naomy. Estaba abrazada a su hermana gemela pelirroja, Kelly. Aquello le pareció extraño y emotivo. No sabia lo que le diría a Naomi, pero pensaba dejarle las cosas claritas. Así que ignorando completamente a Kelly, se plantó delante de Naomi, y le dijo:

—Naomy, ¿sabes que por tu culpa mis padres se han planteado cambiarme de colegio? —dijo con furia. Naomi y kelly se separaron.

— ¿Como? —preguntó Naomi.

—Lo que oyes. La próxima travesura y me mandan a Beauxbatons. Por eso, he decidido que a partir de ahora, cuando vayan a hacer alguna locura, no cuenten conmigo aunque eso conlleve perder tu amistad.

Iromi, tras decir esto, se dio media vuelta dejando a Naomi y Kelly asombradas, y salió una vez mas del gran comedor. Se sentía mejor al haberle dicho todo eso, parecía haberse quitado un peso de encima. Iromi subió las escaleras principales. Casi había olvidado que tenían clases. Así que se dirigió a la sala común para recoger sus libros y asistir a sus clases, por muerta de aburrimiento que se encontrara.

Después de lo que pasó la profesora McGonagall los envió a sus clases, todos estaban muy serios apenas y se hablaban, pero Iromi no les dirigía la palabra, la única que se saltó la siguiente hora fue Naomi pues aun tenia la mejilla un poco roja y no quería que los demás la vieran así, bajó a la sala común de Slytherin, apenas había empezado el día y si se le había hecho una eternidad, como si hubieran pasado semanas, tal vez meses.

Se recostó sobre la cama adoselada con seda verde mirando hacia el techo y con los brazos detrás de la nunca, entonces algo le hizo incorporarse inmediatamente, había sentido dentro de su bolsillo algo muy caliente, Naomi metió la mano dentro y era lo que se había imaginado, había una nota sobre el galeón falso que les había dado Albus desde primero.

"Nos vemos en el lago en cinco minutos"

Naomi se puso tu túnica rápidamente y subió hacia arriba, salió a los jardines ante las miradas de todos, a esa hora ya la mayoría debía saber lo acontecido las ultimas horas, y esque Hogwarts no era tan grande como parecía.

Se dirigió hacia el lago negro y sobre el haya donde acostumbraban sentarse a planear sus bromas estaban ya todos, solo faltaba ella, se acercó y se sentó entre Iaanita y Kelly, sintiendo las miradas de Scorpius e Iromi.

— ¿Como estas?—le preguntó Iaanita en voz baja

—yo... bien—respondió Naomi también en un susurro y luego levanto la voz hacia todos—Y bien, para que estamos aquí, parecía ser urgente.

Tonas se aclaró la garganta y con cara seria de pocos amigos se dirigió a Naomi.

—Ya no te queremos en el grupo—le dijo Tons con la mirada clavada en el suelo.

Todos voltearon a verlo solo Iromi con una sonrisa Triunfante.

—Pero...—balbuceó Naomi desconcertada—está bien, si eso es lo que quieren...

En ese momento Tons se echo a reír sobre el pasto.

— ¡Es broma! Es broma ¡hubieras visto tu cara Nao! ¡Y la de todos!

Naomi se acercó amenazadoramente hacia Tons que se reía sobre el pasto.

— ¡Crees que estoy para bromas ahora!

—Pero fue divertido

—No, no lo fue

—Cálmate, Nao, tu me lo has hecho muchas veces

— ¡Pero hay momentos para hacer bromas y otros no! Te odio Tonas Linz

En ese momento Tons dejo de reír borrando sus sonrisa de inmediato y levantándose para calmar a Naomi, no sabia que fuera a reaccionar así.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TonsLinz

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Miér Jul 08, 2009 4:31 pm

—Nao lo siento... yo no sabía que...

— ¡¡No me importa!! Y saben que ya no quiero estar en este entupido grupo

Naomi se dio la vuelta y tiro a los pies de Tons el galeón de Oro

—Enserio no fue a propósito—suplicó Tonas mientras los demás los veían asustados y preocupados

—Jajajajaja ¡Caíste en tu propio juego, Tonas Linz! —Gritó Naomi de pronto asustando a Tons

— ¡Que! ¡NO! me la volviste a hacer—Exclamo Tons atónito, esa chica si que tenia una habilidad para hacer eso—Eres perversa

—Gracias, es un honor que lo reconozcas =D

Los demás se echaron a reír incluyendo a Iromi, hacía mucho que no pasaba algo entre amigos, hacía tanta falta la risa y las buenas bromas. Entonces aprovechando la situación Albus sacó de su túnica un ejemplar de El Profeta, El Quisquilloso y Corazón de Bruja.

— ¿Qué es? —preguntó desconcertada Iaanita cuando Albus se los puso sobre su regazo

—tienes que verlo por ti misma

Iaanita tomó El Profeta y lo extendió llevándose una gran sorpresa, allí debajo de un artículo sobre escobas importadas ilegalmente estaba una gran foto de Tomas Rokwood y Mika Bulstrode besándose apasionadamente.

Anoche nos han hecho llegar la noticia de que dos miembros de distinguidas familias de sangre limpia han confirmado su noviazgo en la exuberante fiesta que se realizó por motivo de Halloween en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería
Después de que el joven Rokwood se negó a asistir con la mas joven de la familia Koyla puesto que estaba profundamente enamorado de la señorita Bulstrode.
“Creo que definitivamente he encontrado al amor de mi vida” confiesa Bulstrode completamente animada.
Tal vez dentro de algunos año los podremos ver formalizando su compromiso, ya que Rokwood también parece profundamente enamorado de la chica “Mika es… maravillosa” fue lo único que nos pudo decir antes de besarla ante nuestra cámara.

Rita Skeeter.

Iaanita se quedó completamente sorprendida al mismo tiempo que dibujaba una sonrisa satisfactoria en su rostro e intercambiaba una mirada con Tons.

—Creen que Mika haya enviado eso—preguntó Iaanita temiendo por la salud mental de la chica

—No fue ella—dijo Naomi—fui yo… Les tomé una foto anoche y envié una lechuza rápida, creí que no lo pondrían hasta mañana pero ¡vaya esa Skeeter no deja una oportunidad!

—Nao eres genial, se te ocurre cada cosa, ahora mis padres ya no me molestaran con él mas…

—Estas loca hermana—le dijo Kelly sonriendo

—Lo se, pero no se preocupen no es contagioso.

Estuvieron bromeando un rato debajo de aquella vieja haya, hasta que llegó el momento de hablar de las cosas serias... aun no sabían quien era el vampiro, que escondían los profesores en el tercer piso, que pasaba con Iromi, había tantas incógnitas aun y cada vez aumentaban mas...

—Esperen—dijo Tons. Los demás le miraron. —Si vamos a hablar de todo esto, será mejor que vayamos a algún otro sitio mas intimo. Vayamos a la sala de los menesteres.





14
Pesadillas


Todos asintieron y se levantaron rápidamente. Los nueve amigos atravesaron la explanada y entraron en el castillo. Subieron planta por planta sin parecer sospechosos, ya que los profesores rondaban por los pasillos y los alumnos también. Así que intentaron ir sin prisa pero rápidos hacia la séptima planta. Enfrente del cuadro, kelly cerró los ojos y pensó con fuerza "danos una sala donde poder conversar, una sala donde poder conversar cómodamente..." Albus le puso las manos en el hombro, y kelly observó al abrir los ojos que había aparecido una puerta.

Cerraron la puerta tras de si. La sala era enorme. Había una gran mesa en el centro rodeada de al menos diez cojines enormes que parecían muy cómodos. En las paredes había cuadros preciosos, pero era sombrío pues solo estaba la luz de la lámpara. Los amigos se sentaron en los cómodas cojines y se miraron entre si.

— ¿Y de que vamos a hablar? Este tema lo tenemos muy explotado. —dijo Iromi con desgana.

—Tenemos que descubrir quien es el causante de todo esto. —dijo Albus tomando la iniciativa, ignorando el comentario de iromi. —Tenemos que descubrir quien fue el que ataco a Scorpius, Yuna.

Entonces, Robert dijo:

—Pensemos: Esta claro que el causante es un vampiro por los agujeros que deja en el cuello al atacar. Pero como demonios entraría un vampiro en Hogwarts, con toda la protección mágica que hay en el, pasando desapercibido ante miles de alumnos y los profesores y burlando a todos. ¡No lo entiendo! —dijo frustrado.

—Ahí está la cuestión. —dijo Iaanita. —Que no lo sabemos. Pero ¿que quiere conseguir? ¿De que le serviría atacarnos a nosotros?

—Recuerden que tenemos a un sospechoso. —intervino scorpius. Los demás voltearon a mirarle. —Teddy Lupin.

—Ya dije que conozco a Lupin prácticamente desde que nací, y que estoy convencido de que él no ha sido el causante, confío plenamente en él. Los días que he pasado con él en casa, me demostró que no haría daño ni a una mosca. —le defendió Albus.

—Puede que solo vieras la faceta que el quería que vieran ustedes. —dijo Iromi sabiamente. —Dejar constado por testigos que es un santo y por detrás es un maniaco asesino. —Aventuró

—Sigo diciendo... —empezó albus.

—Albus, deja de defenderlo. Esconde algo. —intervino Yuna cansada. — ¿Recuerdas la sangre que vi enfrente de su puerta la noche que atacaron a scorpius? ¿Que era? ¿Mermelada? o quizás ¿jugo de Frambuesas? -dijo irónicamente.

— ¡Cualquier cosa, yuna! —exclamó albus. — ¡A lo mejor solo imaginaste verla por las circunstancias!

— ¡O podría haberla limpiado cuando los llevé a verla, para que pensaran precisamente eso, Al! —dijo Iaanita interviniendo. —Quizás quería que no dudásemos de Teddy, para que no lo pillemos.

—No se... —empezó a decir Naomi pero Albus la interrumpió

— ¿Y para que ahogar a Naomi y Scorpius el día de la fiesta con profesores y alumnos delante? Teddy no es tan tonto, ¡por dios, lo conocen! -dijo desesperado.

—Precisamente por eso, Al. —dijo Yuna. —Nadie creería que un profesor se atreviera con todo el mundo delante, ¿no? ¡Coartada perfecta, Al!

—Yo digo que…—empezó Naomi de nuevo

—Chicas, ¿quieren escucharme? Por mucha sangre ni hostias, no es malvado, estoy seguro de que es inocente

— ¿Que pruebas tienes, su palabra? ¡Entonces no es una prueba sólida, Albus! —dijo yuna. —El día que me enseñes una prueba lo bastante sólida como para confiar en él, te creeré sin reparos...

—Entonces, como yo tampoco tengo coartadas, o Naomy, o kelly, también podríamos ser sospechosos, ¿no? —ironizó Albus.

—Hasta que no sepamos quien ha sido, todos somos sospechosos. —dijo Iaanita. —Incluso nosotros mismos.

— ¡Estas loca, iaanita! ¡¿Te estas escuchando?! ¡Esto nos esta desquiciando! Desconfiamos de nosotros mismos, por Merlín —exclamó Tons

—Pienso que…—decía Naomi

—Bueno, bajemos los humos, por favor. —dijo Kelly al ver que Naomi abría la boca para replicar. —No se peleen por esto. No nos conviene esto. Puede que esto sea lo que quieren, que peleemos para separarnos

—O tal vez quiera matarnos por algún motivo que pasamos por alto—intervino iromi sin mirarlos, con la cabeza apoyada en su mano derecha.

Ante ese comentario se hizo un incomodo silencio, que los amigos aprovecharon para pensar. Entonces, Yuna dijo:

—Para que ¿lista? No tenemos nada que ver con vampiros ni nada por el estilo.

— ¡¿Que tiene que...?!—empezó Iromi.

—No empiecen otra vez a pelear, por favor... —dijo tons cansinamente—La cuestión es que hay muchas dudas y muy pocas respuestas. Tenemos que ponernos las pilas, encontrar al culpable antes de que alguien más resulte atacado. Tenemos que hacerlo cuanto antes.

Así pasaron un buen rato, discutiendo sin llegar a ninguna conclusión hasta que a todos le salio dolor de cabeza.

— ¿Tanto tiempo llevamos aquí?—dijo Scorpius asombrado contemplando su reloj— ¡Son las diez! ¡Pero si vinimos a las ocho!

— ¡Mierda!—dijo Albus levantándose. —Tenemos que volver a la sala común, o nos pillará Filch o la señora Norris

Todos salieron corriendo hacia la puerta, pero Naomi se interpuso, parándolos.

— ¡Esperen! No podemos ir así, debemos ir en grupos. Iaanita y Yuna; Kelly, Robert y Scorpius —kelly gruñó— Albus, yo, Iromi y Tons

Automáticamente, Iaanita y Yuna salieron de la sala de los menesteres rápidamente. Los demás se sentaron para descansar un poco. Cuando calcularon que ya podrían haber llegado a la sala común, kelly, Scorpius y Robert salieron. Ya solo quedaban Iromi, Tonas, Naomi y Albus.

Los chicos se sentaron en las mesas cansados. Iromi tenía mucho sueño, al igual que sus amigos. Notaba como le pesaban los parpados, no podía aguantarlos mas... se cerraron sumergiéndola en el sopor de los sueños...

Veían a un grupo de hombres frente a ellos, pero ellos no podían verlos. Estaban en un rincón escondido de un frondoso bosque, rodeado de maleza por todas partes, que hacia casi imposible la caminata por él. Había al menos veinte personas rodeando a otras dos, aparentemente haciendo magia negra. Los tres estaban observando el corro de...

—Mortífagos... —susurró Albus mirándolos. — ¿que hacen?

Se acercaron un poco más. Entonces pudieron distinguirlo. Un mortífago, estaba con la varita en alto, diciendo unas palabras, apuntando a un bulto deforme delante de él. No parecía algo humano, pero tenia la forma de un bebe, pero no era un bebe. Entonces Nao lo distinguió... Era medio hombre medio serpiente, que siseaba constantemente a otra serpiente que rodeaba a aquel bulto. Entonces Tons se dio cuenta de lo que era...

—No puede ser... —dijo horrorizados. Iromi, Naomi y Albus lo miraron. —Es... Lo que queda de Voldemort... O eso parece...

—No... —dijo Iromi aterrada.

Entonces, ante los atónitos ojos de los cuatro chicos, aquel pequeño individuo comenzó a brillar intensamente, más intenso que la luz, más intenso que el fuego... Y ante la mirada triunfadora de los mortífagos, comenzó a agrandar y agrandar, hasta que al cabo de unos segundos, era tan grande como una persona. Tan súbitamente como empezó a brillar, dejó de hacerlo. Voldemort había regresado... nuevamente…

Naomi levantó la cabeza de la mesa con los ojos redondos. Un sueño, solo había sido un sueño. Algo mas relajada, se levantó e intentó convencerse de que solo había sido eso, un sueño, o más bien una cruel pesadilla. Entonces escuchó como sus otros tres amigos también se levantaban y los miró. Aparentemente, también ellos acababan de despertar, y tenían la misma cara de estupor y horror que ella acababa de poner.


Última edición por TonsLinz el Miér Jul 08, 2009 4:36 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TonsLinz

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Miér Jul 08, 2009 4:33 pm

—Tam... También ¿lo han soñado? —preguntó Albus en voz baja.

—Si todos hemos soñado lo mismo... Dudo que sea un sueño normal... —dijo Tons soltando una lagrima de horror e insuficiencia...

—MI seor— dijo un hombre cubierto de negro mientras se inclinaba ante Lord Voldemort

—De modo que aun me son fieles como para convocar tanta magia para traerme de regreso ja ja ja— rió cruelmente— bien, es algo a su favor por lo que no serán destruidos

Una mujer de caballo largo y lacio de piel obscura le colocaba un manto sobre los "hombros"

—Potter ¿aun sigue vivo? ¿Morirá esta vez?

—Mi señor han pasado casi 26 años desde la batalla en Hogwarts ahora el es líder de los aurores y futuro Ministro de Magia, si sabe que ha regresado atacará con todas sus fuerzas para destruirnos.

—Caín, me asombra tu pasividad; que ocurrió para que ahora me seas leal, recuerdo que en mi anterior venida te mantuviste digamos neutral…

-Mi señor le sirvo, lo sabe, pero en ese momento los líderes de los vampiros irían contra todo aquel que estuviera a su favor ahora el más antiguo de nosotros esta dormido

—Ja de modo que por eso me eres leal ahora— dijo mientras se acercaba al libro de magia que habían utilizado para revivirlo— pero son unos incompetentes, como se les ocurrió traerme a la vida con este hechizo.

Todos lo miraros de sorpresa, no entendían lo que quería decir.

—Este hechizo, solo dura un tiempo dependiendo de la fortaleza del revivido, y para mantenerse fuerte se necesita del poder de otros, del poder que tienen desde el momento en que nacen, un poder puro pero poderoso, muy pocos lo poseen, quitar ese poder o descubrir quienes lo tienen tomará tanto tiempo que para ese momento tal ves esté muerto, pero les advierto que si es así todos ira antes que mi al infierno para prepararme el camino…




La noche era fría, sombría y tenebrosa, la luna llena apenas se visualizaba detrás de las negras nubes, una fuerte tormenta azotaba el castillo, como si todo aquello acontecía el caos del por venir, como si la faz supiera del mal que se avecinaba; se aproximaba un nuevo mal en busca de una venganza, un mal enfurecido con cualquier cosa que se posara a su paso, pero su objetivo solo era uno… venganza.

Ya era demasiado tarde cuando los cuatro salieron de la sala de los menesteres, aun turbados por esa horrible pesadilla; sigilosamente avanzaron por los pasillos del solitario castillo, fueron juntos, ninguno decía nada, el único sonido que se escuchaba allí era el de los truenos de afuera. Caminaron rumbo a la sala Común de Gryffindor, donde en un pasillo antes Tons, Albus e Iromi se separaron de Naomi.

Los tres subieron a la torre y cruzaron por el retrato de la señora gorda, esperaban encontrar a sus amigos allí, pero estaba desierto, solo el débil crepitar de las llamas casi extinguidas en la chimenea era lo único que se podría decir vivo. Se sentaron sobre las mullidas butacas mirándose unos a otros temiendo quedarse nuevamente dormidos…

A la mañana siguiente se encontraron juntos fuera del aula de DCAO, por la expresión de los demás, aun nadie sabía nada a excepción de ellos cuatro, ninguno había querido contar a los demás, además no estaban seguros si fuera real o solo eso, un mal sueño.

—Entren—dijo una voz fría detrás de ellos, era el profesor Taylor que como siempre estaba de mal humor

Todos entraron inmediatamente, no era bueno desafiar a Ben Taylor cuando estaba enojado, los nueve se sentaron al final de la clase y después de un minuto el profesor entró cerrando de un portazo y todos quedaron en silencio mientras lo veían avanzar rápidamente hacia el frente de la clase, nadie le quitaba la vista de encima.

—Tenemos que hablar— les dijo Tons a sus amigos en voz baja para que solo ellos escucharan

— ¿ahora? —preguntó Kelly sin apartar la vista de Taylor

—Si, kelly, es importante—reiteró Albus

—Vamos no es para tanto… estuve pensando y tal vez fue solo un sueño, eso, un sueño sin importancia

—No Iromi—le dijo Naomi seria— fue demasiado real, lo que pasó anoche no fue normal, ni siquiera para nosotros que sabemos de cosas realmente paranormales, creo que va enserio y que Voldemort regreso…

— ¡Que! —gritaron los demás mientras Robert susurraba “no digas su nombre” haciendo que toda la clase se volteara hacia ellos incluyendo al profesor enfurecido

—20 puntos menos para Gryffindor y 20 menos para Slytherin—dijo Ben Taylor entre dientes—si vuelven a interrumpir mi clase los mandare con la profesora McGonagall, aparte de añadir un castigo mas al que ya tienen, sin mencionar que están condicionados para dejar el colegio, ahora los nueve abran su libro en la pagina 257…

El les dio la espalda y entonces Naomi le hizo gestos extraños provocando una risita de los demás, el profesor se volteó y los encontró a todos con la nariz pegada al libro como si fueran unos chicos muy estudiosos, los fulminó con la mirada y luego les volvió a dar la espalda continuando con su aburrida perorata sobre los maleficios mas poderosos.

—Ahora si—susurro Scorpius serio— ¿Como esta eso de que… Quien-Ustedes-Saben ha regresado, eso es absurdo, sabemos que el señor Potter lo derrotó hace como 25 años, suena muy ilógico…

—Ese es el punto—dijo Tons preocupado—eso fue hace muchísimos años, nosotros no tendríamos porque haber soñado con eso, ni siquiera habíamos nacido en aquel entonces, no lo conocíamos, nada de nada; en cambio, esto fue mas que un sueño, nosotros cuatro lo vimos… al principio antes de quedarnos dormidos sentí una extraña sensación…

—si yo también— lo interrumpió Naomi—esque no tenía tanto sueño como para quedarme dormida así como así, es como si alguien hubiese querido que viéramos eso.

— ¿se te ocurre alguien? —preguntó Robert

—Pues… no, pero…

—Yo digo que solo fue un simple sueño pero ellos se han obsesionado—les dijo Iromi a los demás tratando de que no pensaran que ella también se había vuelto loca.

—Tu también lo viste Iromi—le dijo desesperado Albus—de todas formas le enviare una carta a mi padre, no se como pero tenemos que hablar con él…

—Por favor chicos… nada mas escúchense… se están volviendo…—empezó a decir Yuna escogiendo muy bien las palabras tratando de no ofender a sus amigos.

—No… tal vez suene extraño pero hay que tomarnos las cosas muy enserio, chicos— la interrumpió Iaanita antes de que terminara—pudo ser un simple sueño, tal vez no recuerden lo que nos contó Al sobre los sueños que tenía su padre cuando ya-saben-quien estaba al poder, de todas formas no hay que pasar las cosas por alto…

—Pero nosotros no somos Harry Potter—dijo Tons a Iaanita en el tono más dulce que pudo.

—Ya lo se Tons, pero hay que ser persuasivos en todo, las cosas no están bien y nosotros lo sabemos, un vampiro ronda Hogwarts…

—Caín—dijo Naomi—esta de lado de Vold… ¡OK! Quien-ustedes-saben, se hace llamar Caín…

—Eso… significa que Ted no es el vampiro, se los dije—aventuró Albus alegre

—No vimos su rostro—le recordó Tons—y te recuerdo que hoy no vino a clases Ted… no se les hace extraño… no lo se tal vez aun este de fiesta

—Caín—volvió a susurrar Naomi para si—ese nombre lo he escuchado, pero no recuerdo… Caín

—Los nueve… fuera de mi clase—dijo de pronto la voz del profesor Taylor—Señorita Waith quiero verla en mi despacho a las 5:00 y hablar sobre lo decepcionante que fue su ultima redacción, además de que la profesora McGonagall me ha asignado su castigo, lamentablemente.

Iromi lo miró confundida pero asintió y luego siguió a sus amigos fuera del aula. Albus, Tons, Naomi e Iromi les explicaron lo que había pasado con más detalle y en un tono de voz más audible al oído humano, todos estaban muy sorprendidos, después fueron hacia el Gran Comedor a la hora de la comida.

Esa vez se sentaron en la mesa de Gryffindor, cuando terminaron de comer (al menos 7 de ellos porque Robert y Tons aun comían, siempre eran los últimos en terminar), llegó una lechuza con una carta, el sobre cayó limpiamente sobre la mesa, era de la directora, Scorpius lo tomó y lo leyó rápidamente.

—Despacho de McGonagall, castigo, hoy a las 5:00, menos Iromi, sigue enojada, contraseña… ya saben lo de siempre—recitó el chico como si fuera una carta de rutina…

Antes de la hora del castigo decidieron algunos ir a la biblioteca, Albus escribió a su padre y Robert fue a casa de Hagrid, le encantaba ir a visitarlo pues se pasaban largo tiempo hablando sobre lo maravillosos que eran los Dragones.

A las cinco en punto Iromi se dirigió hacia el despacho del profesor Taylor mientras que los demás subieron al despacho de McGonagall, cuando entraron había lo de costumbre pero ahora también el espacio que quedaba libre sobre la alfombra lo ocupaban 7 mesillas individuales y sobre ellas una pluma y un pergamino.

—Potter, al igual que la señorita Iromi tendrás un castigo aparte, el profesor Lupin se encargará de eso—dijo McGonagall mirando a Ted que ya estaba de regreso.

—Si profesora… pero… ¿Por que?

—No hagas preguntas muchacho, ahora pueden irse

Albus y Ted intercambiaron miradas y después la directora se volteó hacia los demás que miraban aliviados las plumas y los pergaminos, tal vez ya se le habrían acabado las ideas a McGonagall para nuevos castigos “duros” y de ahora en adelante solo copiarían líneas, eso no era tan malo pensaron ellos.

—No me hace gracia tener que llegar a esto—dijo McGonagall con voz severa—pero ustedes me obligaron, yo misma estuve en contra de este tipo de castigos, pero con ustedes ya nada se puede, a ver si los métodos medievales les hacen efecto…

—Uy si claro… esto es una tortura: escribir líneas—dijo Tons en tono sarcástico— segura que se siente bien profesora

—No son cualquier tipo de líneas, señor Linz, ya lo verá, ahora siéntense en una mesilla cada uno, sin hablar y van a escribir “debo obedecer las normas del colegio, aunque no me parezcan”

— ¿Cuantas veces? —preguntó Yuna

—No lo se, las que vea necesarias

—Y la tinta—dijo Robert

—No la necesita señor Mathews, ahora empiecen.


Los siete amigos se sentaron cada uno en frente de una mesilla mientras seguían con la mirada al profesor Lupin y Albus que salían por la puerta del despacho de la directora, cuando Albus y el profesor Lupin desaparecieron detrás de la puerta se miraron entre ellos preocupados, pues aunque aquel pareciese un castigo inofensivo a todos ellos le daba muy mala espina la tranquilidad que tenia la directora.

—ya esta bien, pónganse a escribir—gritó McGonagall al ver que no estaban haciendo nada.

Todos bajaron la mirada hacia el pergamino y comenzaron a escribir, entonces vieron cual era el secreto, soltaron las plumas de repente al ver que su piel se resquebrajaba formando las misma palabras con su propia letra que ellos habían escrito en el pergamino con una tinta roja que salía de la pluma, lo mas probable sangre de ellos.

—Veo que ya han descubierto como funcionan las plumas...-- dijo McGonagall mirándoles— siento tener que usar este método con ustedes... pero no me han dejado otra opción.

—y porque Albus se a ido con el profesor Lupin y no esta cumpliendo con este— preguntó Scorpius con una mirada de rabia hacia la directora.

—El profesor Lupin me pidió que le dejara su castigo a él... que lo de las plumas es demasiado cruel... lo cual admito pero se lo merecen, dejé que se llevase a el señor Potter porque me lo suplicó— dijo ella recordando la escena.

—Y ¿porque no esta aquí Iromi? — pregunto Naomi con desprecio al pronunciar el nombre de Iromi.

—el profesor Taylor cree que ella es inocente y no se merece este castigo, creo que está ayudándolo a ordenar los libros de su biblioteca personal— dijo McGonagall mientras se sentaba detrás de su escritorio— ya esta bien de charla, pónganse a escribir.


Mientras tanto Albus caminaba junto al Profesor Lupin por los jardines del colegio, unos jardines que estaban en solitario, pues todos estaban dentro, estudiando ya que los exámenes se aproximaban o terminando deberes atrasados. Ninguno de los dos había dicho una palabra desde que habían salido del despacho de la directora, Albus no se atrevía a decirle nada, pues estaba esperando a su castigo, pero al ver que este no llegaba al fin se armó de valor.

— ¿cual será mi castigo, profesor?— le preguntó temiendo la respuesta.

—no tendrás castigo, Albus, no creo que te lo merezcas, ni tu ni ninguno de tus amigos, fue una gran fiesta y está dentro de la legalidad de las reglas del colegio... intenté que tus amigos se librasen de ese horrible castigo pero solo conseguí salvarte a ti— comenzó a decirle el profesor Lupin mientras miraba el lago— y creo que fue por la amistad que tengo con tu padre, así que si alguien te pregunta, te he castigado.

—Gracias profesor— dijo Albus muy agradecido, entonces se le ocurrió una pregunta para ver si podía sacarle algo sobre lo que estaban investigando— profesor, ¿como se padece una mordedura de vampiro?

El profesor Lupin se quedó sorprendido por la pregunta

— bueno no lo se... yo no puedo padecer una mordedura, pues soy medio licántropo y supuestamente vampiros y licántropos son enemigos por naturaleza, así que no lo se, eso deberías preguntárselo al profesor Taylor— le contestó sin darle importancia.

Albus se quedó sorprendido por la respuesta que había obtenido, y sin poder remediarlo le preguntó

— ¿es mitad licántropo? mi padre nunca me lo había dicho.

—me viene de mi padre, gracias a dios no me transformo en hombre lobo, pero si me pongo muy enfermo en los días de luna llena, por eso falto a clase a veces— le explicó sin darle importancia al tema, pues estaba muy orgulloso de quien había sido su padre— te pediría que lo mantuvieses en secreto... como mucho a tus amigos, pero a nadie mas.

Albus asintió con la cabeza mientras prometía al profesor Lupin que solo se lo contaría a sus amigos y que nadie mas se enteraría, luego los dos se dirigieron a la orilla del lago y se quedaron allí durante mas de una hora ablando sobre las clases y la antigua guerra mágica en la que habían estado involucrado sus padres... mientras que los demás cumplían sus castigos.

Iromi salió de la biblioteca acerca de las nueve y media. No sabía que la biblioteca de Ben era tan grande... y tampoco sabía que la tenía tan mal ordenada... Siempre había pensado que el profesor Taylor era uno de los profesores que no le gustaba ver nada fuera de lugar, pero se equivocó.

Bajó las escaleras muerta de hambre, lista para una buena comilona. Solo esperaba que sus amigos no se enfadasen porque le hubiese tocado un castigo tan bueno. Sinceramente, ordenar sus libros personales era muy buen castigo, ¿que les habría puesto a los demás?

Entró en el gran comedor y buscó con la mirada a sus amigos por entre a mesa mientras se dirigía hacia ella. Los encontró al final de ella. Tonas, Kelly, Yuna, Robert y Albus, estaban comiendo, mientras charlaban entre ellos. Se acercó hacia ellos y se sentó al lado de Tons.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TonsLinz

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Miér Jul 08, 2009 4:35 pm

—Hola, chicos. —saludó.

— ¿Que tal? Eres la que mas ha tardado. ¿Que te ha hecho hacer Ben? —preguntó Robert.

—Eh... me puso a ordenar todos los libros de la biblioteca. —admitió. Al ver a cara de los chicos, preguntó. — ¿Que... que les hizo a ustedes McGonagall?

—Nos puso a escribir una frase que te acribillaba la mano, y escribía con nuestra sangre. —dijo Yuna mostrándole la mano. —Parece que te ha tocado la mejor parte. —dijo con ironía. —Albus también se libró, por Teddy. Intentó que todos nos liberásemos pero no lo consiguió.

—Yo no tengo la culpa. —dije mirando a Yuna. —No se por que Ben quiso que simplemente hiciese eso.

—Quizás le caes bien. —dijo una voz detrás de ellos.

Naomi, Iaanita y Scorpius se sentaron enfrente de ellos. Al parecer acababan de terminar de cenar, pues Naomi llevaba en la mano un trozo de pastel de calabaza. La que había hablado era Naomi, que la miró de mala manera.

—O quizá quería librarte también del castigo por alguna razón. —añadió naomi pensativa.

—No me lo preguntes a mí, ¡díselo a él! -dijo Iromi harta.

—Que casualidad que seas tu precisamente la que te librases de la peor parte del castigo. Creo recordar que eres la que me llenaste de cereal el otro día. —siguió Naomi como si no le hubiese dicho nada.

— ¡Podría haber sido cualquiera!—exclamó Iromi enfadada y nerviosa

—Pero fuiste tú. —dijo Naomi fulminándola con la mirada. —Podríamos haber sido cualquiera, no lo niego, pero fuiste tú.

—TE RECUERDO QUE FUISTE TU LA QUE ESTABA EN AQUELLA BARCA CON SCORPIUS, NAOMI, ASI QUE NO ME ESPETES NADA—grito Iromi furiosa.

Parecía que le habían dado una bofetada a Naomi. La chica se levantó de la mesa y se fue del gran comedor hecho un torbellino. De inmediato, Scorpius, Albus y Tons salieron corriendo detrás de ella. Yuna e Iaanita miraron a Iromi de mala manera.

—Te has pasado, Iromi. —dijo Yuna. —No era necesario decirle eso.

—Era la verdad. —dijo Iromi.

—Pídele perdón. -replicó Iaanita.

—No tengo por que hacerlo, solamente dije lo que ustedes se niegan a admitir. —dijo Iromi fríamente.

—Ese no es el caso. —respondió robert. —Le has hecho daño, y lo sabes. Pídele perdón.

—No. —dijo testaruda, y se levantó, dejándolos allí con un palmo de narices.


***

—Caín. —Llamó Voldemort desde un oscuro lugar, del que no se resaltaba nada.

—Dígame, mi Lord. —dijo este arrodillándose ante el de inmediato.

— ¿Ya has empezado con lo que te pedí? —le preguntó Voldemort con un eje de frialdad.

—Por supuesto, mí lord. Todo va según el plan, pronto caerán, mi señor.

—Eso espero. —dijo Voldemort mirando nuevamente al frente. —Si me falla serás tu quien lo haga...


15
Lazos Rotos



Los días de la semana pasaban rápidamente, por fin estaban terminando su castigo con McGonagall, a las que no les resultaba mucho efecto eran a Naomi y a Kelly, extrañamente sus heridas sanaban mas rápido que las de los demás, ninguno encontró una explicación a aquello, pero aun así eran dolorosas, McGonagall no parecía disfrutarlo mucho, mas bien era como si lo lamentara.

El ultimo día de castigo todos estaban muy cansados, los deberes eran demasiados, se habían acumulado toda la semana, Iromi se peleaba ahora continuamente con sus amigos, el ambiente se volvía tenso y sin darse cuenta se alejaban unos de otros, era como si todos estuvieran confundidos, alguien los quería separar pero ellos no se daban cuenta.

Después de las clases Iromi se acercó hacia sus amigos, ahí se encontraban Iaanita, Yuna, Albus, Tonas y Naomi comiendo, los cuatro habían decidido ir a comer algo antes de su última tarde de castigo con McGonagall.

—Hola, chicos—saludó Iromi nerviosa— ¿Cómo están? Lindo día ¿no?

—Si hermoso si tienes que ir a rasgarte la mano con una estúpida pluma—dijo Albus un poco molesto—No es justo…

—Tu de que te quejas—dijo Yuna mientras se servía jugo de calabaza—a ti no te ha puesto a hacer nada

—Pero no me parece justo, debería ser a todos por igual—replicó el chico mirando de reojo a Iromi—y sigo sin entender porque ahora pasas mas tiempo con Ben que con nosotros…

—Esque… ya se los he dicho… cumplo con mi castigo, Ca… Taylor es un maldito en esto de los castigos, lo saben. Pero bueno, solo venía a preguntarle a Naomi si me podría ayudar con mi tarea de herbología

— ¿yo? —Preguntó la chica desconcertada—pero… esque tengo el castigo

—No tardaremos mucho, además aun tienes una hora y necesito tu ayuda ya que no encuentro a Robert.

—Esque…

—Vamos Nao, no seas así, necesito tu ayuda

—Ok, ok, solo si me prometes que volveremos antes del castigo, no quiero una tarde mas por no llegar

—Te lo prometo, eres genial Nao

—Ok, vamos, los veo luego chicos

Las dos muchachas salieron del Gran Comedor, Iromi parecía tener mucha prisa pues caminaba con tal ansiedad que dejaba a Naomi atrás, salieron del castillo, y bajaron por la ladera que llevaba a la cabaña de Hagrid, pero ahí no se detuvieron, Iromi siguió hacia el bosque con Naomi detrás un poco confundida.

—Es aquí en el bosque, no tienes miedo o si Naomi—dijo Iromi con malicia.

—Miedo, no para nada, sabes que adoro el bosque, vamos de una vez que se nos hace tarde

Las chicas caminaron durante un rato, se internaron en el interior del bosque, conforme mas avanzaban los árboles crecían más juntos y la maleza era mas densa, estaba muy oscuro y los rayos del sol apenas pasaban sobre las escasas aberturas que dejaban las hojas de los árboles más altos, estaba tan oscuro que parecía que el sol se había metido y la noche había caído.

Iromi se detuvo, y tocó con las yemas de los dedos unas grandes hojas que tenía delante.

—Ahora si, dime lo que hay que hacer. Oye Iro… te noto extraña hoy

— ¿Extraña? Estoy como siempre, Nao

—Jeje… bien tal vez solo mis ideas, bueno en que te ayudaré

—Mira, a esto me tienes que ayudar.

Iromi se dio la vuelta lentamente y apuntó a Naomi con la varita. Naomi la miró extrañada y dio un pequeño paso hacia atrás.

— ¿Qué haces Iro? Me estas asustando; mira, creo que mejor volvemos, se hace tarde, te ayudaré luego…

Naomi se dio la vuelta dispuesta a salir de bosque cuanto antes, ella conocía a sus amigos y sabía cuando algo no iba bien, metió la mano en su bolsillo y aferró su varita pero no la sacó.

— ¡DE ESO NADA! -grito Iromi interponiéndose entre Naomi y la salida—Nos iremos hasta que haga lo que e venido a hacer… entendido, Naomi

—Iromi… no se que te pasa, mira cálmate esta no eres tu

—Nada no me pasa nada, estoy como siempre y ahora retrocede, dijiste que me ayudarías y eso harás.

—No, yo me voy y tú vienes conmigo

—HE DICHO QUE NO, AHORA RETROCEDE O TE LANZO UN MALEFICIO ¡HABLO EN SERIO!
Naomi rió.

—Ya que buena broma

— ¿broma? Nadie ha dicho que fuese una broma, ahora atrás juro que no dudaré en atacar

Iromi apuntó al cuello de Naomi apretando la punta de su varita para que retrocediera, su voz era firme, clara y decidida, estaba llena de un rencor muy profundo, Naomi nunca la había visto así, pero ella no entendía nada.

La chica retrocedió quería evitar enfrentarse a Iromi a un duelo, quedó contra el tronco de un árbol; Los ojos de Iromi reflejaban un furia y odio hacia la pelirroja, pero por mas que se exprimía el cerebro Naomi no sabía que había hecho como para que su amiga reaccionara así.

—Iromi… ¿Por qué haces esto? Hablemos como personas civilizadas, somos amigas… y cualquier cosa que te haya hecho la podemos solucionar hablando…

— ¿amigas? ¿Desde cuando? Nunca lo fuimos. Tal vez antes si pero ya no. Te odio ¡POR TU CULPA NOS CASTIGARON! ¡POR TU CULPA MIS PADRES ME QUIEREN ENVIAR A BEAUXBATONS! ¡SIEMPRE ES TU CULPA! ¡TU EMPEZASTE CON TODO ESTO!

—No… no era mi intención… no creí que te sintieras así… si esto no te gustaba… lo hubieras dicho… jamás te obligamos a nada…—sollozó Naomi desesperada

— ¡No empieces a llorar! ¡Si lo hubiera mencionado me hubieran hecho a un lado! ¡Pero tú no lo sabes porque eres la chica perfecta! ¡La que sabe hacer los planes! ¡Todos te escuchan y te siguen! POR ESO TE ODIO

— ¿de que demonios hablas? Eso no es verdad, solo cálmate y piensa las cosas.

— ¡ESTOY CALMADA! ¡NO TENGO NADA QUE PENSAR! ¡Está decidido, me las pagaras todas juntas, Lane!

—por favor Iromi… podemos discutir esto en otro lado, el bosque no es seguro ni para ti ni para mi… vamos

Naomi se movió un poco.

—TE DIJE QUE TE QUEDARAS ALLÍ—gritó Iromi furiosa alzando su varita— ¡INMOVILUS!

Un rayo rojo salió disparado hacia Naomi dándole en el pecho y tirándola al suelo. Fue entonces cuando Naomi se dio cuenta de que su amiga hablaba enserio, pero ella no quería atacarla, no podía hacer eso, de pronto recordó las cosas que le había hecho Iromi los últimos días y por sus venas corrió sangre ardiendo de odio, entornó sus ojos azules y frunció el entrecejo, estaba harta de ser la tonta de los demás, la pobre niña inocente y sumisa.

—Ya no más— susurró limpiándose el polvo de la mejilla— NO SE QUE DEMONIOS TE HICE, PERO ME TIENES HARTA Y TU ME OBLIGASTE.

Naomi se levantó del suelo y con un movimiento realmente rápido de su varita atacó a Iromi.

— ¡Expelliarmus! —gritó Naomi pero Iromi esquivó el hechizo con facilidad.

— ¿Qué pasa, Nao? ¿Eres tan imbécil que no sabes usar la varita? —Se burló Iromi—admítelo no vas a poder conmigo… Caí… he aprendido a defenderme de los insectos como tú
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TonsLinz

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Miér Jul 08, 2009 4:37 pm

— ¡Confringo! —gritó Naomi apuntando al suelo cerca de donde estaba parada Iromi.

Se produjo una explosión y la tierra saltó por todas partes causando una gran nube de polvo, Iromi retrocedió hacia atrás golpeándose con un árbol y cayendo al suelo, Naomi dispersó la nube de polvo y se acercó a Iromi sin dejar de apuntarle con su varita.

—No quiero pelear contigo, lo sabes… no se que te ha pasado, sabes que no te haría nada… solo basta, hay otras formas de resolver las cosas.

Iromi la miró con ojos llorosos, dibujando una expresión triste y arrepentida en su rostro, Naomi le tendió una mano e Iromi la tomó, la chica se levantó y se limpió el par de lágrimas que habían resbalado por su rostro.

Iromi sonrió con confianza

—Estúpida—le susurró la castaña a la pelirroja poniendo la punta de su varita en su abdomen— ¡desectum!

Naomi sintió algo caliente en su abdomen Iromi la empujó al suelo, la pelirroja se puso una mano donde había recibido el hechizo y se dio cuenta de que estaba sangrando y tenía una herida profunda. Iromi se le acercó y con la mano tomó a Naomi por la barbilla e hizo que la mirara a los ojos, estaba satisfecha de verla así acabada y destruida, con ese aspecto miserable que se merecía.

—Que lástima creí que eras mas hábil, eso demuestra que solo eres una asquerosa serpiente arrogante, los Slytherin no serán nunca mas que eso… basura; ahora levántate Lane aún me quiero divertir contigo—dijo Iromi soltando una risotada y mirando a Naomi como si fuera un juguete viejo que ya no le serviría mucho—¡Dije que te levantaras! ¡IMPERIO!

Naomi se quiso resistir pero por mas que lo intentó no pudo, terminó levantándose poniéndose frente a Iromi, cerró sus ojos y pensó desesperadamente “Levicorpius”, escuchó un grito, abrió los ojos y la chica estaba colgando del tobillo cabeza abajo.

—¡¡¡Bájame!!! ¡Tramposa, Cobarde, Te odio!

—No, no lo haré—reitero Naomi—si es necesario te llevaré así hasta el castillo, ahora dime… quien te ha mandado hacer esto, sabré si estas mintiendo, solo tienes que calmarte…

— ¡ESTOY CALMADA!

—Pues no lo parece, ¿Por qué haces esto? ¿Quién te lo manda?

Iromi cerro los ojos, no iba a dejar que Naomi viera sus pensamientos que supiera del plan, si se daba cuenta echaría todo a perder y ella lo pagaría muy caro.

—Eso no te importa, Sangre sucia inmunda. AHORA BAJAME

—déjame pensarlo… NO

—Te crees muy graciosa ¿no?...—Iromi lanzó un profundo suspiro—hay Nao… el que ríe al ultimo ríe mejor… ¡CRUCIO!

Naomi sintió un profundo dolor, callo al suelo de rodillas y en ese momento Iromi también cayo al suelo, la castaña se incorporó rápidamente y con su varita apuntando hacia Naomi volvió a gritar.

—ESTO ES… GRATIFICANTE… ¡CRUCIO!

Naomi chillo de dolor y se encogió en el suelo, hacia todo lo posible por no gritar, no le daría ese gusto a Iromi… su vista se nublo… sentía el poder de la maldición correr por todo su cuerpo… las lagrimas de dolor empezaron a salir de sus ojos.

Una estridente risa se escuchó en el fondo del bosque, Iromi paró.

— …Iro… linda… sigue, adoro ver esto—dijo la voz de una mujer soltando una enloquecida carcajada.

Naomi pudo ver una silueta alta oscura de una mujer. Iromi como si se tratara de una vieja amiga a la que no veía en años se volteó hacia ella olvidando a Naomi.

— ¿Bella? ¿Qué haces aquí?

—No pude evitar, me aburría mucho y vine a ver que era ese alboroto, así que ya haces tu tarea Iro, me parece bien…

—Si… si pero antes me divertía un poco

—…buena idea… hace mucho que no hago esto y me encantaría hacerlo yo… tu sabes a que me refiero

—Claro… Caín estará encantado con mi trabajo y ya solo faltaran 8 pero será sencillo, lo se

—Claro que Caín estará encantado y serás bien recompensada… muy bien—dijo Bellatrix esbozando una amplia sonrisa

Las dos se voltearon hacia donde estaba Naomi.

— ¡Relaskio! —gritó Naomi y el hechizo le dio a Iromi lanzándola con gran impacto y luego con otro movimiento rápido de su varita Naomi le lanzó otro hechizo a Bellatrix apartándola del camino

La pelirroja corrió lo mas rápido que podía era difícil correr allí, entre los árboles. Entonces Bellatrix fue la primera en recuperarse y apunto con su varita a la espalda de Naomi.

— ¡Desmaius!

Naomi esquivo el hechizo por poco pero otro dirigido por parte de Iromi le dio, la chica cayó al suelo inconciente; Iromi y Bellatrix se dirigieron hacia ella.

—Por fin Lane, ha llegado tu fin—dijo Iromi Victoriosa

Bellatrix estaba fascinada, ya no aguantaba ni un minuto mas, hacia tanto tiempo que su varita no lanzaba una maldición asesina, hacia mucho que que no mataba a alguien que casi había olvidado lo bien que se sentía; la bruja alzo su varita y apuntó directo al corazón de Naomi, pero luego volvió a bajarla, Iromi un poco desconcertada la miro.

— ¿Qué esperas? —Preguntó la castaña desesperada— ¡hazlo! Podría venir alguien

—No lo se, estaba pensando en su deliciosa sangre fresca…

— ¡Ay, por favor! ¡No lo hagas, no tengo el deseo de verte comer, eso es… repugnante! Y pienso que no es justo que tu la mates si yo fui quien hizo todo el trabajo… yo quiero hacerlo… ¡quiero vengarme de todo lo que me ha hecho!

Bellatrix la fulminó con la mirada pero era buena idea, así Iromi aprendería mas rápido, era novata, una principiante… tenia que saber lo bien que se sentía matar a alguien, ella aun recordaba la primera vez que lo había hecho y solo tenia 16 años…

—Esta bien… hazlo, al fin y al cabo seria aburrido ya que no esta conciente, apúrate

Los ojos de Iromi se iluminaron de felicidad.

— ¡Avada Kedabra!

— ¡Expelliarmus!

La varita de Iromi salio volando y el hechizo dio en la rama de un árbol partiéndola a la mitad.

La muchacha desesperada volteó para ver quien había hecho eso, una figura encapuchada de negro estaba delante de ella, apenas y podía ver su pálido rostro, con expresión temible y furiosa, Iromi lo miró extrañada y asustada a la vez.

— ¡TU! —le gritó ella horrorizada como sorprendida el estaba muy enojado

— ¿Por qué te sorprendes?

El avanzó lenta y amenazadoramente hacia ella mientras Bellatrix sentada sobre una enorme roca los observaba divertidamente.

— ¿Qué porque me sorprendo? —Preguntó Iromi extrañada— Querías eliminarlos y me lo has impedido en el último momento. ¡Te parece poco! ¿Por qué impediste que la matara?, estaba tan cerca

En ese instante Bellatrix solo una tremenda carcajada.

—El vampirito esta furioso, el vampirito esta furioso—empezó a canturrear la bruja en son de burla—saca sus colmillos…

— ¡Cállate! —Gritó Caín— Escúchame bien, niña, con los otros has lo que quieras…

— ¿con los otros? ¿Y Naomi? ¡Si no me dices les diré a todos quien eres, les hablare de ti! ¡Yo también formo parte de esto ahora!

Caín saco su varita y apunto a Iromi con ella.

—Mira chiquilla ilusa, te he dicho mil veces que no hagas preguntas y serás recompensada… esto no es un juego, sabes, que si me delatas a mi y a Bella sufrirás las consecuencias…

—Pero odio a Naomi ¡quería matarla a ella primero!

— ¡Te he dicho que no! No toques a las Lane… tengo otros planes para ellas, en especial para Naomi Lane

Bellatrix soltó un bufido y se levantó desesperada

—Sigues con lo mismo—dijo enfadada y se puso delante de Caín— ¡Naomi y Kelly Lane nunca se unirán a nosotros, no importa lo que hagas, no importa quienes sean!

—Tu que sabes; he visto a Naomi Lane hacer cosas con esa varita con las que tu no sueñas en competir, podría ser peligrosa para nosotros, sabe de artes oscuras…

—Disculpen…—interrumpió Iromi confundida—están hablando de ella, pero si es mas insignificante que un gusarajo, Naomi no mataría ni a una mosca Ja Ja que buen chiste Caín.

—Además no sabes si es… eso que tú crees—exclamo Bellatrix al borde de la desesperación—aunque… hay una forma de comprobarlo… prueba su sangre

—Por favor no enfrente de mi—les reprochó Iromi—saben que eso es asqueroso, bueno mientras no me comas a mi jajajaja disfruta tu comida

Caín la fulminó de mala gana, no le había hecho nada de gracia el comentario de Iromi.

—Sigue haciendo tus bromas tontas y te mataré

—Vaya aquí ni sentido del humor hay

Caín alzo su varita apuntando al corazón de la chica.

—Ok, Ok reitero lo que dije, cométela si te da la gana

—Por favor ya, me están aburriendo—saltó Bellatrix—Si tu no bebes de su sangre lo haré yo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TonsLinz

avatar


Hoja de personaje
Familia::
Tribu:
Edad:

MensajeTema: Re: La venganza del mal   Miér Jul 08, 2009 4:38 pm

— ¡No!—a detuvo Caín

Caín se arrodilló hacia donde estaba la chica tumbada, abrió su quijada y de pronto dos largos colmillos salieron al descubierto, Caín la tomó en sus brazos y se acercó hacia su cuello, cerró los ojos como si lamentara hacer aquello, encajó el par de colmillos que penetraron en su blanco cuello dejando escurrir la fresca sangre, el sabor que sentía al tocar sus labios era exquisito, pronto sintió una necesidad de mas y cuando la sangre roja y brillante resbaló por la comisura de su boca paró; Iromi hizo un gesto de asco y Bellatrix se acercó hacia él cuando se hubo puesto de pie, con una sonrisa triunfante en el rostro, acarició la pálida y fría mejilla del vampiro con tal excitación y juntó su boca con la del vampiro besándolo apasionadamente , era tan apuesto que no le costaba trabajo, el beso se volvió salvaje, Caín miro a través de los hombros de Bellatrix, ahí estaba Naomi sobre las hojas caídas de los árboles, dos puntos rojos en su cuello se veían queriéndose confundir con el cabello rojo fuego, Caín sintió una extraña sensación en el estómago y apartó bruscamente a Bellatrix de si, la bruja cayó al suelo y le envió una mirada de odio.

— ¡Que te pasa imbécil! —le recriminó ella

—No vuelvas a hacer eso, bruja

—Vamos cariño porque te pones así, no sería la primera vez

—No te incumbe

—por lo que veo tus sospechas eran ciertas ¿no?

Caín asintió y luego como si no hubiera dicho ni pasado nada se volvió hacia Iromi que tenía cara de querer vomitar.

—Tengo nuevas órdenes para ti y Marcus

—Diga usted señor

—Ya no quiero que los mates, fingirás estar de nuevo de su lado, los quiero vivos y no preguntes para que.

—Si claro, y como piensas que le debo hacer con Naomi ella ya sabe todo

—Finge amnesia, ya se te ocurrirá algo o no tienes el cerebro suficiente para pensar

—Muy gracioso ¿algo más?

—Por el momento es todo, si hay algo mas estaremos en contacto

Caín alzó su varita y apunto a la chica

—Demaius

Iromi cayó inconciente al suelo.

***

El en despacho de la directora, esta estaba enojadísima dándoles un discurso a los chicos.

—...la señorita Lane tendrá dos días mas de castigo, mira que perderse el día…

— ¡Ayyyy! — Kelly se removió en su asiento, con una mano en el pecho y la otra es su cuello— ¡ay!.

— ¿Que pasa Lane?— preguntó McGonagall tratando de acercarse.

— ¿Estas bien?— preguntó Yuna.

—Si, eso creo— dijo tocándose el pecho—creo que es Nao.

— ¿Así?— dijo Robert.

—Creo que esta en peligro

—Profesora creo...

—No me diga nada joven Mathews, comiencen su castigo— se levantó— vuelvo enseguida y espero verlos escribiendo.

Salió apresurada cerrando la puerta tras de si. Yuna ayudó Kelly y sin mas remedio comenzaron a escribir, pero Kelly tenía su mirada posada en la ventana sintiendo un escalofrío recorrer todo su cuerpo.

***

Naomi se levantó sin fuerzas del suelo. Sentía un dolor tremendo en su estomago. Posó su mano donde le dolía y se sintió mareada. Buscó entre las tinieblas que se estaban formando a Iromi y la vio tirada en el suelo. Se arrodilló cerca de ella, pero antes de llamarla vio como su camisa tenía sangre en el hombro, rápidamente se tocó con su otra mano al cuello y observó que tenia sangre. Se asustó y dio un quejido. Iromi se movió de su lugar, y un segundo después se levantó como sorprendida.

— ¿Nao que paso?— dijo mirándola— Ay por las barbas de Merlín estas sangrando.

— ¿No te acuerdas de nada?— dijo Naomi extrañada.

—No, ¿Porque estamos aquí?—preguntó la chica.

—Mejor vamonos, no seguro estar aquí

—Si, claro

Iromi ayudó a levantarla y sosteniéndola comenzaron a caminar de regreso a Hogwarts. Iromi miró atrás y miró con odio profundo a Naomi. Pero cuando esta la vio, Iromi cambio su expresión y le sonrió. Iba despacio, cuando llegaron al castillo pudieron notar que ya estaba de noche y sabían que sus amigos debían estar preocupados. Se encaminaron a la enfermería, pero el profesor Taylor las encontró.

—Señorita Lane venga conmigo— dijo este sosteniéndola— usted, señorita Waith, valla a su sala común.

Iromi asintió, y se fue. Antes de doblar la esquina vio como ambos caminaban hacia la enfermería, miro con odio y se fue maldiciendo por el camino. Naomi se sentía extraña siendo sostenida por el profesor Taylor, pero agradecía la ayuda. Cuando llegaron la directora estaba ahí. Naomi se acomodó en una de las camas y rápidamente le dieron una poción. Cuando sus labios tocaron el líquido baboso sintió unas ganas tremendas de vomitar, pero un sueño profundo le dio de repente.

Sentía sus ojos pesados, no los podía abrir. Sabía que estaba acompañada escuchaba voces. No se movió de donde estaba y poco a poco fue entendiendo lo que decían sus amigos.

—Aun no me la creo— dijo Robert.

—Nao me lo tendrá que decir todo.....no me gusta nada de lo que me dijeron— dijo Kelly.

—Todo fue muy extraño —dijo Scorpius.

—Ni que lo digas, no me agrada mucho lo que pudo haber pasado es lo que me imagino— continuó Kelly.

—No puedo creer que estén hablando en vez de pelear— dijo Naomi abriendo los ojos y sonriendo a la vez

— ¡Por fin!— dijo Yuna saltando de detrás de todos.

Naomi se acomodó y miro a todos.

—Nos tenemos que ir, debemos ir donde McGonagall— dijo Tons.

Los chicos se despidieron de Naomi y se fueron, solo se quedó su hermana. Esperaron a estar solas. Kelly salió de la enfermería y miró los pasillos y luego volvió a su asiento, y miró a Naomi seria y sin rodeos preguntó...

— ¿Que pasó realmente?

—Mmm... No estoy segura— dijo Naomi mirando por la ventana hacia el Campo de Quidditch

— Si como no....sentí algo horrible durante la tarde ¿Dime pasó?— dijo Kelly.

—Ya te lo dije no estoy segura —dijo Nao mirando a su hermana, esta le sostuvo la mirada sin cambiar su expresión— Solo fui con Iromi al bosque y ya... ¿que es lo que quieres que te diga?

—Quiero que me digas que pasó...Iromi dijo que no se acordaba, pero tu si te acuerdas… vamos tenme confianza— dijo Kelly suplicante.

—No es que no te tenga confianza, es solo que no estoy segura de lo que pasó— meditó un segundo y continuó— Tal vez estaba poseída... tal vez lo hizo porque últimamente me he vuelto un poco pesada con ella, tal vez solo quería jugar… o solo amaneció de mal humor… me recordó como lucías cuando te despertaba en las vacaciones con un aguamenti— luego soltó una carcajada.

—Que chistosa— dijo Kelly sin reírse— El punto es la enfermera dice te recuperaste muy rápido para lo pasó, según lo que escuchó Albus. Por eso quiero saber que pasó.

— ¿En serio?

—Si, pero eso no es lo que quiero saber — Kelly miro hacia la puerta y miró a Naomi satisfecha— Pero como eres terca aprovecharé que tus defensas están bajas

— ¡Oye!

—Tú me obligaste— dijo la chica.


Naomi cerró los ojos esperando que con eso pudiera evitar algo, pero el simple hecho hizo que le doliera la cabeza. Entonces comenzó a ver sus propios recuerdos. En el lago con Scorpius... cuando planeaban la fiesta… en los jardines besando apasionadamente a Scorpius… en las clases enviándose papelitos con los demás… el día de la fiesta... en el lago… sola llorando en su cuarto… en el gran comedor... parte del sueño del regreso de Voldemort… y luego lo que pasó en el bosque. Se vio a si misma caminando al lado de Iromi. Escuchó cada palabra de lo que había pasado… y volvió a ver el odio y el resentimiento en los ojos de Iromi. La batalla que tuvieron ambas volvió a sus recuerdos y ya no queriendo ver más… sintió como su hermana abandonaba sus recuerdos.

Cuando abrió los ojos vio a Kelly tirada en el suelo con la mirada perdida. Naomi se acercó y vio sus ojos algo llorosos y perdidos en la nada. De pronto la puerta se abrió y por ella entraron los demás. Se acercaron rápidamente al ver la escena. Kelly levantó la mirada y al ver a Iromi al lado de Iaanita. Se levanto de inmediato.

—-¡MALDITA RATA TRAICIONERA! — Kelly sacó su varita y apuntó el cuello de Iromi, de su varita salían chispas rojas que molestaban a Iromi.

—Kelly, cálmate— dijo la chica retrocediendo.

—PORQUE NO TE ENFRENTAS A MI... ASQUEROSA… COBARDE… TRAMPOSA… DEBERIA...-- Kelly estaba alterada y miraba con odio profundo a Iromi— ME ENFRENTE A MI PROPIA MADRE POR MENOS QUE ESTO...VEN ENFRENTATE A MI

— ¡KELLY!— gritó Naomi.

— ¡ERES REPUCNANTE!— kelly hundió su varita mas en el cuello de Iromi, ella trató de retroceder pero cayó al suelo— AHI DEBERIAS ESTAR...MALDITA...YO NO TE VOY A CREER NADA...ERES MALA SIEMPRE LO FUISTE

—Kelly cálmate— le pidió Albus.

— ¡NO! ESTA... SE CREE QUE YO ME LA CREI TODA... SU HISTORIA... MENTIRA... POR ALGO ACTUABA RARO YA SABIA YO...

Kelly se acercó a Iromi y la miró de cerca. Clavó su varita mas en su cuello sintiendo como la chica retrocedía mas todavía.

—Debería usar las maldiciones que usaste... pero no soy tu— la miró mas de cerca para que pudiera entenderla mejor— Como intentes algo contra mi hermana o contra mi... sabrás lo que es tener a una Lane de enemiga...jamás nos dirijas la palabra.

— ¿Es una amenaza?— dijo Iromi cuando kelly se separó, parecía algo altiva.

—Tómalo como quieras... me da igual— dijo la chica dispuesta a irse.

— ¿A donde va jovencita? — dijo una voz ronca era el profesor Taylor— Esto que acabo de ver me ha sorprendido... Acompáñeme.

Kelly suspiró y con una última mirada a Iromi se fue detrás de Taylor.

—Disculpa a kelly, Iromi, se tomó las cosas...-- Naomi no sabía que decir— nunca creí que se pusiera así, no quería que se enterara de nada… la conozco y….

—Es que no sabes Naomi... tu madre vino… y ha discutido muchísimo con Kelly... esta dispuesta a mandarlas lejos— dijo Iaanita tratando de sonar dulce.

Naomi que estaba casi parada sobre la cama se dejó caer de rodillas, tenía los ojos muy abiertos, la mirada fija al frente sin ver al en particular… solo el vacío. Entonces entendió porque Kelly estaba preocupada. Conocía a su hermana y sabía que no le contaría, que la protegería sin ella quererlo. Entonces miró la puerta nunca había visto a Kelly actuar así, ella siempre pensaba antes de actuar y pedía comportamiento civilizado a todos. Y ahora ella misma había hecho todo lo contrario. Miró a Albus que se había sentado en una de las sillas y miraba el campo de Quidditch. Y luego dirigió su mirada a Scorpius que aun miraba la puerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La venganza del mal   

Volver arriba Ir abajo
 
La venganza del mal
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Venganza Letal (2010) Dvdrip Latino [Accion]
» La venganza es un plato que se sirve frio...
» Soldado. En busca de la venganza, promesa
» LA IRA Y LA VENGANZA DE NARUTO CAP 4 =P
» EL REGRESO DE ZIRA!!! Y LA VENGANZA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Off Topic :: Rincon del escritor-
Cambiar a: